organización mundial de la salud

La diabetes será pandemia en 2030 y una de las principales causas de muerte

La OMS alerta de su incidencia en un estudio comparativo entre la mortalidad en 2015 y la de dentro de catorce años

Concha Lago - Domingo, 16 de Octubre de 2016 - Actualizado a las 06:08h

Una persona con diabetes se realiza una prueba de glucemia.

Una persona con diabetes se realiza una prueba de glucemia.

Galería Noticia

Una persona con diabetes se realiza una prueba de glucemia.

pamplona- ¿De qué vamos a morir en 2030? La OMS ha realizado unas preocupantes proyecciones sobre causas de mortalidad que revelan que dentro de apenas catorce años, la diabetes se perfila como la principal amenaza para la salud pública. Así lo asegura el estudio que ha publicado esta organización en el cual se han comparado las principales causas de muerte que se han dado en 2015 con las que tendremos en 2030. En base a los datos del año pasado, ofrece una aproximación de cómo evolucionarán las enfermedades y cuáles serán las patologías que pondrán en peligro la salud.

El mundo se enfrenta a una “marcha implacable” de la diabetes, asegura la OMS que advierte que este trastorno se incrementará en un inquietante 34% para ese año. Considerada por muchos como la epidemia del siglo XXI, la diabetes es una enfermedad que afecta en España a casi cinco millones de personas, un 11% de la población, y cuya prevalencia va en aumento, por lo que por primera vez en la historia, una enfermedad no infecciosa se considera una grave amenaza para la salud mundial.

La Organización Mundial de la Salud reveló estos datos deProyecciones de la mortalidad y las causas de la muerte, 2015 y 2030, recogidos a través del sitio web www.medigo.com. Según la máxima autoridad sanitaria a nivel global, las muertes por diabetes aumentarán en un 34% para el año 2030, al igual que el cáncer de próstata que se disparará un 38%, seguido por el cáncer de vejiga, que crecerá en un 29%, el cáncer de garganta que subirá 25 puntos, o los tumores de boca, que aumentarán en un 24%.

Epidemia galopanteLas cifras de diabetes hace ya tiempo que ponen sobre aviso de la galopante epidemia e indican que el número de personas afectadas prácticamente se ha cuadriplicado en los últimos treinta años. Según las estimaciones recogidas, 422 millones de adultos en todo el mundo tenían diabetes en 2014, frente a los 108 millones de 1980. La prevalencia mundial de la diabetes casi se ha duplicado desde ese año, pues ha pasado del 4,7% al 8,5% en la población adulta.

Actualmente cada siete segundos muere una persona debido a las complicaciones generadas por la diabetes tipo 2 y el alza de la inactividad física y la tendencia hacia estilos de vida poco saludables hacen afirmar a los expertos que la situación a escala global en torno a este mal es “casi imposible de controlar”.

La diabetes en aumento es la del tipo 2, que está relacionada con la obesidad y puede causar complicaciones como ceguera, insuficiencia renal, hipertensión arterial (con todos los problemas que conlleva), hipercolesterolemia, disfunción eréctil, o la necesidad de amputaciones de miembros. El problema es que se trata de una enfermedad crónica, no contagiosa y sus síntomas, aunque muy graves, no aparecen de inmediato sino tras varios años, por lo que no se tiene una percepción inmediata del riesgo.

En la otra cara de la moneda, la enfermedad que disminuirá como causa de muerte en un 43% será la tuberculosis. Este es uno de los objetivos largamente perseguidos por la OMS que se ha propuesto erradicar la enfermedad a medio plazo a pesar de que se estima que alrededor de 4.000 personas siguen perdiendo a diario sus vidas a causa de esta dolencia. Desde el año 2000, se han logrado salvar 43 millones de vidas y que se redujera la tasa de mortalidad en un 47%.

Asimismo el sarampión, con una bajada de 42%, será otra de las patologías prácticamente extinguidas. Y es que ya fue completamente eliminado de América, según anunció recientemente la Organización Panamericana de la Salud, tras veintidós años de lucha.

Por otra parte, durante el año 2015 murieron más de cincuenta millones de adultos en el mundo. Más de la mitad de estos fallecimientos tuvieron como origen diez únicas enfermedades. En el top ten se sitúa en primer lugar la enfermedad coronaria que provocó más de siete millones de muertes. Otros seis millones de personas fallecieron a causa de infartos y tres millones por neumonía. En la misma posición se encuentran las enfermedades pulmonares y el VIH-sida, que provocaron la muerte de dos millones de personas aproximadamente. Finalmente las diarreas, el cáncer al pulmón, la diabetes, la insuficiencia cardíaca y la cirrosis hepática provocaron el fallecimiento de otro millón de habitantes.

Asimismo el informe subraya que la enfermedad coronaria y el infarto son las principales causas de muerte en Europa, América, Medio Oriente, Pacífico y el sudeste asiático, siendo el VIH-sida la primera causa de fallecimiento en África.

Mientras tanto, las enfermedades cardiovasculares siguen siendo la primera causa de defunción en España. En concreto, las patologías relacionadas con el corazón son responsables de tres de cada diez muertes -el 29,66%- que se producen en el país, por encima del cáncer (27,86%) y de las enfermedades respiratorias (11,08%), según un informe publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Por tipología, las cerebrovasculares siguen situándose como las más mortales, causando el 23% del total de defunciones cardiovasculares. El 18% de los óbitos se producen por lo que el INE denomina como “otras enfermedades del corazón”.

Enfermedades que aumentan y disminuyen

¿cuánto viviremos?

tres años más de esperanza de vida

Japón, el más longevo. Las previsiones de la OMS señalan que en promedio la esperanza de vida aumentará unos tres años para 2030, aunque apenas subirá dos años en Europa o América del Norte y, sin embargo, se disparará en cinco años en África. En esta línea, el país más longevo será Japón, con una población que vivirá de media 88 años dentro de catorce años. En el caso de América del Sur, en 2015 se determinó una esperanza de vida de 75 años que aumentará a 78 años en 2030.

Sudáfrica, en la base. El país que actualmente tiene un promedio más bajo es Sudáfrica, con una esperanza de vida de 50 años que se confía pueda subir a los 55. La media mundial es ya de 72 años frente a los 68 que había en el año 2000. En ese año, el país que tenía el triste récord de esperanza de vida más baja era Zimbabue, con solo 39 años, y por arriba de la pirámide volvía a situarse Japón.

Últimas Noticias Multimedia