Editorial de diario de noticias

Miradas al pasado y al futuro

Al cumplirse cinco años del final de la actividad violenta de ETA, las distintas sensibilidades ofrecen un panorama poliédrico de su experiencia de pasado;pero el gran reto pendiente es el porvenir

Domingo, 16 de Octubre de 2016 - Actualizado a las 06:08h

Cinco años parecen haber pasado en un suspiro pero, a la vez, han dado lugar a un panorama social y político en Navarra y la Comunidad Autónoma Vasca que apenas se alcanzaba a intuir aquel 20 de octubre de 2011 cuando ETA puso fin a su actividad terrorista. El compromiso adquirido entonces por la organización sigue vigente, con independencia de los motivos que lo provocaron. Entre estos, siempre habrá que mencionar la voluntad política que ganó el liderazgo de la izquierda abertzale y que supo interpretar, pese al retraso doloroso, que el tiempo de la violencia había fracasado. Aunque no lo exprese así. Y la sensibilidad de otras fuerzas políticas que asumieron el coste personal y colectivo de verse acosadas y criminalizadas por facilitar la plataforma sobre la que pudo tomar cuerpo, tras muchas decepciones, un escenario de paz. Igualmente habrá que ser conscientes de la situación crítica de la propia ETA, acosada y debilitada por la acción policial coordinada en una Europa especialmente sensibilizada contra el fenómeno del terrorismo. Y, sobre todo, el papel activo que la propia ciudadanía vasca en primera persona y a través de sus instituciones y organizaciones de todo tipo, empezando por los movimientos pacifistas, tomó para expresar su hastío y su repugnancia ante el dolor injusto causado por todas las violencias que ha sufrido el país. Y, en democracia, la de ETA en particular. Hoy este diario reúne en sus páginas veinticuatro de miradas de todas las sensibilidades sociales y políticas que aportan una visión de lo que fueron las décadas de violencia y los años que ahora nos toca vivir hacia la consolidación de la paz. Este es el reto. Y sus palancas de crecimiento vuelven a ser la propia sociedad en su conjunto y sus instituciones. Es momento de que, cinco años después del final de la amenaza armada, la organización terrorista asuma que su propio final es responsabilidad y obligación suya. Las trabas conocidas de quienes buscan un relato político de victoria policial desde el inmovilismo no pueden ser por más tiempo excusa para el atrincheramiento que pretende elaborar su propio discurso alternativo. En la práctica, sólo sirve para que ni las víctimas de la violencia ni los propios presos de la banda y sus familiares ni la ciudadanía en su conjunto puedan volcar sus esfuerzos en materializar su derecho al futuro.

Más sobre Editorial

ir a Editorial »