BNC sucumbe en una segunda mitad con fallos

Esclavos de sus errores

LEB PLATA | Un digno bnc sucumbe en una segunda mitad plagada de fallos

Iñigo Munárriz | Iban Aguinaga - Sábado, 8 de Octubre de 2016 - Actualizado a las 06:09h

El base Adrián Fuentes penetra a canasta en el partido de ayer.

El base Adrián Fuentes penetra a canasta en el partido de ayer. (IBAN AGUINAGA)

Galería Noticia

El base Adrián Fuentes penetra a canasta en el partido de ayer.

PAMPLONA.Como el doctor Jekyll y mister Hyde. Ayer Basket Navarra enseñó muchas de las virtudes que presumiblemente vamos a disfrutar durante el año, pero terminó siendo su peor enemigo. Los de Prado se condenaron con sus propios errores y dilapidaron la cómoda ventaja de 12 puntos que poseían al ecuador del encuentro.

No obstante, los pecados del BNC tienen fácil expiación. Están aún muy verdes y se evidenció cuando en la segunda mitad el Zornotza apretó las tuercas. Imprecisión en los pases, fallos tontos, falta de entendimiento... los síntomas de un equipo que ha hecho la pretemporada a la carrera y que busca sobre la marcha que todas las piezas encajen y el engranaje empiece a funcionar. Los rojos no se dejaron nada en el tintero en cuanto a esfuerzo, coraje y entrega. Magnífica actitud. Aún faltan horas de vuelo.

El primer cuarto fue, recurriendo a la metáfora pugilística, de tanteo. Pocos fallos, pocos aciertos y pocos puntos. Las canastas llegaban con cuenta gotas hasta el simplón 14-15 con el que acabó el periodo. Fue la calma que precede a la tormenta.

En el segundo cuarto los navarros se sacudieron los nervios y mostraron su cara más alegre, su estilo más desenfadado. Dio un paso al frente el austriaco Max Hopfgartner, por algo le apodan Big Max, que anotó un par de triples y otro par de dos. Los bases, Fuentes y Zabalo, se mostraron agresivos y el chaval de 18 años Manu Vázquez cargó con fuerza el rebote. 47-35 al paso por vestuarios y un muy buen sabor de boca.

Sin embargo, todo comenzó a torcerse en la reanudación. Los vascos subieron un punto la intensidad atrás y optaron por la vieja fórmula en baloncesto que consiste en dar el balón a los buenos para que se la jueguen. De la Rua y Gantt encontraron aro con facilidad y el BNC se quedó en unos escuetos 14 puntos en el cuarto. 61-58 a falta de los 10 último minutos. Nada estaba perdido pero se veían nubarrones en el horizonte.

El parcial decisivo fue un quiero y no puedo, el triunfo de la imprecisión sobre la voluntad. Los últimos cinco minutos fueron un carrusel de fallos desde la personal, con un 4 de 10 desde la franja cuando el partido expiraba. Demasiadas concesiones para un rival que además de mostrarse correcto, aceptaba de buen gusto cada palmo de terreno que cedían los navarros.

Fuentes, que estaba cuajando un encuentro más que digno, perdió un balón importante y con 4 segundos por jugar y 72-73 el BNC hizo falta para que De la Rua fallara desde la personal. Y lo hizo. Erró los dos, Narros cogió el rebote, buscó un pase, no lo encontró y los árbitros señalaron pasos. La manifestación de que este equipo pinta bien pero aún falta cohesión. El final 72-75 fue duro por el devenir del choque pero bien amortizado estará si de él se extraen un par de buenas lecciones y una gran dosis de experiencia. Hay un buen grupo de jugadores, toca edificar un equipo.


Basket Navarra 72

Zornotza 75

BASKET NAVARRA Fuentes (12), Hidalgo, Narros (13), Hopfgartner (20) y Vázquez (8) -quinteto inicial-;Zabalo (4), Bleeker (7) y Poston (8).

ZORNOTZA Gantt (22), Urdiáin (9), Vucetic (13), Salazar (2) y De la Rua (13) -quinteto inicial-;Estalayo (4), Rasmussen (5) y Bocoum (7).

Parciales 14-15, 33-20, 14-23 y 11-17.

Árbitro López Herrada y Planells Caicedo.

Pabellón UPNA. 500 espectadores.