Coque Malla Músico, compositor

Coque Malla: “La valentía en el arte es relativa porque no te vas a morir ni te va a detener la Policía si al arriesgarte te sale mal”

Acompañado por una potente banda de rock, el músico madrileño actuará el viernes en el Teatro Gaztambide de Tudela (20.30 horas) y el sábado en la sala Zentral de Pamplona a partir de las 22.00 horas (15 euros más gastos anticipada y 20 en taquilla)

Jueves, 13 de Octubre de 2016 - Actualizado a las 06:07h

Coque Malla, en un imagen promocional para su último disco, ‘El último hombre en la tierra’.

Coque Malla, en un imagen promocional para su último disco, ‘El último hombre en la tierra’. (Cedida)

Galería Noticia

Coque Malla, en un imagen promocional para su último disco, ‘El último hombre en la tierra’.

pamplona - Cuando el disco de uno recibe tal cantidad de halagos por parte de la crítica, ¿debe preocuparse?

-No, supongo que eso tendrá una explicación, pero no se la veo, aunque es halagador... Sobre todo porque veo que tiene sentido. Si uno ha hecho una cosa rara y de repente recibe elogios, puede pensar que hay algo raro aquí. Pero en este caso, casi desde que concebimos el disco hay un círculo que se ha ido ampliando en el que ya se notaba que teníamos algo serio entre manos, un trabajo bien hecho. Por lo tanto, la crítica ha sido la consecuencia de eso, así como el público y toda la gente que ha escuchado el disco y reconoce que está bien hecho.

Con este álbum, ¿se ha hecho más músico Coque Malla o, al menos, ha hecho más música, en el sentido de que hay canciones que casi parecen bandas sonoras con muchas influencias y muy variadas?

-Sí, seguramente sí. Si uno tiene esa voluntad, en cada disco crece un poco y se hace más músico. Hay gente que no la tiene, y no lo digo como algo peyorativo, algunos descubren su camino, sus trucos, el terreno donde se sienten cómodos, y van desarrollando sus historias a partir de ahí, y no les interesa o no tienen curiosidad en experimentar terrenos desconocidos para ellos;y repito, no lo digo como algo peyorativo, es absolutamente válido y una opción lícita. Lo que sucede es que yo soy un culo inquieto y me gusta probar cosas, husmear y arriesgarme... y, a veces, arriesgo mucho. Así, hay estructuras en este disco, terrenos armónicos y, por supuesto, los arreglos que son sitios musicales en los que yo no había estado. Supongo que las últimas influencias han provocado mucho que esto sea así. Se han dado las circunstancias para que yo investigue, y me alegro de haberlo hecho.

Me sorprendieron unas declaraciones suyas en las que afirmaba que la cobardía forma parte de nosotros y está poco valorada, dando a entender que ésta es un valor, sorprenden sobre todo viniendo de un artista que ha sido especialmente valiente en su propia reinvención.

-Son cosas diferentes. Ser valiente es otra cosa, es llevar adelante cosas muy difíciles en la vida. Decía Bowie que el arte es el único ámbito donde puedes estrellar tu avión y salir ileso. Lo que quería decir es que no tengas miedo a arriesgarte porque no pasa nada, no te vas a morir, no te vas a romper un brazo ni te va a detener la Policía ni te va a dejar tu mujer por arriesgarte artísticamente. Es decir, es un riesgo muy gustoso porque no tiene consecuencias, excepto que te salga mal un disco o una canción, pero eso no tiene consecuencias reales, así que lo de la valentía en el arte es relativa. En cuanto a lo que comentas de la cobardía, se resumió en una frase y en un titular que no explicaba bien lo que quiero decir. Y lo que pretendía contar es que todos tenemos miedo a un montón de cosas y está demasiado denostado, cuando forma parte de nosotros. No me refería a la cobardía artística.

¿Lo más difícil de la reinvención artística es darse cuenta es que tienes que hacerla y salir de tu zona de confort?

-Es que yo no lo interpreto como una reinvención. Entiendo que lo vea así la gente que escucha a los músicos, desde fuera, cada año y medio o cada dos, cuando aparecen con un disco nuevo y luego desaparecen hasta que no tienen nuevas canciones para enseñar. Pero los cambios no son tan bruscos en mí mismo. Yo llevo 30 años en la música y voy poco a poco, cogiendo la guitarra, probando cosas... Yo no me siento un día y digo: hasta aquí el Coque Malla de ahora y a partir de mañana el nuevo Coque Malla. No es así, es un proceso natural, paulatino y no pensado. Yo no me siento en una mesa con un papel y lápiz a reinventarme;voy escribiendo canciones y haciendo discos que con el paso de tiempo son diferentes entre sí, pero seguramente, si uno va a la esencia descubrirá que mis discos tienen mucho más que ver entre sí de lo que parece.

Cuando uno le hace una canción a su hija y al escucharla se pone a llorar... ¿la tragedia se cierne...?

-Que va, me morí de la risa, me pareció lo más cómico que me ha pasado últimamente. Enseguida entendí que era muy pequeña para asimilar... Creo que tenía que ver con que no asimilaba la emoción de ver a su padre cantar una canción;y, por otra parte, es lógico porque la canción tiene un toque fantasmagórico que es normal que le diera miedo. Supongo que cuando cumpla diez, doce o quince estará orgullosísima de su canción y de las que le habré hecho para entonces.

El cambio interior, ¿es la metáfora de la típica escena en la que casi todos nos hemos encontrado diciendo que hay que hacer algo para cambiar esta sociedad, pero acto seguido nos tomamos una cerveza y nos vamos al sofá...?

-Sí, podría ser eso... Por eso hay diferentes escenas y no todas tienen que ver con lo político o lo social, también hay una pareja que se promete amor eterno y luego se olvidan de hacer lo que hay que hacer día a día para tener ese amor eterno. No es solo una canción social, es una canción que habla de cómo solemos trasladar la culpa de nuestros problemas a una situación o a otra persona y no a nosotros mismos. De eso habla, no solo de la situación política actual de España, aunque eso está por ahí también, es lógico, porque yo soy un ciudadano español, que sufro la situación política, que flota en el aire de esta canción... pero no solo habla de eso, repito.

En La señal dice que no se reconoce al mirarse al espejo, ¿pero no reconoce al artista o a la persona?

-Es una frase... Sí que me reconozco, a veces más y a veces menos, y alguna vez no. Creo que nos pasa a todos cuando nos vemos en situaciones en las que nos planteamos qué hago yo aquí, cómo me he metido en este lío. Pero es una frase en una canción y las canciones no son absolutamente autobiográficas, parten de un sentimiento, y a veces ese sentimiento es vivido, pero luego hay que jugar con la imaginación y la fantasía porque las canciones son ficción, no es un trabajo periodístico.

Contradiciendo quizá esa ficción y reflexionando sobre otro de los temas del disco, Me dejó marchar, los amores perdidos, ¿son heridas que conforme pasan los años queman cuando menos te lo esperas?

-Son reflexiones que haces tú conmigo, y es bonita, enhorabuena... Pero no sé si es una reflexión que me he hecho yo, me lo tendría que plantear, puede ser... Puede ser que con el tiempo regrese el fantasma de los amores perdidos.

De alguna forma Coque Malla se ha exorcizado con este disco, y no lo digo solo por Santo Santo.

-No, este disco no es algo tan definitivo como eso que planteas. Un álbum es un trabajo plástico y no es un diván, no vas al psicólogo, tu vida no cambia de arriba abajo cuando haces un disco, sobre todo cuando te dedicas a ello. Uno hace un disco porque quiere hacer algo bonito, algo que le guste a la gente, y parte de cosas personales pero hay mucho menos de personal en un álbum de lo que la gente se cree. O por lo menos en algunos trabajos. Quizá hay discos míos o de otros artistas que son muy personales, pero si se convierten en algo tan personal, tan realista, tan de la vida de uno, tan de exorcizar demonios... quizá no serían tan bonitos los discos, no conectarían tanto con la gente. Somos músicos, hacemos música, no vamos al diván del psicólogo a exorcizar demonios... hay una parte de eso, una pequeña parte que sale cuando uno está solo en casa, escribiendo, y suelta alguna frase de algo que tiene dentro, porque de otra forma estaríamos huecos, pero no es solo eso, es un trabajo plástico, es música, son canciones y, además, se hace en equipo.

Cuando sale un disco tan musical, cómo se plantea el directo, ¿escucharemos casi todo lo que suena en el mismo o no queda otro remedio que reconvertir los temas?

-Primero, esto es una cosa que nos quitamos de encima en cuanto empezamos la gira. Nos juntamos la banda y dijimos, no hay violines y no hay metales, señores, esto es una gira de rock, y además es la gira de presentación de El último hombre en la tierra pero no solo tocamos canciones de este disco. Es un concierto de dos horas, en el que se tocan canciones de todos los discos, en el que hay diferentes estilos y tonalidades, dadas por los diferentes álbumes. La columna vertebral es El último hombre en la tierra pero hay canciones de La hora de los gigantes, Termonuclear, Mujeres, Sueños, Soy un astronauta másy algunas canciones de Los Ronaldos, que precisamente vamos a incorporar a partir de los conciertos de Tudela y Pamplona. Hay de todo, es un espectáculo de rock poderoso, hecho por una banda de rock. Eso es una cosa, y otra es El último hombre en la tierra, lo que sucede es que sus canciones estarán también ahí y son absolutamente fieles al disco, solo que sin violines y metales. Pero es que cuando yo compuse esas canciones con una guitarra y una voz tampoco los había, y eran esas mismas canciones. Vamos que no se echa de menos... Se echaría de menos en el disco, si de repente sacaríamos una edición sin esos arreglos, entonces sí que algo se quedaría cojo. Pero cuando la banda se pone a tocar esas canciones, suenan como tienen que sonar.

Este último hombre en la tierra, ¿está cargado de nostalgia?

-Para mí está cargado de nostalgia pero también de electricidad, de rabia, de alegría, de muchas cosas. No es un disco especialmente nostálgico, me sorprende que en la entrevistas me han preguntado mucho por esto. Me parecen mucho más nostálgicos Mujereso Termonuclear.Es un disco muy luminoso en el que hay canciones como Lo hago por ti, Escúchamee incluso la nana en las que no creo que la velocidad rítmica implique necesariamente nostalgia, hay medios tiempos pero hay mucha luz y alegría, hay cosas muy luminosas. Me parece que es un disco que se parece mucho más, emocionalmente hablando, a La hora de los gigantes, que a los dos discos anteriores. Termonuclearsí que era un disco nostálgico, pero este me parece muy luminoso.

¿Cómo entiende ahora la música Coque a diferencia de hace 20 años?

-No sé si es eso, creo que he ampliado mi concepción de la música más que cambiarla. Hace 20 años tenía una visión de la música a la que se han ido añadiendo ideas, conceptos, conocimientos, estructuras, armonías... Pero se ha ampliado, más que cambiado.

las claves

biografía

Músico prolifico. Coque Malla nace en Madrid en el año 1969. A los 16 años graba su primer disco con Los Ronaldos (EMI, 1987) de título homónimo, a los que le seguirán:Saca la lengua (EMI 1988) , Sabor Salado (EMI 1990), Cero (EMI 1992), Idiota(EMI 1994) y el directo: Quiero que estemos cerca(EMI 1996). En el año 1997 Los Ronaldos deciden separarse y Coque inicia su carrera en solitario con el disco: Soy un astronauta más (Sony 1999), al que le seguiría Sueños (El Europeo/Karonte 2004). En el año 2005 Los Ronaldos deciden unirse de nuevo, una experiencia positiva que se alargará hasta 2007, años en los que publican el E.P. 4 Canciones (Subterfuge 2007) y vuelven a despedirse indefinidamente con su primer dvd en directo: La bola extra (Warner 2008). En 2009, Coque edita su tercer disco en solitario La hora de los Gigantes (Warner 2009), al que le seguiría Termonuclear(Warner 2011), que contó con una segunda parte acústica Termonuclear en casa de Coque Malla (Warner 2011). Dos años después vio la luz Mujeres (Warner 2013), un ambicioso proyecto audiovisual. Su último disco es el actual El ultimo hombre en la tierra.

“Para mí este disco está cargado de nostalgia pero también de electricidad, de rabia, de alegría... Es un trabajo muy luminoso”

“Los temas parten de un sentimiento pero luego hay que jugar con la imaginación porque las canciones son ficción, no es un trabajo periodístico”

“Un álbum es un trabajo plástico, no es un diván, tu vida no cambia de arriba abajo cuando haces un disco, sobre todo cuando te dedicas a ello”

Últimas Noticias Multimedia