Trump carga contra Paul Ryan y agrava la crisis del Partido Republicano

Además del presidente de la Cámara de Representantes, otros 160 miembros del legislativo le niegan el apoyo

Miércoles, 12 de Octubre de 2016 - Actualizado a las 06:07h

Donald Trump, en su último debate con Hillary Clinton.

Donald Trump, en su último debate con Hillary Clinton. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Donald Trump, en su último debate con Hillary Clinton.

washington- Dos días después de perder el debate presidencial contra la demócrata Hillary Clinton, el candidato republicano Donald Trump pasó al ataque. Pero en esta ocasión no tenía a su rival en el punto de mira, sino al republicano Paul Ryan, presidente de la Cámara de Representantes y tercero en orden de sucesión después del presidente y el vicepresidente.

Trump lanzó un tormenta de tuits contra Ryan, un día después de que el presidente de la cámara baja anunciara que no defenderá más al magnate ni hará campaña con él para las elecciones del 8 de noviembre. Ryan, de momento, no ha retirado oficialmente su apoyo a Trump, pero ha dicho que a partir de ahora se concentrará en hacer todo lo posible para mantener en noviembre la mayoría republicana en el Congreso.

Queda menos de un mes para los comicios y hay una guerra civil dentro del Partido Republicano. Y Trump, en vez de intentar calmar los ánimos, está metiendo más cizaña, ahondando la crisis interna del partido.

“A pesar de ganar el debate es difícil hacerlo bien cuando Paul Ryan y otros te dan un apoyo cero”, arrancó en su cuenta de Twitter. “Nuestro débil e inefectivo líder, Paul Ryan, tuvo una mala conferencia telefónica donde sus miembros protestaron por su deslealtad”, añadió, para advertir, acto seguido, de que ya no siente ningún deber con el partido: “Qué bien que me han liberado de los grilletes y ahora puedo luchar por América como yo quiero”.

Así es cómo Trump se ha situado al borde de la ruptura con la formación, que no había vivido una guerra civil semejante en la historia reciente.

El empresario llegó a quejarse de que los demócratas “son más leales” que sus compañeros de partido. Y no solo eso: “Los desleales republicanos son de lejos más difíciles que Hillary’. Te vienen de todos lados. No saben ganar. Yo les enseñaré”, espetó.

La decisión de Ryan de dejar de hacer campaña por Trump llegó el lunes tras un fin de semana frenético, marcado por la retirada de apoyos republicanos a su propio candidato, sacudidos por la filtración de un vídeo de 2005 en el que Trump hablaba de un modo agresivo y soez sobre las mujeres, en una conversación de alto contenido sexual.

respaldo a trumpA lo largo de esta carrera electoral, ya son más de 160 de los 234 los representantes republicanos que le han negado el respaldo a Trump, un candidato inesperado que ha conectado con las bases conservadoras. Hay cargos que han aborrecido su actitud hacia los mexicanos (acusando a los inmigrantes irregulares de este país de violadores) o hacia las mujeres (por diferentes insultos vejatorios);los que han abominado de su propuesta de impedir la entrada de musulmanes en el país o los que detestan que se jacte de evitar el pago de impuestos.

Entre los que se mantienen fieles a Trump figuran su número dos, el candidato a vicepresidente, Mike Pence;el excalcalde de Nueva York Rudy Giuliani, el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, o el cirujano Ben Carson, que apareció en televisión para defenderle.

Gane o pierda, el fenómeno Trump ha herido de gravedad al partido. Si es presidente el 8 de noviembre, el divorcio entre los electores y la dirección del partido se habrá consumado irremediablemente. Si pierde, el llamado Gran Old Party (GOP) tendrá que reconstruir la confianza rota entre muchos votantes, tras haber colocado a un paso del Gobierno de Estados Unidos a un magnate que ha roto buena parte de los valores republicanos. - D.N.

Últimas Noticias Multimedia