Mesa de Redacción

Esto tiene mucha miga

Por Félix Monreal - Sábado, 15 de Octubre de 2016 - Actualizado a las 06:07h

Tengo que hacer aquí una denuncia: me esconden el pan. Si, ese último trozo de la barra o el cuscurro que sobra al final del día suele desaparecer de la cocina bajo el severo argumento de que no me conviene. ¿Que no me conviene comer pan...? No sé a que médico o dietista o gurú de los alimentos sanos se le ocurrió propalar ese argumento de que comer pan no es bueno porque es enemigo de un hábito alimenticio saludable. Hasta ese día que comenzó a esfumarse el mendrugo y aparecer en la bolsa de la basura yo conservaba aquella advertencia de niño de que tirar el pan era poco menos que un pecado;y todavía recuerdo que quien prefería comerse el chocolate o el chorizo sin el acompañamiento de corteza y de miga se deshacía de estas con un beso previo o haciendo la señal de la cruz. No es extraño pues que el consumo de pan haya descendido de forma significativa en los últimos años y que, quizá por los diferentes mitos a favor y en contra que lo envuelven, mañana tenga su propio Día Mundial. Yo, la verdad, encuentro un gran placer en untar el pan en la salsa, en empapar la miga, mojarme hasta las yemas de los dedos y, en el súmmum de la gula, dejar que el aceite se escurra lentamente por el mentón... Pero eso, claro, lo hago a escondidas. Porque como pan y parece que en estos tiempos eso ni es sano ni está bien visto.

Últimas Noticias Multimedia