Jordi Évole periodista, guionista y presentador

“En ‘Salvados’ defendemos que las cadenas tengan programas con su propia línea editorial”

‘Salvados’ inaugura hoy temporada en La Sexta y lo hace con ‘Astral’, el primer documental de Jordi Évole, que trata la tragedia humanitaria de los refugiados sirios

Pilar Salas - Domingo, 16 de Octubre de 2016 - Actualizado a las 06:10h

Jordi Évole

Jordi Évole (Foto: Efe)

Galería Noticia

Jordi Évole

madrid- Jordi Évole se embarcó con la Organización No Gubernamental ProActiva Open Arms en un velero de lujo reconvertido en barco de rescate parar abrir los ojos a los espectadores. Fruto de esa experiencia nace el documental Astral, que puede verse en cines y cuya recaudación se destinará a dicha ONG. Comienza así una nueva etapa en los nueve años del programa Salvados, que se alejará del contenido político. Évole reconoce que es un riesgo, pero cree en la “libertad” que al programa le da su audiencia.

Astral es su primera película documental y ha escogido un tema tan duro como el drama de los refugiados. ¿Qué ha sido lo más difícil y lo más impactante que ha vivido durante el rodaje?

-Conseguir que la implicación que tienes con el tema no te bloquee y que no te pierdas en las emociones que puedes tener cuando ves lo que se ha grabado. Allí no pueden aflorar, controlar eso es muy complicado, para mí al menos, cuando ves a tu alrededor cuatro barcas neumáticas con 600 personas flotando a la deriva y sabes que se pueden ahogar porque los socorristas no van a poder rescatarlos a todos. Si pasase en Barcelona con 40 turistas en una golondrina saldría en todos los informativos y todo el mundo estaría escandalizado. Pero esto pasa a dos horas de avión de aquí y te da la dimensión de la tragedia.

En el documental se habla de un mundo narcotizado ante esta tragedia ¿A qué lo achaca?

-Porque lo vemos como algo lejano, que le pasa a otros y nunca a nosotros. Me gustaría que de los cien minutos que dura Astral al menos diez el espectador se ponga en la barca precaria donde llegan, o mejor dicho, no llegan, porque les dan combustible para sólo 20 millas. Es un viaje imposible. O hay rescate o el 90% muere.

¿Sobre qué conciencias deberían pesar las más de 3.000 muertes contabilizadas en lo que va de año?

-Sobre todo en la conciencia de nuestros políticos y mandatarios. No puede ser que la tragedia esté aquí al lado y no estemos haciendo nada. Ramón Lobo me decía que en los años cuarenta, cuando se estaban desmantelando los campos de concentración en Alemania, muchos decían que no sabían lo que pasaba. Ahora las chimeneas de esos campos están en el Mediterráneo y si no las vemos es porque no queremos. Tenemos testimonios de ONG, fotoperiodistas... Las generaciones que vengan y lean eso en libros de historia nos preguntarán: ¿Qué estabais haciendo en 2016?

¿Qué opina de los carteles Refugees Welcome en algunas instituciones públicas?

-Que se quede sólo en carteles, mal;que estén los carteles, bien, porque intentan concienciar a la población. Si es sólo postureo, no.

¿Tiene la esperanza de cambiar algo con este documental y con Salvados?

-Soy de los utópicos que piensa que una de las funciones del periodismo es intentar cambiar algo, poner tu grano de arena. Es algo a lo que no tenemos que renunciar.

¿Marca este primer capítulo una nueva trayectoria para esta temporada de Salvados?

-No sé, pero esta temporada queremos huir un poco del día a día político. Igual estamos equivocados, pero nos da la sensación de que puede haber parte de los ciudadanos que estén cansados de este día a día político tan intenso y grandilocuente. Nuestra cadena ya lo cubre a la perfección y tiene muchos programas de los servicios informativos que se dedican a ello. Nosotros buscamos otro carril. Sé que es un riesgo, no es el tema más comercial del mundo el de este domingo, pero pensamos que hay que intentarlo, ¿por qué no? Si no sale, lo habremos intentado.

¿Se ha desencantado con la política?

-A mí la política me encanta, pero lo que está pasando últimamente es bastante de lo mismo;salvo algo tan bestia como lo del Comité Federal del PSOE parece que la historia ya está escrita. Todos tenemos en mente que habrá abstención de algunos diputados del PSOE y se formará Gobierno, pero en el día a día cualquier pequeña novedad se convierte en noticia. Nosotros vamos a salirnos de ese carril. Sigo la actualidad política, pero no con la identidad que hace un año con las primeras elecciones.

¿Echa en falta más programas como el suyo en televisión?

-Creo que cada vez hay más, van apareciendo programas de reportajes e historias. Bienvenidos.

¿Quiénes son los invitados y temas más destacados de esta temporada?

-La segunda entrega, que será también este domingo, trata la eutanasia. Hemos entrevistado a una persona, en España, que padecía una enfermedad incurable y era partidaria de aplicarse algún tipo de medicación para morir y esa persona no la podrá ver. En otros programas hablaremos de abusos a menores, con la escritora canadiense Naomi Klein sobre sus libros anticapitalistas...

¿Y quién o qué sigue siendo su espinita clavada?

-Me encantaría poder entrevistar a alguien de la Casa Real española y mucho a alguien como José María Aznar. El rey y la reina jamás conceden entrevistas y estaría bien que esta institución abriese sus puertas a los periodistas. Y a Aznar porque es clave para entender por que hoy España está en esta situación.

Defiende que en su programa no hay censura ni manipulación. ¿Cómo lo ve en el resto de medios, incluida La Sexta?

-No tengo ni idea. Como espectador me gustarían medios públicos mucho más independientes de lo que son;los privados tampoco lo son, pero forman parte de empresas privadas con intereses y, al financiarse con estos grandes grupos, estarían más legitimados para buscar una línea editorial que un medio público que pagan los contribuyentes. Sí me gustaría que medios públicos y privados tuvieran libertad suficiente, que no cojearan de un pie. Creo mucho en que las cadenas tengan programas con su propia línea editorial y es lo que intentamos defender en Salvados. A nosotros nos da libertad que nos vea la audiencia. La audiencia da libertad y el espectador lo premia, cuando ves que tocas temas que no tocan otros, que arriesgas. Vamos a intentar ir por ahí, arriesgar sabiendo que puedes caerte. Si nos caemos, ya nos levantaremos.

¿De todas las mentiras o renuncios en los que ha pillado a sus entrevistados, cuál le ha dado más vergüenza ajena?

-No me gustaron, visto con perspectiva, muchas de las respuestas de Jordi Pujol, porque no nos estaba diciendo toda la verdad. Y vi dudar mucho a (Mariano) Rajoy cuando le insistimos sobre si sabía lo que hacía Bárcenas.

Últimas Noticias Multimedia