Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Reflexiones de antiguos scouts ante una situación extraordinaria

Ainara Rebollo Mugueta, Ainara Ibarrola Nagore, Ignacio Estañán Osés y Roberto Casado Pascal. - Jueves, 13 de Octubre de 2016 - Actualizado a las 06:06h

Al principio de 2016 se produce la intervención de la asociación mediante la designación por parte de la Diócesis de un Comisariado como órgano gestor de la Asociación. Este Ente se compone de un Comisario, el anterior presidente del Equipo Directivo, una persona en representación del movimiento scout estatal, el consiliario general de la Asociacion y una persona ajena a los grupos y al movimiento scout, a la que gran parte del monitorado no conoce. Hasta ese momento, en los sesenta años de historia de la asociación, la Diócesis nunca había intervenido de manera directa en su funcionamiento aunque los consiliarios siempre han sido parte fundamental de los grupos scout como referentes de nuestro crecimiento personal. Sin embargo, ha habido épocas en las que han aparecido diferencias de opinión entre la Asociación y la Diócesis en las que siempre se ha llegado a una solución consensuada mediante un proceso de dialogo por todas las partes que componen la Asociación: la Diócesis, los grupos, las familias y los antiguos miembros.

Desde el principio de su andadura, Scout Católicos de Navarra-Euskalerriko Eskautak Nafarroa ha sido una Asociación asamblearia. La asamblea ha tenido siempre una delegación permanente de carácter mensual en la que todos los grupos estaban representados de manera directa. Este órgano, de carácter ejecutivo, tomaba las decisiones del día a día de la asociación. Para asuntos de mayor calado ideológico se recurría a la asamblea, ordinaria y extraordinaria, máximo exponente de la asociación. En ella, se elegían de manera democrática los integrantes de un Equipo directivo, responsable de coordinar los distintos entes de la Asociación, llamadas mesas de trabajo. El presidente de la Asociación, miembro del Equipo directivo, es ratificado por el Obispo y nombrado Delegado Diocesano. En él, recaía, por tanto, la confianza del Obispo para la gestión y el buen hacer de la Asociación.

Durante este año, con la Asociación intervenida, se ha experimentado una situación anómala en la que no ha sido posible convocar el máximo órgano de decisión de la Asociación, la Asamblea. Las mesas de trabajo no se han desarrollado con normalidad. Y, por todo ello, el trabajo de la Asociacion ha quedado mermado repercutiendo directamente en la calidad de nuestra formación y labor como educadores.

A partir de esta intervención, la Diócesis propone una serie de cambios relativos al perfil de monitor y a la metodología propia de la identidad scout católica con profundas implicaciones en nuestro modelo de funcionamiento, basado en nuestro Ideario. El movimiento scout católico es un movimiento de Iglesia que educa mediante la acción y el juego en diferentes ámbitos haciendo a los niños y jóvenes protagonistas de su propio proceso educativo. Su objetivo es la formación de personas críticas, libres y comprometidas, consigo mismas y con el momento y realidad que les ha tocado vivir, teniendo como referente a Jesús de Nazaret.

Durante este proceso de cambio, los grupos han trabajado las propuestas de la Diócesis pero ante la falta de sintonía y dialogo, se ha creado un estancamiento de la situación que ha desencadenado en la disolución de la Asociación de manera unilateral por parte de la Diócesis.

Nuestra opinión como antiguos miembros y espectadores de la situación, es que no se han tenido en cuenta las aportaciones de la mayoría de grupos ni las nuestras. Nosotros, como antiguos, hemos intentado conciliar sin ningún éxito y creemos que no se ha valorado el esfuerzo realizado por parte de los grupos scout para acercar posturas, llegar a un entendimiento y establecer un itinerario con acciones encaminadas a llegar un acuerdo y a renovar y fortalecer la Asociación. Además, desde el inicio del proceso, las consecuencias de los cambios propuestos por la Diócesis nunca se han dejado claras a pesar de los constantes requerimientos de información de los miembros de la Asociación. Esto ha generado una incertidumbre mayúscula acerca del futuro que, a día de hoy, no ha sido resuelta. Las familias, los monitores y los protagonistas de este proyecto, los educandos, no saben si este curso va a transcurrir con normalidad, como en los últimos sesenta años. Durante todos estos años, el funcionamiento de la Asociación se ha ido adaptando a los cambios de la sociedad sin perder su identidad, sus objetivos y principios. Actualmente, desconocemos en que situación legal se encuentran los grupos y los propios monitores desconocen la posibilidad de poder continuar con sus actividades semanales y campamentos.

Este mismo lunes, se nos ha notificado que la Asociación esta disuelta pero seguimos encontrándonos con un futuro incierto, sin respuestas a las preguntas y con el ofrecimiento de implicarnos en una nueva Asociación. Desconocemos los estatutos de la misma, sus órganos de decisión y su proyecto educativo. Además, sus máximos dirigentes no han sido elegidos de manera democrática, tal y como indica nuestro ideario.

Últimas Noticias Multimedia