Por un puñado de votos

Trump y Clinton se afanan por conquistar a los indecisos en su segundo cara a cara antes de las elecciones de EEUU
El magnate intenta a la desesperada salvar su campaña tras el estallido del escándalo machista

Pedro Alonso - Lunes, 10 de Octubre de 2016 - Actualizado a las 06:07h

Donald Trump y Hillary Clinton estrechan sus manos al final del primer debate.

Donald Trump y Hillary Clinton estrechan sus manos al final del primer debate. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Donald Trump y Hillary Clinton estrechan sus manos al final del primer debate.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente
“Las palabras que usó mi marido son inaceptables y ofensivas para mí. No representa al hombre que yo conozco” “Trump es descaradamente estúpido, un gamberro, un perro, un cerdo, un estafador, un artista de mentira” “El señor Trump que se suponía un experto quedó descalificado en el primer debate. Hay que darle una medalla de barro”

washington- El candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, buscaba ayer a la desesperada salvar su campaña presidencial, sumida en una profunda crisis, mediante un golpe de efecto en el segundo debate con su rival demócrata, Hillary Clinton.

El debate, celebrado la pasada madrugada (su comienzo estaba previsto a las 03.00 hora peninsular española) y emitido en horario de máxima audiencia televisiva desde la Universidad Washington de San Luis (Misuri), había suscitado una enorme expectación ya que Trump se enfrentaba a Clinton en unas circunstancias políticas extraordinarias.

Ambos aspirantes pensaban además aprovechar el cara a cara para conquistar a los votantes indecisos y tratar de ampliar así el pequeño margen que les divide en las encuestas.

El magnate inmobiliario llegaba al careo bajo una enorme presión de su partido, tras la emisión el pasado viernes de un vídeo de 2005 en el que se escucha al multimillonario neoyorquino hacer comentarios sexuales sobre las mujeres con un lenguaje muy vulgar y ofensivo.

Los líderes más destacados del Partido Republicano han condenado con rotundidad las palabras ofensivas de Trump, al tiempo que numerosos legisladores conservadores y nombres históricos de la formación han pedido su dimisión o le han retirado su apoyo.

“¡Basta! Donald Trump no debería ser presidente. Se debería retirar”, afirmó en la red social Facebook la carismática exsecretaria de Estado Condoleezza Rice.

Sin embargo, a menos que el candidato republicano renuncie de manera voluntaria, la mayoría de expertos legales coinciden en que resulta muy difícil -si no imposible- para el partido forzarle a dimitir debido a una compleja serie de normas procedimentales.

prepotenciaCon la prepotencia de la que suele hacer gala, el magnate dejó claro este sábado que no abandonará “en un millón de años” la batalla por la Presidencia de Estados Unidos, en un abierto desafío a los críticos de su partido.

“Estoy aquí hasta el final. Oh sí, podemos ganar. Ganaremos. Tenemos un apoyo tremendo. Creo que mucha gente subestima lo leales que son mis seguidores”, declaró Trump al diario The New York Times.

Una encuesta publicada ayer en Estados Unidos, a menos de un mes de las elecciones del 8 de noviembre, parece darle la razón al magnate en cuanto a la fidelidad de sus incondicionales, que desoyen a la dirección del partido.

El sondeo, elaborado el sábado por el diario Político y la empresa demoscópica Morning Consult entre 1.549 votantes registrados, el 74% de los entrevistados republicanos respalda a Trump pese al escándalo del vídeo.

Con todo, ni la reticencia del empresario a tirar la toalla ni el videomensaje emitido la madrugada del sábado para disculparse por sus comentarios han sofocado la crisis que azota a su campaña, sin precedentes para un nominado de un gran partido en Estados Unidos.

Melania Trump

Esposa de Donald Trump

robert de niro

Actor

fidel castro

Expresidente de Cuba

De ahí la importancia del debate de la pasada noche, en el que Trump tendría seguramente que dar explicaciones sobre el escándalo ante millones de telespectadores.

De hecho Clinton, que ha guardado silencio sobre el escándalo desde el viernes, cuando tildó de “horror” el vídeo, tenía previsto hablar hacia el comienzo del careo sobre los comentarios de Trump y su relación con la capacidad del magnate para ser presidente, reveló al diario The Washington Post un estrecho colaborador de la candidata.

El gobernador de Indiana y candidato a la Vicepresidencia de EEUU, Mike Pence, declaró este sábado que el debate ofrece a su compañero de fórmula la oportunidad de “mostrar qué hay en su corazón”.

No parece, en cualquier caso, que el choque vaya a convertirse en una contrición total de Trump, a tenor del citado videomensaje, en el que el magnate disparó un dardo al expresidente Bill Clinton por su trato hacia las mujeres y vertió la acusación de que “Hillary ha atemorizado, atacado, avergonzado e intimidado a sus víctimas”.

contraataqueEl multimillonario abundó este sábado en esa idea al retuitear dos mensajes de Juanita Broaddrick, una mujer que acusa a Bill Clinton de haberla violado en 1978, extremo que ha negado siempre el exmandatario.

“Hillary califica los comentarios de Trump de ‘horribles’ mientras ella vive con un ‘violador’ y le protege. Sus acciones son horribles”, asegura Broaddrick, de 73 años, en uno de los mensajes de los que se hace eco el empresario en su cuenta de Twitter.

En el primer debate, celebrado el pasado 26 de septiembre, Trump salió perdedor a ojos de los expertos y las encuestas.

Desde entonces, el magnate ha perdido terreno en los sondeos de intención de voto, que lidera su adversaria demócrata con una ventaja media de unos cuatro puntos, tras enredarse en sus ataques a la ex Miss Universo Alicia Machado, entre otras polémicas que han alcanzado su cénit con el sonado escándalo del vídeo.

Así, antes del debate era tarea ardua adivinar la reacción de un candidato tan imprevisible como Trump en su segundo careo con Clinton, pero casi nadie dudaba de que, como advirtió el estratega demócrata Robert Shrum a Político, “este debate es a vida o muerte para él”.

Un estadio de baloncesto del campus universitario se reconvirtió en escenario para el debate, en el que Clinton y Trump se sentaban en dos sillas, sin podios, y estaban rodeados de unos 40 votantes indecisos, con alrededor de mil asistentes más contemplándolos desde las gradas.

andrew cuomo

llamamiento a los republicanos

Gobernador de Nueva York. El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, llamó a los dirigentes republicanos de su Estado a retirar su apoyo al candidato Donald Trump, tras el escándalo de los comentarios machistas. “Muchos líderes republicanos están diciendo: ‘No me gusta lo que dijo, pero le apoyo’. Las cosas no funcionan así en la vida real. Si le apoyas, te estás poniendo en contra de las mujeres, es así simple”, afirmó el político demócrata. Cuomo calificó de “irrespetuosas”, “sexistas” y “despectivas” las declaraciones de Trump recogidas en el vídeo, en el que se escucha al magnate hacer comentarios machistas y vulgares sobre las mujeres.

Más sobre Mundo

ir a Mundo »

Últimas Noticias Multimedia