Villava despide las fiestas con un alarde y un homenaje

La Comparsa de Gigantes y Cabezudos bailó en honor de la coral Atarrabia Abesbatza

Lunes, 10 de Octubre de 2016 - Actualizado a las 06:07h

Los gigantes, en pleno homenaje a la coral Atarrabia Abesbatza.

Los gigantes, en pleno homenaje a la coral Atarrabia Abesbatza. (OSKAR MONTERO)

Galería Noticia

Los gigantes, en pleno homenaje a la coral Atarrabia Abesbatza.

villava- Los vecinos y vecinas de Villava despidieron ayer las fiestas grandes de la villa hasta el año que viene. Y lo hicieron por todo lo alto con un homenaje, en forma de baile, de la Comparsa de Gigantes y Cabezudos a la coral Atarrabia Abesbatza.

Así, la jornada comenzó a las 9 horas con los Dulzaineros del Batán, que pasearon por las calles de Villava recordando a todo el mundo que la fiesta ya llegaba a su fin. A las 11.30 horas, Sancho VI el Sabio y su consorte la reina Sancha de Castilla salieron a las calles para despedir a grandes y pequeños. Escoltados por el Almirante Pedro de Andosilla y María Periz de Beortegui, Martintxo y Maritxu y los gaiteros y Dulzaineros, los fundadores de la villa recorrieron las calles de Atarrabia. Delante de ellos y acompañados por la Txaranga Txorongo, iban los kilikis, completamente ajenos a la solemnidad de la despedida y muy concentrados en perseguir a los txikis.

Tras una misa en honor de la patrona de la villa, la Virgen del Rosario, los dantzaris bailaron un alarde en la plaza Consistorial y los gigantes se despidieron con un soberbio baile, que provocó un torrente de aplausos por parte del público.

Por la tarde llegó el turno de los kilikis, que sobre las 20.30 horas también salieron a la calle para decir adiós, provocando sentimientos encontrados en los txikis. Y es que, mientras algunos se resistían a dejarlos marchar, otros preferían obviar la despedida y apurar los últimos minutos de diversión y adrenalina.

El broche de oro lo pusieron el artista británico Ben Poole con un concierto de blues-rock en la plaza Consistorial, el toro de fuego y el emotivo Pobre de Mí. - D.N.

Últimas Noticias Multimedia