Diálogo entre dos genios

El Museo Balenciaga de Getaria acoge desde ayer y hasta el próximo 7 de mayo la exposición ‘Carbón

Y TERCIOPELO’, UNA CONVERSACIÓN ENTRE | Ortiz Echagüe y Balenciaga sobre el traje popular

Un reportaje de Ane Roteta Fotografía Iker Azurmendi - Lunes, 10 de Octubre de 2016 - Actualizado a las 06:08h

Trajes de Balenciaga inspirados en el mundo rural, con fotografías de Ortiz Echagüe detrás.

Trajes de Balenciaga inspirados en el mundo rural, con fotografías de Ortiz Echagüe detrás.

Galería Noticia

Trajes de Balenciaga inspirados en el mundo rural, con fotografías de Ortiz Echagüe detrás.Vestido de faralaes con sólo dos volantes.

Balenciaga y Ortiz de Echagüe representan la excelencia en sus respectivos campos: la moda y la fotografía. Ese diálogo entre dos genios sobre una misma realidad es el hilo conductor de Carbón y terciopelo, la nueva exposición que abrió sus puertas ayer en el Museo Balenciaga de Getaria, y que permanecerá abierta al público hasta el 7 de mayo de 2017.

Son dos miradas sobre una misma realidad: el traje popular. Es el elemento principal de la exposición pero es el gran ausente de la muestra, “el elemento inmaterial”, según apuntó Miren Vives, directora del museo. La exposición, enmarcada dentro del programa Conversaciones de Donostia 2016 y que cuenta con la colaboración del Museo Universidad de Navarra, muestra la sencillez de la sociedad rural que hace uso del traje popular, y la sofisticación y elegancia de las élites que se envuelven en la alta costura. Así, la muestra es un constante diálogo entre las creaciones del modisto getariarra y los retratos fotográficos de la España tradicional de Ortiz Echagüe.

El título de la muestra también alude a los elementos ligados directamente al oficio de ambos artistas. El carbón forma parte de la técnica de impresión fotográfica utilizada por Echagüe, y hace referencia a un negro profundo, predominante en las piezas de la indumentaria tradicional. El terciopelo, al contrario, es un tejido lujoso utilizado por las clases pudientes, un material de alta costura que Balenciaga empleó en numerosas ocasiones.

Aunque no existe constancia de que se conocieran personalmente, “ambos creadores tenían un contexto histórico común”. “Trabajaron cuando el país vivía en un momento de profunda depresión y crisis. Los artistas deseaban avanzar pero querían hacerlo recuperando la tradición y volviendo a los orígenes”, explicó Ana Balda, comisaria de la muestra.

Traje popular, trabajo y fiesta

Tres salas

Durante el recorrido expositivo a lo largo de tres salas, los visitantes descubren las miradas de estos artistas sobre el traje popular y la forma en que cada uno de ellos lo reinterpreta. Así, en la primera estancia se ofrece una presentación de los elementos básicos del traje popular, como por ejemplo la capa para la indumentaria masculina, y el manto y la basquiña para la femenina.

La segunda sala, por su parte, es un homenaje a la indumentaria desde el punto de vista de trabajo, donde el traje popular se muestra adaptado a los oficios y trabajos del mundo rural y el sector primario, y en la muestra se pueden observar trajes y fotografías relacionadas con el mundo de la pesca, así como hábitos religiosos. La pesca, por ejemplo, tiene un importante lugar en la muestra, pues al parecer, los orígenes del modisto getariarra inspiraron algunas de sus creaciones, y las blusas anchas y los gorros de los pescadores se reflejan en su obra.

Finalmente, la última sala gira en torno a la temática Vestir para las fiestas, en la que la funcionalidad cede paso a la ornamentación de festividades y celebraciones. La exposición hace un recorrido geográfico de sur a norte, mostrando trajes de la Feria de Abril y de la Semana Santa, y el recorrido finaliza con una romería típica de la CAV, con la blusa negra y el pañuelo a la cabeza.

Una propuesta de lo más atractiva que permanecerá expuesta hasta mayo del 2017, pero que al coincidir con el quinto aniversario del museo, se completará con una serie de actividades educativas encaminadas a ahondar en la indumentaria tradicional como fuente de creatividad. Por una parte, habrá un curso teórico-práctico que se centrará en la aplicación y adaptación de técnicas y estéticas empleadas en la creación textil tradicional. La diseñadora Elisa Palomino impartirá este curso destinado a artistas, diseñadores, estudiantes y profesionales de la moda del 3 al 6 de noviembre.

Por otra, se programarán actividades para familias como el taller Conviértete en súper diseñador, que se llevará a cabo el 20 de noviembre. Los participantes tendrán la oportunidad de conocer y explorar algunas de las obras expuestas en la recién inaugurada muestra y compararlas con prendas tradicionales, así como diseñar y crear una capa.

Asimismo, habrá otras dos citas destinadas a adultos relacionadas con los trajes tradicionales, enmarcadas en la corriente Do it Yourself (DIY): la primera para la creación e interpretación de tocado a cargo de la diseñadora Gill Connon, y la segunda para la creación e interpretación de un quimono impartido por la artista Virginia Ameztoy. Además de la exposición y estas actividades complementarias, la directora del museo adelantó que se publicará un libro-catálogo de la muestra antes de que finalice el año.