“No estoy en contra de las exhumaciones”, dice el arzobispo

Pérez asegura que la decisión es de las familias de los enterrados

Dice que estudiará la solicitud para retirar las alegaciones

Viernes, 14 de Octubre de 2016 - Actualizado a las 06:09h

El arzobispo Francisco Pérez.

El arzobispo Francisco Pérez. (Foto: Oskar Montero)

Galería Noticia

El arzobispo Francisco Pérez.

pamplona- El arzobispo de Pamplona, Francisco Pérez, trató ayer de rebajar la polémica generada por la decisión del Arzobispado presentar alegaciones a la exhumación de los militares franquistas de la cripta del Monumento a los Caídos, entre ellos los golpistas Mola y Sanjurjo, asegurando que él no se opone a las exhumaciones y que son las familias “las que tienen la autoridad”.

“No me opongo, nunca me he opuesto, ni me opondré”, subrayó Francisco Pérez, quien ve de “justicia” que las familias “decidan y digan lo que ellas crean conveniente”. “Yo no me voy a oponer, ni he dicho que me he opuesto”, incidió a preguntas de los periodistas al término de una rueda de prensa.

Remarcó que el Arzobispado “no prohíbe actuar, sino que deja que sean las familias quienes decidan”. En este sentido, señaló que “para ello se requiere un permiso civil, en este caso del Ayuntamiento, y un permiso eclesiástico, que es la Iglesia que tiene esa cripta que está consagrada”. Por tanto, agregó, “tiene que haber ese doble permiso”.

Asimismo, Francisco Pérez quiso dejar claro que desde los años 80 la Iglesia ha trabajado por “todos los que están en las cunetas y todas las personas que están sin duda en una situación indigna” para llevarles a un cementerio, “a un lugar digno, tal y como quieren las familias”.

“Yo no me voy a oponer, ni he dicho que me he opuesto a este proceso”

Francisco Pérez

Arzobispo

“Y yo apuesto por eso, no me opongo, al revés, si las familias nos piden un funeral lo celebramos y los sacerdotes de Navarra dignamente lo han hecho desde los años 80, cuando ha venido todo esto, después ha venido la ley de Memoria Histórica, y me parece justo que se haga”.

Señaló, además, que “todo lo que es aquello que pueda dignificar a las familias, sean de una situación o sea de otra, el Arzobispado está por ello. Es más, en mi corazón está todos los días rezar por todos. Todos los navarros están en mi corazón”, resaltó Francisco Pérez, para señalar que “si alguna vez no lo he hecho bien” él pide perdón. “Que quede claro que no me opongo absolutamente. Yo quiero hacer lo mejor y, sin duda, por el bien de Navarra”, subrayó.

Sobre las alegaciones presentadas por el Arzobispado al expediente sobre las exhumaciones, el arzobispo indicó que “cuando hay unas propuestas uno puede clarificar” y que, por ello, “yo puedo clarificar y decir que la cripta no es un cementerio” y que “hay una normativa legal y jurídica”.

“La Catedral no es un cementerio y están los reyes, Leyre no es un cementerio y están los reyes, y así en muchas iglesias”, relató Pérez, para señalar que, por tanto, el caso de la cripta “requiere también un seguimiento de unas normativas, y nada más”. “Es una cripta, está consagrada, se requiere la autorización para poder exhumar, pero yo no me niego, son las familias las que lo tienen que pedir y después ya se verá, y esto sin duda en ese diálogo con el Ayuntamiento”, afirmó.

petición de las comunidades de basePreguntado por la petición de comunidades de base de Navarra para que el Arzobispado retire las alegaciones y renuncie al usufructo de la cripta, Pérez indicó que “todo eso lo tenemos que ir viendo”, ya que “ni mucho menos es una cuestión cerrada”. “Todas estas cosas requieren hablar y comentar”, argumentó.

Afirmó, por último, que ya se verá qué pasa después de que se exhumen los restos, teniendo en cuenta que “lo más seguro” que la cripta “ya dejará de ser una capilla”. “Pero son cuestiones que hay que hablar y hay que ver tranquilamente”, concluyó. - D.N.

Últimas Noticias Multimedia