Kostanski y Gillespie y sus monstruos artesanales

|

Domingo, 9 de Octubre de 2016 - Actualizado a las 06:08h

sitges- Los directores Steven Kostanski y Jeremy Gillespie reivindicaron ayer en el Festival de Cine de Sitges los monstruos analógicos, aquellos que remiten a la labor artesana de Ray Harryhausen, en su primera película en la dirección, The void. Criaturas extrañas amenazan con una nueva sociedad que significará una amenaza para la humanidad, y en ese contexto un policía solitario y un grupo de personas unirán sus fuerzas para hacer frente al peligro inminente en el interior de un vetusto hospital venido a menos, donde descubrirán que el verdadero terror está en el interior. “Queríamos volver a las criaturas como se hacían antes”, afirmó en Sitges Steven Kostanski, un especialista en efectos especiales de maquillaje que ha trabajado en grandes producciones como Resident Evil: Venganza, Pacific Rim o The Divide, con la que ganó el premio a los mejores efectos especiales en el festival de Sitges de 2011. Gillespie, por su parte, atesora una larga experiencia en el campo de los efectos visuales y ha trabajado en títulos como Robocop (Desafío total) o Pacific Rim.

Se trataba de hacer monstruos como antes, con muchas referencias a trabajos del cine de John Carpenter, como Asalto a la comisaria del distrito 13, en una mezcla de tecnología digital y una creación más artesanal, han comentado los dos realizadores.

La irrupción de los monstruos en la pantalla del Festival de Cine Fantástico coincidió con la misma jornada en la que desfiló por las calles de Sitges la tradicional Zombie Walk. - Efe

Últimas Noticias Multimedia