Navarra ha perdido 35ª puestos en el ranking

Irujo presenta la vinculación de las universidades navarras con el modelo de desarrollo económico

Los 43,3 millones de los fondos Feder se invertirán hasta 2020 en función de la Estrategia de Especialización Inteligente
Desde la crisis, Navarra ha perdido 35ª puestos en el ranking de regiones europeas más prósperas

Juan Ángel Monreal - Miércoles, 12 de Octubre de 2016 - Actualizado a las 06:07h

Mikel Irujo, antes de su intervención en Bruselas ante representantes de otras regiones.

Mikel Irujo, antes de su intervención en Bruselas ante representantes de otras regiones. (JUAN ÁNGEL MONREAL)

Galería Noticia

Mikel Irujo, antes de su intervención en Bruselas ante representantes de otras regiones.

BRUSELAS. Mikel Irujo, delegado de Navarra en Bruselas, presentó ayer ante un centenar de representantes de distintas regiones de toda Europa, la vinculación de las universidades navarras en la Estrategia de Especialización Inteligente de la Comunidad Foral. Irujo defendió que el diálogo fluido y abierto entre todos los agentes implicados -empresas, universidades, centros tecnológicos y administraciones- es uno de los elementos clave en el éxito económico de las regiones.

En su intervención, de apenas diez minutos, Irujo resumió las fortalezas de Navarra, con un sector industrial que aporta un 29% del Valor Añadido Bruto, frente a una media europea del 19% y tres universidades que superan los 25.000 alumnos. Las universidades -explicó Irujo- cuentan con un papel destacado en la actualización de la Estrategia de Especialización cuyo borrador inicial fue aprobado a comienzos del verano y que define seis áreas económicas prioritarias: automóvil y mecatrónica, cadena alimentaria, energías renovables y recursos, salud, turismo integral e industrias culturales y creativas.

“Las universidades tienen una presencia del 20% en los órganos de gobierno”, recordó Irujo, quien destacó también el papel de las empresas privadas de sectores estratégicos que participan en la estrategia y de los propios centros tecnológicos. El delegado de Navarra recordó que la estrategia, necesaria si se aspira a recibir fondos Feder, supone la actualización del Plan Moderna, presentado hace ya años en Bruselas pero que a su juicio nació con una carencia importante al no contar con el consenso parlamentario suficiente. “Los partidos de la oposición no estaban de acuerdo y aquello terminó por generar un mal ambiente. Es una de las lecciones que hemos aprendido”, dijo.

fortalecimientoUno de los objetivos de esta actualización en la estrategia económica de Navarra, que debería estar ya aprobada en los próximos meses, ha sido precisamente reforzar el papel de las universidades, concediéndoles un mayor peso en su diseño y seguimiento.

El actual Gobierno consideraba que el Plan Moderna tenía un perfil “relativamente bajo en el ámbito científico-tecnológico”, como consecuencia en parte de la aplicación de una metodología previa a la actual. Detrás de esta actualización latía una idea clara: lograr una conexión entre prioridades estratégicas y canalización de fondos. Un ámbito en el que la universidad juega un aspecto “clave”, entiende el Gobierno, por lo que es conveniente conjugar los intereses de investigación “llevados por curiosidad intelectual” con las necesidades reales del territorio en términos de I+D. Asimismo debe enfocar sus esfuerzos tanto a la transferencia tecnológica como al desarrollo de empresas, la capacitación del capital humano y establecer una mayor conexión con más empresas, anticipándose en la medida de lo posible a las necesidades.

Desde la UE se aportarán a Navarra 43,3 millones de euros procedentes de fondos Feder que serán completados en una cantidad similar por el Gobierno de Navarra y que se vinculan directamente con esta Estrategia, conocida como RIS3 por sus siglas en inglés. Los fondos persiguen impulsar el crecimiento económico y contribuir a lograr los objetivos de Europa 2020 para un crecimiento inteligente, sostenible e integrador. Deberían servir por tanto para crear empleos e impulsar la productividad en concreto de la pequeña y mediana empresa. La UE calcula que cada euro invertido desde Bruselas tiene un retorno de 2,7 euros.

ris3: el ejeLa RIS3 es por tanto el eje sobre el que se diseña la realidad económica de la Navarra del futuro, la tercera comunidad con mayor renta per cápita de España, pero a la que la crisis económica ha hecho perder 35 puestos entre las regiones más ricas de Europa. Según los últimos datos de Eurostat, Navarra se sitúa como la 67 región más próspera de Europa en el año 2014, de un total de 273 regiones. Solo siete años antes, Navarra era la 32 y solo en el último año analizado ha perdido otros nueve puestos. El diferencial en este indicador se ha ensanchado también con las comunidades más ricas de España: el PIB per cápita de Navarra es en estos momentos unos 3.000 euros inferior al de la CAV. Y esta evolución, por supuesto, supone que las previsiones hechas hace unos años en el Plan Moderna suenen ahora a ciencia ficción: en 2020 Navarra debía situarse como la 25 región más rica de la UE.

política de cohesiónSegún la distribución hecha hace hace tres años, Navarra debía recibir 94,7 millones de euros de fondos europeos en el marco de la política de cohesión para el 2014-2020, para contribuir a impulsar la actividad económica y el empleo en la región. A esta cantidad, el Gobierno de Navarra debía sumar 79 millones de euros adicionales, por lo que el total de inversión pública que se aproximará a los 175 millones de euros. Esta cantidad se repartía del siguiente modo: Fondo Europeo de Desarrollo Regional Feder (86,6 millones, la mitad aportados por Europa y el resto por Navarra);Fondo Social Europeo FSE (39,92 millones, la mitad de la UE);Empleo Juvenil (11,2, el 92% de la UE);Crecimiento Inteligente (6 millones, la mitad de la UE);y POCTEFA (30,7 millones, 65% de la UE), para Cooperación Territorial entre España, Francia y Andorra. La revisión de mitad del periodo ha determinado que a España les corresponder unos 1.900 millones de euros más, como consecuencia del superior impacto de la crisis. En los próximos meses se debe negociar con el Ministerio de Hacienda la distribución territorial de esta nueva asignación económica.

La política de cohesión, que supone aproximadamente un tercio del presupuesto comunitario, es el principal instrumento de la Unión Europea para el fomento de la inversión en los estados miembros y en cada una de sus regiones. Entre 2014 y 2020 más de 350.000 millones de euros de fondos europeos se destinarán a esta política que, sumando la cofinanciación nacional, supondrá una inversión superior al medio billón de euros. España ha sido en términos absolutos el mayor beneficiario de esta política. Entre 1989 y 2020 habrá recibido casi 190.000 millones de euros, una cantidad superior al PIB de Grecia, Portugal o Irlanda.

Últimas Noticias Multimedia