Prohibido hablar de... pelota

Xanti Uterga: “Sigo a Osasuna... pero soy de la Real;he salido torcido”

El remontista Xanti Uterga, conocido como Txibi entre sus amigos, es alcalde de Doneztebe desde junio, aunque asegura que no se considera un político. Consiguió una Txapela en el Parejas de 2013, el mayor éxito de su carrera.

Una entrevista de Álvaro Mangado | Fotografía Juan Mari Ondikol - Lunes, 22 de Febrero de 2016 - Actualizado a las 06:08h

Xanti Uterga, posando en el balcón del Ayuntamiento de Doneztebe.

Xanti Uterga, posando en el balcón del Ayuntamiento de Doneztebe.

Galería Noticia

Xanti Uterga, posando en el balcón del Ayuntamiento de Doneztebe.

doneztebe- Xanti Uterga consiguió su gran éxito deportivo tras una grave lesión que le mantuvo apartado de los terrenos de juego durante 10 duros meses de recuperación. Ahora compagina la política con el remonte.

¿Por qué decidió meterse en política?

-Cuando me preguntan siempre digo que no he entrado en política porque en un pueblo no se hace tanta política. Creamos un grupo de trabajo antes de las elecciones y establecimos una dinámica muy bonita entre nosotros. Veíamos que hacía falta cambiar cosas en el pueblo y teníamos todos las mismas ideas más o menos. Salió un grupo bonito y me animaron a presentarme, y como no tenía nada que hacer me presenté (risas).

¿Qué opinión tiene sobre la corrupción que rodea a la política?

-Por eso no me llamo político, nosotros tenemos muy claro que no estamos para eso, sino para intentar ahorrar todo lo que podamos al pueblo y mejorar en todo lo que se pueda. Cuando veo una cosa de esas me hierve la sangre como a todo el mundo, no es de recibo.

¿Qué le parecen los nuevos partidos?

-Ha habido un cambio para bien. Algunos partidos nuevos son un poco a la antigua, pero esa pluralidad es bueno para todos.

¿Qué es lo que más le gusta de ser alcalde?

-Llevamos desde junio, y al final estás en mil historias y es mucha responsabilidad. Pero cuando una cosa sale bien es muy gratificante.

¿Y lo que menos?

-Negarme a cosas, tener que llevarle la contraria a alguien. Todavía no me ha tocado, pero tener que decirle a alguien que no, es lo peor.

¿Qué es lo que más le gusta de Doneztebe?

-La tranquilidad que tiene. Aunque seamos el referente de la zona, Santesteban es un pueblo muy tranquilo, en el que se vive muy bien.

Le llaman Txibi, ¿de dónde viene el mote?

-Todo el mundo me llama Txibi, nadie me conoce por Xanti. Hasta mi abuela me llama Txibi. Me llaman así desde crío. Hay una canción en euskera de los payasos Txirri, Mirri eta Txiribiton: Xanti, Xanti, Xanti! Txiribi, Txiribiteeero. Xanti, Xanti, Xanti! Txiribi, Txiribiton... Txibi... y me quedé con eso y la verdad que no me disgusta. Bueno, en algún acto oficial en el ayuntamiento sí que me llaman Santiago.

¿La gente del pueblo le pide muchas cosas?

-Siempre hay alguno que te recrimina, por qué no hiciste esto o lo otro, pero eso va en el cargo y te acostumbras. La gente tiene ideas, pero no se puede llegar a todo.

¿Qué suele realizar en su tiempo libre?

-Empecé hace dos o tres años con la bici de carretera y de monte. Este año la tengo un poco aparcada, pero tengo intención de volver. Con lo de la alcaldía no me da para todo. Antes jugaba también mucho a balonmano. Entrenaba con el equipo de aquí, para sudar un poco y estar con la gente del pueblo.

¿Le gusta salir por la noche?

-Sí, como a todos. Antes cuando estaba el Bordatxo esto era una gozada todos los sábados. Pero aquello se acabó y la noche ha bajado mucho. Cuando hay fiesta me gusta salir bastante. Cuanto más se alargue mejor. Ahora casi tengo que ir yo a cerrar los bares (risas).

¿Qué planes le gusta realizar en pareja?

-A mi chavala le gusta mucho viajar, yo soy muy perezoso. Me cuesta arrancar, pero cuando está todo planeado y estamos allí, me lo paso pipa. También solemos ir al monte, excursiones, paseos y estar con los sobrinos, lo que hace todo el mundo.

¿Les gusta esquiar?

-Un par de veces al año solemos ir a esquiar. Hace tres o cuatro años mi pareja se compró una tabla de snow y un amigo me regaló una. Todavía no tengo ni idea, pero ahí me pego mis cuatro golpes y me voy contento.

¿Le gusta el cine? ¿Qué tipo de cine?

-Me gusta sobre todo el cine de acción, las románticas no me suelen gustar mucho. Y las que son de temas deportivos también me atraen.

¿Y las series?

-Sí, suelo ver muchas series, las que echan en la tele. Americanas y de todo tipo.

¿Suele ver la tele? ¿Algún programa que siga?

-Sí que veo la tele. A los mediodías suelo ver casi siempre Al rojo vivo, y mira que no soy mucho de política. También veo estos programas americanos que tunean coches, Fast &Loud.

¿Qué otros deportes le gustan?

-El ciclismo, aunque ahora ando menos porque necesitas mucho tiempo.

¿Qué opina del dopaje mecánico que se acaba de descubrir en el ciclismo?

-No quiero saber lo que ha pasado de verdad, porque si han pillado a una en ciclocross a saber lo que ha pasado en la élite. Creo que hay que sancionar a los equipos o a los responsables.

¿Suele realizar excursiones?

-Al Mendaur siempre solemos ir 3 o 4 veces. No soy mucho de andar, soy más de llano (risas).

¿Estuvo en el Club Deportivo Erreka?

-Es el club deportivo de aquí, y estuve un par de años de vicepresidente. De ahí salieron Niko Mindegia e Ibai Meoqui. Luego lo dejé por lo del ayuntamiento. Hay diferentes equipos de balonmano desde prebenjamín a senior. Hay mucha tradición de balonmano en el pueblo.

Es dantzari, ¿en qué consiste?

-En fiestas hay un baile tradicional el día de san Pedro. El día del patrón del pueblo, en la puerta de la iglesia se baila la bandera. Luego los dantzaris del pueblo bailamos el trapatán, que es el baile tradicional del pueblo. Llevo desde los 18 años bailando, tuve que practicar mucho al principio porque soy bastante torpe, pero ya lo domino.

¿Le gustan los toros?

-Sí, me gustan mucho, soy corredor habitual de los encierros.

¿Suele correr en Sanfermines?

-Siempre corro los encierros en Sanfermines. También intento ir un día al año a Tafalla y con eso me vale. Antes sí que corría más vaquillas y todo lo que pillaba, pero ahora ya no tanto.

¿Dónde suele correr? ¿Tiene algún ritual?

-Suelo correr desde el final de telefónica y la bajada del callejón. La estrategia es no caerme (risas).

¿Qué es lo que más le gusta de los Sanfermines?

-Desde crío me han gustado mucho. He sido socio del Bullicio hasta hace tres años. Lo que más me gusta es el ambiente a la mañana o mediodía, ese ambiente de las peñas.

En doneztebe los carnavales son una gran celebración, ¿le gustan?

-Se celebran jueves, viernes y sábado. El sábado es el día grande y desfilan las carrozas. En los últimos cinco años la verdad que ha habido un montón de carrozas, este año 31. Nunca me había tocado verlo desde fuera, y es muy bonito. Este año me ha tocado estar en la organización y la verdad que es precioso.

¿Le gusta el fútbol?

-Sí, antes más, ahora ya no veo tanto. De pequeño veía y jugaba al fútbol todo lo que podía y más.

Ahora que los chinos están fichando jugadores por contratos millonarios, ¿usted se iría a China?

-Ya iría unos años ya, a hacer montón. Iría volando, ahorro dos o tres años y luego me volvería.

¿Sigue a Osasuna?

-Le sigo... pero soy de la Real (risas), he salido torcido.

¿Qué opinión tiene sobre toda la polémica que rodea a los rojillos?

-Un poco como el gobierno que había, que han pillado todo lo que han podido y más. Al final pagarán, ya que les han pillado.

Qué equipo prefiere, ¿Madrid o Barcelona?

-Entre Madrid y Barcelona me quedo con el Barcelona, claramente.

¿Un jugador que le guste?

-Siempre me ha gustado mucho Xabi Alonso, aunque me jodió que fuera al Real Madrid.

Tuvo una lesión importante en el brazo, ¿cómo fue la recuperación?

-Fue muy larga y muy lenta porque no puedes hacer casi nada. Los primeros meses fueron con el brazo en cabestrillo. Luego tuve rehabilitación porque se me quedó la mano agarrotada. Fue muy duro estar sin poder hacer nada, ya que estoy acostumbrado a jugar a pelota, a balonmano, a correr... Pero estoy muy contento con cómo me ha quedado, la verdad.

¿Tiene alguna secuela?

-Las cicatrices y que el codo no lo puedo extender del todo, pero no tengo dolores ni nada. Tengo algo menos de fuerza, pero puedo jugar a pelota y a pala.

¿Le cambió la forma de ver la vida?

-Sí, en ese momento te das cuenta que normalmente te preocupas por cualquier tontería. En ese momento piensas: Ahora sí que estoy preocupado de verdad. Luego se te va pasando.

¿Qué es lo más importante para usted en la vida?

-Pasármelo bien y ser feliz. Estar con los de tu alrededor y estar contento con los de casa.

Tras el accidente consiguió su primera Txapela en 12 años, ¿qué sintió?

-Despues de los 10 meses de recuperación, sorprendió a todo el mundo, incluso a mí, el nivel que tenía. El mejor nivel que había jugado nunca. Tuve un buen zaguero como Jon y ganamos la final. Recuerdo que era noche vieja y que llegué a casa y estaba reventado, más que del partido de los nervios. Luego fiesta hasta que aguantó el cuerpo (risas).

¿En el pueblo hay afición por la pelota?

-La verdad que sí. Santesteban es la cuna del remonte. Para ser un pueblo pequeño de 1.600 habitantes, cuenta con más de 10 remontistas. Ahora en el cuadro hay 5 de Santesteban y eso es impresionante. Además, Koteto, el mejor de la historia, y Lizaso, el que más se le ha acercado, son pelotaris de aquí.

¿Nota que los niños cada vez tienden más al fútbol?

-Eso se nota mucho. Se les nota a los niños porque ven en la tele que Messi y Ronaldo cobran mucho. Yo creo que hasta en los padres influye que manden al crío a jugar a fútbol. Aquí el Doneztebe, que lleva el fútbol, está haciendo un buen trabajo, porque tienen gente de toda la regata y tienen la suerte de que los críos eligen el fútbol.

¿Qué les gusta más a los críos, el fútbol o la pelota?

-El fútbol, desde luego. En Santesteban estaría el fútbol, luego el balonmano y, por último, la pelota.

Parece que los niños están todo el día con el móvil, ¿qué opina de las nuevas tecnologías?

-Yo nunca he sido de esas historias, siempre cogía el balón y me iba al frontón, a la calle, o al campo de fútbol. Ahora están más a los videojuegos. Cada vez se ven menos niños jugando en el frontón, me da pena y rabia. Primero que jueguen y luego ya tendrán tiempo de esas cosas.

¿Cómo convencería a los niños para que jueguen a pelota?

-Yo les diría que probaran. Con cinco años van a jugar igual si les das una pelota o un balón de rugby. A los que tienen 10 o 12 años les diría que prueben. Si le cogen el truco en dos días van a disfrutar mucho, porque jugando a pelota no tienes que esperar a que te pasen el balón. Los cuatro que juegan le tienen que dar a la pelota, en ese sentido los críos disfrutan más.

¿Cuándo empezó a jugar a remonte?

-Empecé con 15 años, cuando abrieron la escuela de remonte en el pueblo. Nos apuntamos toda la cuadrilla, mi quinta y la anterior. Como era algo nuevo estábamos 20 o 30 chavales. Al que se le veía que apuntaba maneras seguía adelante, los otros se iban dejando.

¿Tiene algún ídolo pelotari?

-A mano soy de Inatz Bengoetxea, he tenido amistad con él desde los 15 años y siempre me ha gustado mucho.

¿Cuánto suele entrenar?

-Al frontón solía ir un día a la semana, ahora no tanto. Suelo ir al gimnasio tres días a la semana a correr, estirar, y un poco de pesas. Sobre todo ejercicios para mantenerme en forma.

¿Sigue alguna dieta?

-No, como de todo. Algunas veces demasiado (risas).

¿El momento más especial de su carrera?

-El debut fue un día perfecto. Era San Fermín, 7 de julio, el frontón lleno y con mucha gente de mi pueblo. Fue uno de los momentos más bonitos. También la final del Parejas que gané, ya que sirve para dejar tu nombre ahí.