Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
María Chivite Navascués Secretaria general del PSN

“En Navarra hemos aprendido bien que cuando apuntalas a gobiernos de la derecha dejas de ser la alternativa”

La líder del PSN reitera el rechazo de la federación navarra a un Gobierno de Rajoy y recuerda el precio que ha pagado el PSN por apoyar a los gobiernos de UPN

Una entrevista de Ibai Fernandez | Fotografía Iban Aguinaga - Domingo, 9 de Octubre de 2016 - Actualizado a las 06:07h

María Chivite.

María Chivite. (IBAN AGUINAGA)

Galería Noticia

María Chivite.

PAMPLONA. Admite la secretaria general del PSN la complicada situación que atraviesa su partido, roto tras un convulso proceso de investidura que ha terminado con la dimisión, por asalto andaluz, de Pedro Sánchez. Y que apunta a una previsible abstención que permitirá formar gobierno a Mariano Rajoy. “El PSN tiene clara su postura, y esa es no al PP y sí a un gobierno alternativo”, reitera María Chivite, que no descarta romper la disciplina de voto si la nueva gestora impone facilitar la continuidad del presidente en funciones. Un conflicto interno todavía latente en el socialismo español, pero que la líder navarra confía en solventar pronto. “El tiempo todo lo cura”, afirma Chivite.

¿Qué ha pasado en el PSOE para que en pleno debate de investidura haya estallado semejante crisis interna?

-Es evidente que ha habido una pérdida de confianza hacia Pedro Sánchez y su dirección que ha desencadenado en lo que todos hemos podido ver. No comparto las formas con las que se ha desarrollado este proceso, pero también es cierto que hubo una votación y una opción que gano. A partir de ahí, tenemos que asumirlo todo y ver qué hacemos.

¿Ha sido una cuestión de poder interno más que de fondo político?

-Un poco de todo. Había una parte del partido que defendía la abstención a Rajoy, pero también había un cuestionamiento del liderazgo. Era un tema importante porque debilitaba la posición negociadora del PSOE, y entendíamos que había que solucionarlo dando la voz a los militantes, que son los que ponen y quitan al secretario general. Pero si pierdes un órdago como ese, lo lógico es marcharte.

¿La abstención es la única opción que le queda ya al PSOE?

-No. De momento nuestra posición es clara: no a Rajoy y a un gobierno alternativo. Creo que es algo importante como para que lo decidan los militantes. Pero lo debe aclarar la gestora. Después el PSN tomará una decisión.

¿Si no lo deciden los militantes, el PSN podría tener un voto discrepante?

-Seguramente.

¿Y si la gestora impone la disciplina de voto?

-Nunca he sido partidaria de romper la disciplina de voto. Pero hay miembros de la dirección que han planteado esa opción en Navarra. Lo tendremos que debatir y hablarlo con nuestro diputado.

¿Tal y como ha llegado a Ferraz, está legitimada la gestora para tomar este tipo de decisiones?

-La gestora es legítima, pero también significa que algo se ha roto o ha fallado. Que la decisión la tomen los militantes no es más democrático, pero sí más adecuado. Si damos la voz a los militantes, hay que dársela siempre, no solo cuando conviene. En el próximo congreso habrá que concretar mejor qué pueden y qué no pueden decidir los afiliados.

Donde parece que va a haber tensión es en el grupo parlamentario. El PSC avanza que votará que no. ¿Hay riesgo de ruptura?

-Seguramente se generarán tensiones, y es algo que tiene que gestionar la gestora. Todavía no ha dicho si habrá disciplina de voto.

¿Qué va a pasar ahora con Pedro Sánchez?

-Es una decisión suya personal. Tiene el apoyo de la militancia, al menos la de Navarra, que es la que conozco. Pero tiene que decidir él.

¿Cree que se presentará a las primarias?

-No lo sé. Tampoco sabemos cuándo habrá primarias.

¿Si se presenta le apoyará?

-Es importante guardar las formas. Cada militante tiene su voto, y la Ejecutiva debería abstraerse.

¿Susana Díaz es ahora la secretaria general en la sombra?

-No. Y si hay algún territorio que pretenda hacerse con el poder del PSOE, la propia gestora hará de contrapoder. Más allá de su desconfianza en Pedro Sánchez, los críticos no sé si están tan unidos sobre quién debe liderar en el futuro del PSOE

¿Cómo es su relación con Díaz?

-No tengo una relación diaria, pero es cordial.

¿Su apoyo a Sánchez le puede lastrar en el futuro?

-Espero que no. Nuestra posición ha sido clara y transparente, y ahora es la gestora quien tiene que unir al partido.

Sin fecha de momento para el congreso federal, ¿se retrasa también el congreso del PSN?

-En principio estaba previsto para el 2 de julio, pero el proceso está paralizado. Cuando se aclare todo lo de la investidura me reuniré con la gestora para ver qué planes tiene.

¿Volverá a presentarse?

-En principio sí.

¿Cree que los votantes del PSN entenderían una abstención?

-En campaña fuimos muy claros, el lema era Sí por el cambio. Así que lo coherente hubiera sido buscar una alternativa al PP. Se intentó la pasada legislatura, pero esta vez no ha sido posible por cuestiones internas.

Habrá gente enfadada a la que habrá que convencer.

En cualquier caso, este es un dilema al que el PSN se ha enfrentado muchas veces, y casi siempre ha chocado con la dirección federal.

-En Navarra hemos aprendido que cuando no eres alternativa porque apuntalas a los que están en el Gobierno dejas de ser una alternativa de Gobierno. Es lo que le ha pasado al PSN, y lo que no queremos que le pase al PSOE.

¿Se han acordado mucho estos días del agostazo de 2007?

-No tanto del agostazo, no al menos en el detalle. Pero sí que hemos intentado trasladar, y así lo dije en el comité federal, es que cuando no intentas construir una alternativa, para los votantes dejas de ser una alternativa. En Navarra, por responsabilidad, hemos apoyado a Gobiernos de UPN y electoralmente nos ha ido mal. Porque cuando los ciudadanos han querido quitar a UPN, la alternativa no era el PSN, eran otros. Eso nos muestra que las decisiones que se tomaron no eran las más adecuadas.

¿Eso quiere decir que el no a Rajoy también es un no a UPN?

-En estos momento sí. UPN y PP son las dos caras de una misma moneda. UPN ha apoyado la reforma laboral, la de la Ley del Aborto, la LOMCE... Lo ha apoyado todo, y no podemos estar con UPN en esto.

¿Entonces descarta facilitar un Gobierno de UPN con una abstención en 2019?

-De aquí a tres años pueden pasar muchas cosas, no nos podemos aventurar. Pero sí tengo muy claro que queremos ser alternativa. Alternativa de un gobierno de derechas y de un gobierno nacionalista.

¿Está el PSN en disposición de liderar un Gobierno?

-En Navarra hay un espacio de izquierdas muy mayoritario. Se vio en las elecciones generales. Nuestros votos, con los de Podemos y los de I-E son una gran mayoría. Ese es el espacio que queremos construir. Ni la derecha ni el nacionalismo.

Un espacio que sin embargo en las elecciones locales y autonómicas gira hacia el vasquismo. Sin embargo históricamente el PSN ha preferido mirar más al regionalismo.

-Nuestra visión de Navarra tiene muy poco que ver con la de UPN. Reconocemos una pluralidad social, ideológica y de sentimiento, y no dividimos a los navarros entre buenos y malos, como hace UPN. Pero defendemos un espacio mayoritario de izquierdas que alcance el gobierno.

Cuando ha tenido que elegir socio de gobierno, la respuesta ha sido siempre la misma. ¿La próxima vez será diferente?

En política no se pueden cerrar puertas, y en tres años pueden pasar muchas cosas. Pero nuestra apuesta hoy es un gobierno alternativo a UPN y también a uno nacionalista.

¿Se ha adaptado ya el PSN al nuevo rol político que le dieron las urnas el pasado año?

-Todo mal panorama tiene su lado bueno, y estamos muy cómodos. Hemos aprendido de experiencias anteriores y creemos que se puede hacer política de otra forma, sin bloques . Lo que viene del Gobierno ni es todo malo, ni es todo bueno. Hay que valorar las cosas en su justo término. Tratamos los temas uno a uno desde una posición técnica y elaborada. Creo sinceramente que estamos trabajando bien, y que estamos creciendo como partido.

¿Eso descarta el bloque de oposición que la semana pasada le proponía el líder de UPN?

-Creo que UPN ya sabe que la oposición que están haciendo no les lleva a ningún sitio porque es poco creíble. Es todo muy bronco y exagerado. Una política de aspavientos y grandes titulares que no comparto, la verdad. Si Esparza quiere mayor colaboración, tendrá que ser en temas puntuales y con los contenidos encima de la mesa. No va haber ningún bloque de oposición, el tema de bloques es política vieja.

¿Una colaboración institucional con el PP en Madrid, implicaría también un acercamiento entre UPN y el PSN?

-Ese es un escenario muy abierto todavía. No sé si habrá abstención, pero desde luego veo muy difícil que el PSOE vaya a garantizar la gobernabilidad. En cualquier caso, lo que pase en la política nacional no va a distraernos del trabajo que tenemos que hacer nosotros en Navarra.

¿Cómo es su relación con la presidenta Uxue Barkos?

-No es mala. Hemos hablado varias veces y de cosas diferentes. Ella me ha trasladado lo que quieren hacer y yo cuál es nuestra línea política. Nos abstuvimos en su investidura en un gesto de mano tendida, y apoyaremos lo que creamos que es bueno para la comunidad.

¿Y con los consejeros?

-Depende. Tenemos más relación con aquellos en los que hay más margen de acuerdo. Con Miguel Laparra, por ejemplo, hemos hablado bastante, porque quería que estuviéramos en el tema de la RIS.

¿Y van a entrar?

-Nosotros hemos sido muy claros con el Gobierno. En este, como con el resto de cuestiones, apoyaremos en función de contenidos. En la Ley de Símbolos, por ejemplo, no vamos a entrar. En Educación, que es un desastre, difícilmente podremos estar de acuerdo. En cambio, si Manu Ayerdi nos trae el plan industrial o la estrategia inteligente, dos planes en los que ya estamos colaborando, es posible que los apoyemos. Lo mismo ocurre por ejemplo con el decreto de salud sexual y reproductiva.

¿Eso incluye los presupuestos?

-El año pasado no presentamos enmienda a la totalidad. Vamos a ver qué nos traen este año y haremos nuestras aportaciones.

¿Apoyarán al Gobierno en la negociación del Convenio?

-De esto ya hemos hablado con la presidenta. Veremos los números y haremos posición de Navarra. Ahora bien, no vamos a comprar el discurso del ‘España nos roba’.

Nadie ha dicho eso, salvo la portavoz del PP.

-Bueno, hay algún discurso que se empieza a deslizar en esa dirección. La presidenta me dijo que han hecho números y que nos los pasará. Cuando los veamos, si están bien, apoyaremos al Gobierno. Pero hablaremos directamente con él.

¿Por qué esa separación constante entre el cuatripartito y el Gobierno?

-Porque son dos cosas distintas. Si el Gobierno quiere algo del PSN, tiene hablar con el PSN. Ni estamos ni vamos a estar en el cuatripartito. El Gobierno gobierna para todos y el cuatripartito son cuatro fuerzas políticas. Hay cosas que no salen adelante porque una de las fuerzas no le deja.

¿Estaría dispuesto el PSN a llegar a algún tipo de colaboración estable?

-No. Nosotros hablamos de contenidos. Ni estamos ni vamos a estar en el cuatripartito. Pero el Gobierno ya sabe que puede contar con nosotros para sacar cosas adelante si le faltan votos y son buenas para Navarra. De hecho ya lo ha hecho en dos leyes. Para eso debe trascender al cuatripatrito, que tiene atado al Gobierno. Si la presidenta es lista, sabrá que está muy desgastada porque es ella quien pone la cara.

Es el precio de la estabilidad parlamentaria, que exige renunciar a objetivos programáticos a cambio de una mayoría estable que permita funcionar al Gobierno.

-Tampoco creo que este gobierno sea muy estable.

¿Qué gobierno sin mayoría absoluta es más estable que este?

-Zapatero tampoco tuvo mayoría absoluta y fue sacando las cosas negociando con distintas fuerzas políticas.

Sí, pero no acabó la legislatura.

-Porque llegó la crisis y tuvo algunos errores políticos. Pero demuestra que se pueden buscar mayorías en función de contenidos. Es el gobierno el que tiene que valorar eso.

De momento ha sacado todos sus proyectos importantes, de los presupuestos a la reforma fiscal.

-Hay leyes que si no es por el PSN no hubiera sacado. Hace dos plenos, por ejemplo, la modificación presupuestaria no la apoyó Podemos, que ahora mismo no es elemento de estabilidad para nada y para nadie. Eso lo saben los miembros del gobierno. Ya les ha dejado en la estacada más de una vez.

¿Esa mano tendida es extensible al Ayuntamiento de Pamplona?

-El Ayuntamiento de Pamplona nada tiene que ver con el Gobierno de Navarra. Se están haciendo muchas barbaridades. Estos nuevos que venían a cambiar la política, desde luego hasta ahora no lo están haciendo. Bildu no esta gobernando bien, y Geroa Bai está desparecida porque no se quiere comprometer. No comparto para nada lo que se esta haciendo en Pamplona, el PSN allí está haciendo un gran trabajo.

las claves

“Por responsabilidad apoyamos a UPN y nos fue mal, no queremos que al PSOE le pase lo mismo”

“UPN ya sabe que esa oposición exagerada y bronca no le lleva a ningún sitio porque es poco creíble”

“La política de bloques es política vieja. Llegaremos a acuerdos con todos, pero siempre según el contenido”

“En el tema del Convenio defenderemos la posición de Navarra, pero no caeremos en el ‘España nos roba’”

“Pamplona no tiene nada que ver con el Gobierno, se están haciendo muchas barbaridades”

“UPN y PP son dos caras de la misma moneda, en estos momento el ‘no’ a Rajoy es también un ‘no’ a UPN”

“Nunca he sido partidaria de romper la disciplina de voto, pero es una posibilidad que tendremos que debatir”