La herencia de Felipe González

Por Josu Iraeta - Sábado, 15 de Octubre de 2016 - Actualizado a las 06:08h

Las inquietudes y esperanzas en un liderazgo socialdemócrata de las fuerzas de la izquierda española, expresadas tras la caída del señor Felipe González y su gobierno, se han desvanecido definitivamente. Es verdad que la historia sigue, pero la socialdemocracia ha demostrado ser incapaz de aglutinar al conjunto de las fuerzas progresistas. Y no lo podrá hacer nunca mientras no revise profundamente su práctica política.

Recientemente, en el desarrollo de esta interminable campaña electoral, hemos podido observar de forma clara y reiterada cómo políticos oportunistas, expertos en golpes de efecto y razias internas, han saltado a la palestra para reclamarse líderes de un nuevo movimiento de izquierdas, dispuestos a renegar del nombre y las señas de identidad socialistas, apuntando decididos al vértice de la pirámide.

No son los únicos, puesto que la izquierda española está en una situación en la que no es fácil decidirse. Entre ellos hay quienes afirman que asistimos al fin del debate sobre los principios que debieran regir el orden social ante la victoria evidente del neoliberalismo. Otros ofrecen una izquierda alternativa a la socialdemocracia, una especie de síntesis entre algunas viejas tradiciones y el posicionamiento de los nuevos movimientos sociales y progresistas, próximos a un determinado ideario ecologista y otras agrupaciones. Pongamos que hablo de Podemos.

Lo cierto es que la izquierda española está atrofiada, agotada y con escasas o nulas ideas válidas con las que poder mirar el futuro.

La pelea interna permanente que se da en el PSOE -exclusivamente- por cotas de poder en la propia estructura, han destrozado su proyecto como organización política. Desde González, pasando por Almunia, Zapatero y ahora Pedro Sánchez, entre todos han conseguido que con su práctica ya no puedan utilizar el término socialismo, lo han arruinado.

La inercia por la subsistencia propia de las viejas formaciones políticas hace que entre la actual socialdemocracia liberal, liderada por el PSOE y las formaciones democristianas al uso como las derivaciones actuales de CIU y PNV, la proximidad respecto a planteamientos económicos sea objetivamente muy grande. Es por eso que hace ya lustros que el PSOE, en su catón ideológico, considera como ingenuo optimismo no ya el intentarlo, sino incluso el pensar que se puedan resolver los problemas sociales.

Empezaron cuando en 1978 Felipe González dejó públicamente de ser marxista y hoy chapotean en lo que algunos de sus dirigentes llaman realismo económico.

Con la deriva liberal asumida entre unos y otros, han apartado de sus memorias no solo la corrupción, también el paro y la precariedad laboral. Viven en el rebufo de la gestión neoliberal, fascinados por el mundo del dinero. Su miseria moral no es para sonreír.

Nuestra humilde experiencia nos enseña que la guerra en Colombia ha de hacer pública su decisión de abandono definitivo de la violencia

Qué lejos quedan aquellos pronunciamientos del recientemente fallecido Txiki Benegas cuando afirmaba: “La Región Vasco Continental debería extender su conciencia autonómica y reivindicar un estatuto de autonomía similar al País Vasco Peninsular”. Esto lo decía en mayo de 1978, añadiendo que: “Una vez conseguidos los estatutos de autonomía en ambos lados de la frontera han de establecerse relaciones oficiales”.

Dónde se sitúa hoy el PSOE cuando sus dirigentes vascos, en un evidente y torpe movimiento táctico -tratando de volver a los despachos de Lakua- afirman no tener problema en asumir el concepto nación vasca como definición cultural. Con esta vergonzante y cínica declaración, además de exhibir una epidermis pétrea, supone -de hecho- una reafirmación de que la seriedad y el rigor no son parte de su patrimonio.

Llevan años arrojando lastre ideológico, creyendo así evitar el suicidio político. Están establecidos claramente en un marco liberal, con sólo dos opciones;neoliberalismo y liberalismo progresista. La palabra socialismo les quema, es algo que están obligados a olvidar, quieren modernizarse y prosperar.

Todo comenzó hace años en Sevilla, ellos pusieron en práctica mientras pudieron una política que bien hubiera podido desarrollar la derecha. Ahora las cosas han cambiado, la derecha, con una generación joven y agresiva, con clara vocación totalitaria, trata de blindar su posición a medio plazo y para ello está jugando con fuego. En otras circunstancias podría decirse que la alternancia política está servida. Hoy no es así. No hay ideología que pueda nuclear una formación política seria, no hay proyecto político, no hay liderazgo, no hay vergüenza, no hay nada de nada.

El desconcierto que expresan sus decisiones ante los conflictos en la escena internacional y la evidente polivalencia de su catón ideológico, son el espejo que muestra su inestable y degradante debilidad en el Estado español. Es cierto que la política de alianzas quealgunos pretenden escenificar en Catalunya pudiera, quizá, suponer el comienzo de un nuevo capítulo tanto en el PSOE como en la izquierda española. Aunque no me parece fácil que con una misma baraja muestren un as de oros en Barcelona, otro en Gasteiz, haciendo lo propio en Iruñea. No parece fácil.

De cualquier forma, conviene recordar que el partido que hoy se inclina ante la derecha española más rancia de las últimas décadas, hoy representado por la gestora que preside el señor Javier Fernández, acabó firmando la llamada Ley de Partidos, un beneficioso acuerdo de asociación comercial, dejando expresamente claro que la democracia puede esperar.

No debiera pues extrañar que los actuales discípulos de Felipe González, lejos del centralismo democráticopropio de las organizaciones políticas socialistas, utilicen los rincones sombríos para amordazar su propia organización.

Este cínico comportamiento de servil asociación es más grave cuando se protagoniza con un partido político que se confunde con el Estado. Si la actual socialdemocracia liberal representada por lo que queda del PSOE no se muestra más ofensiva que en los últimos años, si no recupera alguna de sus antiguas virtudes, los cronistas venideros (no los actuales) hablarán del PSOE como un colaborador necesario de la hegemonía del franquismo moderno.


El autor es escritor

Últimas Noticias Multimedia