Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
un gasto total superior a los 60 millones

UPN gastó 10 millones de euros en el pabellón Navarra Arena el año en el que eliminó la paga extra

Invirtió 85 millones en el Plan Navarra con un recorte del 26% - El pabellón se ejecutó casi en su totalidad
En muchos ayuntamientos se guardó el dinero para facilitar su reposición

Ibai Fernandez - Jueves, 13 de Octubre de 2016 - Actualizado a las 06:07h

Vista general de la cancha principal y frontón del pabellón Navarra Arena.

Vista general de la cancha principal y frontón del pabellón Navarra Arena. (Patxi Cascante)

Galería Noticia

Vista general de la cancha principal y frontón del pabellón Navarra Arena.

Pamplona- El Gobierno de UPN destinó 9,9 millones en 2012 para la construcción del Pabellón Navarra Arena, que ha acumulado un gasto total superior a los 60 millones, y que permanece cerrado por el alto coste que implica su mantenimiento. Ejecutó prácticamente en su totalidad el coste presupuestado para la obra en ese ejercicio, el mismo en el que acordó suprimir la paga extra de los empleados públicos. Cuya devolución urge ahora para la primera semana de enero mediante una proposición de ley que hoy debate el Parlamento, y que implica un coste adicional de 15 millones al plan previsto por el actual Gobierno, que propone devolver el 25% en 2017 y el 25% restante en 2018.

La supresión de la última paga extra de 2012 fue una decisión impuesta desde Madrid, y de obligado cumplimiento para entidades autonómicas y locales. Una medida de ahorro económico con la que cuadrar las cuentas públicas, y que el Ejecutivo foral asumió con una imaginativa fórmula, adelantando las pagas posteriores para mitigar su efecto en los salarios. Muchos ayuntamientos decidieron además guardar el coste de la extra suprimida, en vez de dedicar el ahorro a otros gastos en aquel ejercicio. Una actuación que ha permitido que ahora hayan tenido liquidez presupuestaria para afrontar su devolución una vez que el Estado, en víspera electoral, decidió levantar el veto.

Navarra se gastó el dineroNo fue el caso del Gobierno de Navarra, que aquellas fechas atravesaba grandes dificultades presupuestarias para cumplir con los estrictos márgenes de déficit fijados por el Ministerio, y que en lugar de reservar una partida en la recámara para afrontar la devolución cuando ésta fuera posible, aprovechó el ahorro forzado desde Madrid para aligerar otros compromisos de gasto. Una situación heredada por el Ejecutivo actual, que debe añadir ahora un gasto adicional pendiente desde 2012 a un presupuesto que ya parte muy ajustado.

Aquel, al igual que el anterior, fue un año marcado por los recortes presupuestarios, aplicados prácticamente en todas las áreas del Gobierno, pero en especial en la obra pública. Un claro ejemplo fue el Plan Navarra 2012, proyecto estrella del Gobierno de Miguel Sanz para hacer frente a la crisis, y que heredó el de Yolanda Barcina, que tuvo serios problemas para finalizar las obras.

De los 223,6 millones presupuestados en aquel ejercicio, apenas se ejecutaron 84,9. Un recorte medio del 62% que dejó algunas partidas prácticamente a cero. La más clara fue el tren de alta velocidad, que frente a los 116 millones proyectados apenas 11,8 tuvieron destino final. Otros 104 millones quedaron en el cajón de una obra que desde entonces apenas ha podido avanzar.

Si se excluye el TAV, cuyas cifras distorsionan el conjunto, el recorte medio en las obras del Plan Navarra fue del 26%, con 72 millones desembolsados de los 97 previstos. Un ajuste del que apenas se vio afectado el pabellón Navarra Arena, ejecutado en un 99,88% pese a no ser una obra urgente ni necesaria. Un dinero enterrado en el solar del Sadarcillo, que hoy sigue lastrando la capacidad presupuestaria de Navarra.

Últimas Noticias Multimedia