la carta del día

El crucigrama

Por Juan Manuel Campo Vidondo - Jueves, 13 de Octubre de 2016 - Actualizado a las 06:07h

Todos los días me lo encontraba hecho, completamente terminado, sin rectificaciones ni errores, ni siquiera un mínimo cambio de masculino a femenino. El crucigrama del periódico aparecía resuelto un día sí y otro también, de manera que me quedaba a dos velas, a buscar otro pasatiempo.

El autor de semejante desaguisado era un parroquiano sin connotaciones especiales, sin aspecto de dominar el vocabulario que se precisa, pero es sabido que las apariencias engañan y que de donde menos se espera puede saltar la liebre, pero no dejaba de mosquearme semejante demostración de sinonimia.

De siempre he tenido tendencia a confiar en la gente y en su buena fe, sin embargo aquello era demasiado. Todos los días sumaban muchos días, más de la cuenta, se saltaba las medias estadísticas entre los humanos.

Escamado, pues, decidí quitarle las soluciones a ver qué pasaba, a ver si era verdad, a ver si estaba equivocado. No alimentaba mala sangre, tan solo se trataba de una comprobación íntima, únicamente para mí. Sin que nadie me viera, recorté el cuadradito al final de la hoja aprovechando que no había nadie en el bar a esa hora de la mañana. Después de tomarme el café, me marché y dejé que pasaran las horas no sin cierta impaciencia.

Volví por la noche, poco antes de que cerraran, cogí el periódico ya suficientemente manoseado, y lo abrí por la página de pasatiempos. ¡Había casillas en blanco! No me alegré ni tampoco me desilusioné. La verdad era que aquello exigía una segunda ratificación. Nuestro parroquiano podía haber tenido un mal día en el trabajo, dolerle la cabeza, andar despistado por asuntos amorosos, o vaya usted a saber, de modo que se merecía la famosa presunción de inocencia. Además, no había indagado en averiguación del ladrón del solucionarlo, lo que parecía hablar en su favor.

En consecuencia, dejé pasar unos cuantos días, en los que el crucigrama volvió a aparecer impecablemente resuelto, intachable, inmaculado, y repetí la operación de recorte. Al volver a la noche, he de reconocer que sentía un poco de nerviosismo mientras buscaba la página, que se presentó ante mis ojos clara como la luz del sol.

¿Lo había solucionado? ¿Usted qué cree, querido lector?

Últimas Noticias Multimedia