Opinión

Pases, regates, paradas y goles hacia la igualdad

por maialen ruiz soria * En representación del equipo femenino de Ablitas. - Sábado, 8 de Octubre de 2016 - Actualizado a las 06:08h

Equipo femenino de fútbol sala de Ablitas.

Equipo femenino de fútbol sala de Ablitas. (Foto: cedida)

Galería Noticia

Equipo femenino de fútbol sala de Ablitas.

si decimos Carli Lloyd, para la inmensa mayoría es un nombre desconocido sin saber si es una personalidad relevante en el mundo de la política, del espectáculo o simplemente es una ciudadana más. Sin embargo, si mencionamos Lionel Messi las imágenes e ideas que recorren nuestra mente se agolpan por decenas. Dos celebridades que aunque nos cueste creer no son tan diferentes, tienen algo en común, ocupan la cumbre del fútbol mundial. Ambos han sido elegidos como mejor jugador y jugadora del planeta en el pasado año (2015) por la FIFA. Uno acaparando la atención mediática en periódicos, televisiones y radio;y otra relegada a unas líneas o segundos en algunos medios de comunicación.

Desigualdades estratosféricas que se vienen reflejando en el ámbito amateur del deporte a escala menor. Pero lejos de impregnarnos de pesimismo y abandonar una de las aficiones que venimos practicando desde pequeñas y que tantos buenos momentos nos ha dado. Las mujeres debemos seguir luchando para conseguir ser referentes de muchas otras jóvenes que quedan por llegar, que vean que la práctica de fútbol sala es algo habitual en el género femenino y que por muchos obstáculos que se interpongan en el camino: las ganas, entrega y compañerismo que se vive en el vestuario, superan cualquier adversidad.

Es por este motivo que el equipo femenino de Ablitas anima a todas las mujeres (hijas, madres, sobrinas, tías, nietas o incluso abuelas) de otros pueblos de la Mancomunidad de la Ribera, a volver a retomar los buenos hábitos de juntarse las tardes de otoño, invierno y primavera a entrenar, y crear un grupo humano lleno de antiguas amigas y otras que están por llegar. Con el aliciente de desplazarse los fines de semana a diferentes localidades para disputar un partido con un equipo que comparte la misma pasión.

En contextos así el resultado y la competitividad es lo menos importante. Las risas, anécdotas y energía desprendidas en cada entrenamiento, en cada partido y cada “quedada gastronómica” serán más que razones suficientes para continuar este gran camino hacia la igualdad. Demostrando a la sociedad que las mujeres del Sur de Navarra también saben tocar un balón, defender una jugada, marcar un gol o parar un penalti.

Lamentablemente el pasado año la liga comarcal de la Mancomunidad Deportiva Navarra Sur quedó desierta aunque tres equipos (CD Cadreita, Murchante y Ablitas) se apuntaran a ella, pero su puesta en marcha era inviable. No dejemos que esto vuelva a ocurrir con la presente temporada, no dejemos que el fútbol sala femenino vuelva a morir en la Ribera de Navarra y revaloricemos y pongamos en alza este deporte y nuestras capacidades. No tendremos la calidad de Carli Lloyd, pero si la fuerza y garra de agolpar a la mujer al lugar que le corresponde, la cúspide del deporte. Aquella que cada vez se hará más grande con ejemplos como los nuestros.