Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
en un bosque en el departamento de Oise

Hallan un zulo que ETA estaría usando para negociar el desarme

Las fuerzas de seguridad creen que el depósito localizado al norte de Francia tenía esa función

M. Vázquez - Jueves, 13 de Octubre de 2016 - Actualizado a las 07:00h

Material encontrado en un zulo, en Mondragón (Guipúzcoa), de ETA.

Material encontrado en un zulo, en Mondragón (Guipúzcoa), de ETA. (EFE)

Galería Noticia

Material encontrado en un zulo, en Mondragón (Guipúzcoa), de ETA.

parís- Las fuerzas de seguridad francesas descubrieron ayer un zulo de ETA con decenas de armas cortas en el departamento de Oise, en la región de Picardía, muy al norte del país. Según filtraron fuentes policiales a las agencias informativas, se trataría de un depósito relevante que la organización quería utilizarlo para negociar un desarme con los gobiernos español y francés.

En las últimas jornadas, medios de comunicación estatales como El Mundoo El País han informado de que los activistas habrían tanteado al Gobierno francés para buscar un desarme ordenado, en vista de que no han podido conseguir nada con el gabinete de Mariano Rajoy, que rechaza cualquier diálogo y fía su estrategia a la vía policial y las detenciones.

Sin embargo, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, avisaba anteayer de que la sintonía entre ambos países es total, un claro mensaje a ETA de que no podría esperar nada al otro lado de la muga. Un día después de ese mensaje llegaba la operación de ayer, realizada por las fuerzas de seguridad francesas, pero en colaboración con las españolas.

comunicado de sortuNo en vano, Sortu también interpretó ayer a través de un comunicado que la operación “evidencia la nula voluntad de ambos estados para proceder al desarme de ETA de una manera ordenada”. A su juicio, “vuelven a poner obstáculos a la voluntad manifiesta por parte de ETA de poner su armamento fuera de uso”.

La operación recuerda a la llevada a cabo en Biarritz en mayo de 2015, cuando se anunció el desmantelamiento de uno de los últimos grandes arsenales de ETA y la organización lo consideró un ataque en un posterior comunicado, aunque se ha visto que no era el único depósito que quedaba. En ese sentido, expertos antiterroristas franceses han revelado en juicios celebrados en verano que a la organización aún le quedaría un arsenal importante.

En ese contexto, una de las principales dificultades para la organización a la hora de materializar el desarme sería el problema de interlocución que padece, tras el encarcelamiento de sus miembros más cualificados y de la dirección de David Pla e Iratxe Sorzabal. Incluso se ha apuntado que la estructura de huidos se limita a diez activistas y que tienen dificultades para localizar con fidelidad el punto exacto de los zulos.

El otro gran hándicap es la libertad de movimiento de los miembros de ETA y de los propios verificadores internacionales del alto al fuego, que se exponen a ser detenidos. Por ello, el abogado sudafricano Brian Currin pedía recientemente un entorno de seguridad para el desarme.

El depósito localizado ayer, que permanecía inactivo, se encontraba al norte del país, llamativamente lejos de la muga y de las fuerzas de seguridad españolas, y fue objeto ayer de un análisis por parte las autoridades judiciales galas tras la operación desarrollada por la Dirección General de Seguridad Interior francesa (DGSI), que contó con la colaboración de la Guardia Civil. El escondite se hallaba en una zona boscosa del departamento de Oise y las armas estaban enterradas en el interior de bidones.

Los investigadores de las fuerzas de seguridad consideran, según fuentes consultadas por Europa Press, que se trata del arsenal con el que la organización estaría tratando de persuadir a los gobiernos de ambos países para escenificar un nuevo proceso de negociación. El ministro del Interior descartaba cualquier novedad en ese sentido. “Deben entregar las armas y certificar su defunción haciendo pública su disolución. ETA es una cadáver al que solo le falta expedir su certificado de defunción”, aseguró.

armas robadasUna de las líneas de investigación sobre el zulo localizado ayer trata de determinar si el material procede del robo de armas perpetrado en la empresa Sidam, en Vauvert, hace diez años. Todavía quedan por localizar la mitad de las 350 pistolas sustraídas en aquel golpe. El exjefe militar Mikel Carrera Sarobe Ata pudo utilizar una de ellas para matar a dos guardias civiles en Capbreton, en el suroeste de Francia, en diciembre de 2007.

La operación de ayer vuelve a mandar a ETA el mensaje de que no podría esperar un desarme ordenado con el Gobierno español, y quizás tampoco con el francés. En Madrid, todo apunta a que Mariano Rajoy repetirá como presidente español tras la investidura que se prevé para finales de este mes. La única diferencia con su anterior mandato es que ya no podrá gobernar con mayoría absoluta, aunque está por ver si eso acarrea alguna modificación en su planteamiento sobre ETA, que además no figura ya entre los principales problemas de los españoles en las encuestas, sino que ha pasado a una posición más residual.

Lo que piden desde otros ámbitos es que, si Madrid no facilita el desarme, al menos no lo impida deteniendo a los miembros de ETA que realicen movimientos para una entrega de arsenal. Sobre la mesa está también la propuesta del Gobierno vasco, que propone un desarme ante las instituciones de la CAV.

Por otro lado, las autoridades francesas entregarán al Estado español en los próximos meses el archivo histórico de ETA que fue hallado en un zulo en 2004 dentro de la operación en la que fue detenido Mikel Antza. Entre esa documentación hay cintas con testimonios de activistas e incluso interrogatorios a empresarios secuestrados, como el industrial vizcaíno José Lipperheide y Diego Prado y Colón de Carvajal.

Últimas Noticias Multimedia