Améscoa, tierra de pastores

la fiesta celebrada el domingo trata de poner en valor la tradición del oficio, potenciar las explotaciones y atraer turismo a la zona

Un reportaje de Juan Arteaga - Martes, 11 de Octubre de 2016 - Actualizado a las 06:08h

El público asiste a la elaboración de queso durante el Día del Pastor en Eulate.

El público asiste a la elaboración de queso durante el Día del Pastor en Eulate.

Galería Noticia

El público asiste a la elaboración de queso durante el Día del Pastor en Eulate.Uno de los numerosos puntos de venta de queso amescoano. Fotos: cedidas

La historia y la vida en el Valle de las Améscoas no se entienden sin uno de los oficios tradicionales en muchas zonas como es el pastoreo y las formas de vida asociadas a sus trabajos y productos. Pero desde hace unos años trata de ser también uno de los recursos turísticos y económicos de la zona, con una tradición que poco a poco se va renovando entre las nuevas generaciones al incorporarse gente joven con nuevas visiones sobre el oficio que aúna tradición, turismo y negocio.

Conscientes de esta savia nueva y del resurgir del oficio, desde la Junta de Limitaciones, junto con las quince explotaciones que se dedican hoy en día al pastoreo en el Valle, decidieron dedicar un día específico a este oficio que por quinto año consecutivo se celebró en Eulate el domingo.

“Es una fiesta ya consolidada a la que asisten centenares de personas. Los visitantes provienen sobre todo de Tierra Estella y del País Vasco”, señala Beatriz San Martín, una de las organizadoras del día. La fiesta se organiza con un fuerte sentido de comunidad y voluntariado y trata de dar una visión completa de las diferentes tareas asociadas al pastoreo. “Nosotros no hacemos queso, así que no tenemos puesto pero desde el día anterior colaboramos en la colocación de los stands y poniendo las barreras para que entren las ovejas y las cabras”, comenta Miren Juaniz, pastora de Zudaire.

Otros pastores colaboraron donando quesos para un sorteo cuyos boletos se conseguían al pagar un pincho en las barras instaladas. El resto de actos del día comprendían desde la demostración de esquileo, el cardado de lana y la elaboración de queso a la preparación de mondejos y cuajada;la exposición de aperos de pastor, el asado de costillas de oveja, un mercado con productos de la zona, una exposición de fotos o el corte de figuras con motosierra.

Como acto central se celebró una comida popular a la que asistieron casi 100 personas con un menú elaborado por el restaurante Alai Taberna de la localidad, animada por la txaranga Txiripa.