Baloncesto

Egüés planta cara

Liga Eba Los de los del Valle caen derrotados ante uno de los favoritos para el ascenso

Lunes, 10 de Octubre de 2016 - Actualizado a las 06:07h

Urdiáin, defendido por Sánchez.

Urdiáin, defendido por Sánchez. (Foto: Patxi Cascante)

Galería Noticia

Urdiáin, defendido por Sánchez.

C.B. Valle de Egüés 57

Estela 78

CB VALLE DE EGÜÉS Valderrey (12), Urdiain (4), Santesteban (3), Guaye (4), Konan (12)-cinco inicial-, Moral (4), Ayerra, Yarnoz (6), Mbaye (6), Sangüesa (2), Del Río, García (2).

ESTELA Blanco (9), Iradier (3), Peña (5), Stockton (14), Hampl (16)-cinco inicial-, Pariente (5), Urtiaga, Rivas, Saiz (2), Sánchez (24).

Parciales 16-20, 14-20 (30-40), 17-13 (47-53), 10-25 (57-78).

Árbitros Godoy y Restrepo. Expulsaron a Guaye, del Valle de Egüés

Incidencias Polideportivo de Maristas, en Sarriguren. Antes se produjo la presentación del club y de las camisetas del primer equipo, que llevarán el símbolo contra las agresiones sexistas.

Pamplona- El valle de Egüés debutó ayer en la liga EBA y lo hizo contra el principal favorito para lograr el ascenso, el Estela. Los de Olaz plantaron cara durante buena parte del encuentro, hasta que el acierto y la altura de los rivales se hizo definitiva.

El equipo que dirige Fernando Larraya demostró ilusión pero se encontró con el acierto de Pablo Sánchez (con muchos partidos a la espalda en LEB Oro) y Stockton (sobrino del base ya retirado de la NBA John Stockton), que lanzaron a su equipo desde la línea de tres. Estos, además, secundados por, posiblemente, el jugador más determinante de la EBA: Tomas Hampl. Con amplia experiencia en ACB y LEB Oro que supo utilizar su dominio físico (sus 2,15 le deberían de hacer jugar en categorías más altas) para permitir segundas opciones a su equipo.

Los azules mantuvieron el tipo durante la primera mitad e, incluso, lograron meter el miedo en el cuerpo a los cántabros en el tercer cuarto gracias a la aparición de Konan.

Con seis puntos de desventaja, Egüés encaró los últimos diez minutos con la ilusión de poder comenzar la temporada dando una gran sorpresa. Con la grada volcada (con varios miembros de Basket Navarra en ella), los de Egüés se encontraron de nuevo con Pablo Sánchez, quien dinamitó el encuentro y disparó la distancia hasta los 20 puntos a base de triples.

Resultado excesivamente abultado para lo que se vio en el pabellón de Maristas. Egüés dejó claro que tiene mimbres para dar más de un susto en este periplo por la EBA. - J.G.U.