Elogio de la zona mixta

Andoni Esparza Leibar - Domingo, 9 de Octubre de 2016 - Actualizado a las 06:07h

Al igual que sucede en otras materias, sería también conveniente alcanzar en Navarra un mayor consenso en lo que se refiere al bilingüismo.

En su zona vascófona los dos idiomas son oficiales y gozan por lo tanto del mismo tratamiento legal. Hay que tener en cuenta que este régimen de la oficialidad plena es exigente. Aquí los ayuntamientos deben realizar sus actas, bandos y documentos dirigidos a la generalidad de la población tanto en euskera como en castellano. Se trata de un notable esfuerzo, y para hacerlo resulta preciso que haya un porcentaje bastante elevado de vascoparlantes, una masa crítica que lo sustente.

Existe otro espacio en el que los ciudadanos deberían tener también el derecho al bilingüismo: es en los órganos centrales de la Administración de la Comunidad Foral. Esto hace necesario que una parte del personal conozca ambos idiomas, pero en legislaturas pasadas apenas se ha hecho nada.

En cuanto a la zona conocida como no vascófona la inmensa mayoría de la población ni lo conoce ni lo considera como algo propio. Por lo tanto resulta lógico que sus administraciones locales no lo usen (hay quien propugna que el euskera sea oficial en toda Navarra, pero incluso en ese caso, dada la situación lingüística y política, es forzoso que existan regímenes legales diferenciados).

Entre ambas se halla la zona mixta. En ella la lengua vasca tiene cierta presencia, siendo su nivel de utilización modulado en gran medida por cada ayuntamiento. Para la mayor parte de la comunidad foral, donde el porcentaje de vascoparlantes es muy bajo, resulta una buena opción, ya que supone ayudar a la extensión del idioma, pero sin imponer muchas obligaciones.

Cuando se aborde la modificación de la Ley Foral 18/1986, del Vascuence, sería conveniente permitir que, previos los informes oportunos, fueran los propios ayuntamientos los que decidieran en qué zona quieren que figure su correspondiente municipio. Es lo más democrático.

En cuanto a los resultados prácticos, supongo que no habría cambios espectaculares. Aunque es probable que una modificación así condujera a un goteo de municipios que pasarían de la zona no vascófona a la mixta.

Últimas Noticias Multimedia