‘La Laboral’ ha formado a 1.500 alumnos en 50 años

El Centro Integrado Politécnico de elizondo cumple medio siglo y busca ser un referente adaptado a las nuevas tecnologías

Un reportaje de Lander Santamaría Fotografía Juan Mari Ondikol - Viernes, 14 de Octubre de 2016 - Actualizado a las 06:09h

La primera promoción de profesores, empleados y alumnos, 28 estudiantes en el curso inicial de 1966.

La primera promoción de profesores, empleados y alumnos, 28 estudiantes en el curso inicial de 1966. (ONDIKOL)

Galería Noticia

La primera promoción de profesores, empleados y alumnos, 28 estudiantes en el curso inicial de 1966.La primera promoción de profesores, empleados y alumnos, 28 estudiantes en el curso inicial de 1966.Aurresku de honor a autoridades, profesorado y a la escuela.

el Centro Integrado Politécnico de Elizondo, de forma familiar y cariñosa conocido como La Laboral, festejó ayer su medio siglo de fecunda existencia en el que se calcula habrá formado a unos 1.500 alumnos. Al cumplirse ayer los 50 años de aquel 13 de octubre de 1966, profesores y alumnos de la primera época y quienes ahora imparten enseñanza y estudian, compartieron una jornada de hermandad en la que abundaron recuerdos y anécdotas, agradecidos a un centro que les abrió camino y les facilitó el acceso al mercado laboral.

Acudieron los dos primeros profesores, Fermín Basarte, de Peralta, y Manolo Latasa, de Ultzama, los dos de 24 años entonces, al reencuentro con su escuela y con el elizondarra Fernando González, cuya vida está quizás como ninguna otra unida al centro. Accedió de conserje, se formó en horas libres y acabó siendo profesor, los tres a las órdenes del sacerdote Julián Michelena (+), de Arantza y que servía en la parroquia de Elizondo, el más entusiasta impulsor de la escuela.

El profesorado que coordina ahora Maite Ariztegi, de Ituren, organizó los actos conmemorativos al detalle y con la amable y generosa acogida que La Laboralha dispensado siempre. Tras el saludo de la directora, hubo aurresku de honor y se pasó a descubrir la escultura conmemorativa que quiere expresar el esfuerzo humano hacia su formación y que desde ya enriquece el acceso a la escuela, obra del profesor y artista Mikel Iriarte. El coro Amaiurko Gaztelu que dirige Fernando Kortijo amenizó la amistosa reunión y finalizó con un vibrante Lau hazetara (A los cuatro vientos) tras el que se pasó a degustar un sabroso aperitivo que prepararon los alumnos.

familiarEntre los asistentes, la admirable y muy querida profesora María Jesús Arregui, por la que, como le decía el exalumno de Elizondo y ahora residente en Lesaka, Agustín Satrustegi, “por tus manos hemos pasado todos”. María Jesús es un ejemplo de amor por la enseñanza y no quiso faltar, para alegría de los presentes. Otro exalumno, Pedro Mari Bañares, actual juez de paz de Doneztebe, recordaba como, aconsejado por el sacerdote arraioztarra José Mari Zelaieta (+) pasó de la Profesional de Leitza (“iba con él en moto y en el alto de Ezkurra se me congelaban las piernas”) a Elizondo, donde se le acogió con brazos abiertos, como a muchos otros alumnos de Malerreka y del Valle de Ultzama.

En efecto, por la de Elizondo han pasado jóvenes de los valles vecinos (los Osacar y Anzizu de Ultzama, Txomin Mindegia de Doneztebe, que aprovecharon para defender los colores del CD Baztan de balonmano) y continúan. El 54% del alumnado es de Malerreka, el 35% de Baztan, el 6% de Bortziriak y el resto de Ultzama y hasta de Pamplona. El centro, La Laboral por siempre jamás y una familia, ha cumplido en sus 50 años que delatan sus instalaciones una labor formidable y busca ahora ser referente adaptado a las nuevas tecnologías.

origen y futuro

Una salida. La formación en la Escuela Profesional del Trabajo (así se llamaba oficialmente) en 1966, tuvo una importancia trascendental en el acceso de decenas de jóvenes al mercado laboral de la época.

Don Julián. El primer director volcó su vida en favorecer el estudio a los alumnos. Sacerdote rígido y de fuerte carácter, su entrega e infatigable labor son parte inseparable de la historia de la escuela.

Maestros. Fermín Basarte y Manolo Latasa fueron los primeros, a sus 24 años.

el objetivo

“Nuestro desafío es un nuevo instituto”

“La consecución de un nuevo instituto de Formación Profesional para toda la comarca es nuestro desafío principal a día de hoy”, dice el profesorado.

Últimas Noticias Multimedia