Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Las peritos psicólogas descartan que la víctima de la violación de los Sanfermines simule los síntomas

En el informe pericial remitido al juzgado concluyen que sufre “trastorno de estrés postraumático”

J. Morales/E. Conde - Jueves, 13 de Octubre de 2016 - Actualizado a las 06:06h

Agentes de la Policía Municipal llegan a la avenida de Roncesvalles para auxiliar a la joven.

Agentes de la Policía Municipal llegan a la avenida de Roncesvalles para auxiliar a la joven. (Diario de Noticias)

Galería Noticia

Agentes de la Policía Municipal llegan a la avenida de Roncesvalles para auxiliar a la joven.

La joven describió la vivencia como una situación de bloqueo psicológico: no sabía que estaba pasando, no lo entendía, no podía pensar y, por lo tanto, no pudo reaccionar Explicó que las noticias de los medios de comunciación le afectaban y a la vez las buscaba porque necesitaba una explicación racional, un sentido a lo ocurrido

PAMPLONA- Las peritos psicológicas designadas por el Juzgado de Instrucción número 4 de Pamplona para valorar el daño sufrido por la víctima de una supuesta violación colectiva en los pasados Sanfermines han concluido que los síntomas que describe la joven tras la vivencia son “consistentes”, por lo que se descartan sospechas de simulación, y detectan que padece un “trastorno de estrés postraumático”, motivo por el que se le recomienda someterse a tratamiento psicológico para evitar que los síntomas se vuelvan crónicos.

El informe pericial fue encargado por el titular del Juzgado de Instrucción número 4 para determinar si los hechos han supuesto un daño psicológico a la joven y valorar la existencia de posibles secuelas. Para ello, las médico forenses la entrevistaron el pasado mes de agosto en el Palacio de Justicia de Tudela, donde la sometieron a diferentes pruebas psicológicas.

En el curso de la prueba la joven describió la vivencia de los hechos como una “situación de bloqueo psicológico, en que no sabía que estaba pasando, no entendía la situación, no podía pensar y, en consecuencia, no podía reaccionar”. Inmediatamente después de los hechos, refirió haber comenzado a llorar, sin poder parar, albergando “sentimientos de incredulidad e impotencia”.

OLOR DE LAS COLONIASDurante la denuncia, la joven se refirió a “la situación de shock emocional” en la que se encontraba tras los hechos, y aseguró sentirse “muy sucia”, con “recuerdos recurrentes del olor de las colonias de los supuestos agresores”, mezclados con sentimientos de “culpabilidad” por no haber seguido las directrices de sus padres.

En los días posteriores al 7 de julio, la joven relató “dificultades para dormir, despertar angustioso, falta de apetito, vergüenza ante los miembros de su familia y culpabilidad en relación con los supuestos agresores”, y realizó “esfuerzos para evitar conversaciones o hablar de lo sucedido”, con “cambios bruscos en el estado de ánimo”. Además, aludió a “sentimientos de rabia asociados” y apareció la “irratibilidad”. “Se sentía defraudada consigo misma, con percepción de pérdida de su dignidad personal”.

También explicó que las noticias en los medios de comunicación “le afectaban y a la vez las buscaba, porque necesitaba una explicación racional, para encontrar un sentido a lo ocurrido”. En relación con las redes sociales, expuso que las mantuvo durante un corto espacio de tiempo “con la finalidad de dar normalidad ante sus contactos y evitar ser asociada” a lo ocurrido.

En el momento de la prueba, la joven “mantiene la sintomatología descrita, así como la vivencia de una ruptura en el discurrir de su vida por el trauma sufrido”, por lo que las peritos psicólogas concluyen que la joven “cumple con los criterios del trastorno del estrés postraumático”: malestar psicológico intenso al exponerse a factores externos que se parecen a un aspecto del suceso, como escuchar música de San Fermín, olor a colonia o ver personas con rasgos físicos parecidos a los supuestos agresores;evitación de recuerdos y pensamientos;estado emocional negativo persistente (culpa, vergüenza, enfado) y disminución de interés en actividades significativas;comportamiento irritable, problemas de concentración y alteraciones del sueño.

HOSTILIDAD, DEPRESIÓN...Entre los síntomas más significativos, la prueba pericial ordenada por el juez instructor destaca “la hostilidad”, con alusiones de la joven a “sentimientos de irratibilidad y rabia”;“depresión”, que se evidencian en problemas para dormir, lloro fácil, sentimientos de culpabilidad, desesperanza respecto a su futuro, sentimiento de inferioridad, soledad y pérdida del deseo o placer sexual;y “psicoticismo”, es decir, sentirse sola aunque esté con más gente y sentirse mal psíquicamente

Al evaluar la posible simulación de los síntomas mediante una prueba específica (Inventario de Simulación de Síntomas), las médicos forenses señalan que “la puntación total resulta inferior a la recomendada, como punto de corte, para determinar sospecha de simulación, lo que sugiere que sus respuestas respecto a los síntomas relacionados con trastornos psicopatológicos son consistentes con los síntomas descritos por la persona evaluada”.

Por todo ello, el informe de las psicólogas concluye que “como consecuencia de los hechos vividos, se detecta un trastorno de estrés postraumático” en la joven denunciante, a la que se recomienda que se someta a tratamiento psicológico para “evitar la cronificación de los síntomas”. Por último, apunta la prueba pericial, “no es posible la valoración de las secuelas psicológicas al ser necesario que transcurra un tiempo, alrededor de unos dos años”.

prueba específica

Sin trastorno de personalidad

Destacado. El informe pericial sobre la joven que denunció la violación de los Sanfermines también concluye que “no presenta ningún trastorno de la personalidad” y que sus respuestas en una prueba específica para analizar esta cuestión indican que “tiene un adecuado funcionamiento en el ámbito emocional, del pensamiento y del comportamiento”. Las peritos psicólogas señalan que la personalidad de la joven “se caracteriza por ser animada, espontánea y atrevida”, y que “le suele agradar iniciar contactos interpersonales”, tendiendo a “ser menos controlada y, por ello, a incurrir en más fallos o errores”.