Mesa de Redacción

Desalojar la confusión

Por Víctor Goñi - Viernes, 14 de Octubre de 2016 - Actualizado a las 06:08h

Mejor será dejarse de equívocos y colegir de una vez y para todo quisqui que la ocupación de un inmueble denunciada por su titular obliga a desalojarlo al cuerpo policial que reciba el requerimiento de la propiedad y que el juez de guardia tiene habilitación legal para interferir en el proceso si lo cree oportuno, guste más, menos o nada. A partir de ahí llueven los matices sobre el tan manoseado caso del paseo de Sarasate, pues para empezar la Policía puede intentar una salida negociada en un tiempo prudencial sin incurrir en dejación alguna. Y, para continuar, el magistrado puede o no respetar la cadena de mando al trasladar sus instrucciones, aunque desde la premisa de que si insta la identificación de los ocupantes activa de facto el desalojo. En el sentido de que tal directriz enfrenta a la Policía con quienes se saben protagonistas de una ilegalidad, encono que con toda probabilidad va a devenir en una colisión violenta que los agentes deben llevar a término en tanto que autoridad pública. Difuminadas por esta controversia de tintes tan pueriles, ahora deben aflorar dos urgencias estructurales: el arbitrio de soluciones residenciales para la juventud y la modulación de una Policía Municipal más dialogante que coercitiva, que también cuando no quepa otro remedio que el uso de la fuerza, siempre proporcional.

Últimas Noticias Multimedia