Pasado y presente de la masonería en Navarra

Antes del alzamiento fascista había cinco logias en la Comunidad Foral, y en la actualidad son dos

Sábado, 15 de Octubre de 2016 - Actualizado a las 06:08h

altsasu- Antes del alzamiento fascista, en Navarra había cinco logias, según se recoge en el libro La masonería en Navarra, 1870-1954, de Víctor Manuel Arbeloa. La primera fue la Logia Faro del Norte nº 28, fundada en 1870 en Pamplona. Otra era la Logia Resolución nº 209, de 1886, que trabajó al oriente de Sangüesa con el rito escocés antiguo y aceptado. La tercera era la Logia Vega del César, al Oriente de Tudela, fundada en 1888. En esta logia aparece una mujer, Nicolasa Carpmayor. La lista continúa con la Logia Luz de la Montaña nº 82, gestada en 1880 en Pamplona pero constituida una década después. Por último, estaba la Logia Justicia nº 59 al Oriente de Tafalla, de 1890.

Así, después de siete décadas sin logias en Navarra, lo que llevó a los masones navarros a trabajar en otros valles, en marzo del pasado año se consagró la Logia Pro Libertate nº 181 en el Oriente de Pamplona, con 15 integrantes en la actualidad. “Pro Libertate Patria Gens Libera Estate es el lema de los Infanzones de Obanos y significa que el ciudadano debe ser libre para que la Patria lo sea, un lema que nosotros hacemos nuestro también”, señala Fuentes.

“Nuestra intención es que el proyecto sea sólido y duradero. Sabemos que el camino es largo pero no tenemos prisa en la andadura”, afirma Fuentes, al tiempo que invita a acercarse a todos los masones en activo o aquellas personas que desean conocer la masonería. Para ello cuenta con la página web www.prolibertate.es, Masonería Navarra en Facebook y @ProLibertateNav en Twiter. Casi a la par se creó en Navarra la logia Xavier Mina nª 79, que a diferencia de Pro Libertate, de obediencia a la Gran Logia de España, obedece a la Gran Logia Simbólica Española.

Andoni Fuentes, maestro de la logia Pro Libertate, defiende que la masonería no es algo anclado en el pasado sino que sigue teniendo sentido en la sociedad actual. “La mayoría de los principios defendidos por la masonería mundial a lo largo de tres siglos están, felizmente, recogidos en las constituciones democráticas de los países del mundo”, apunta. “La masonería, no obstante, debe seguir vigilante de que éstos no se pierdan y debe seguir trabajando por la igualdad social y la educación del individuo”, concluye. - N.M.

Últimas Noticias Multimedia