Casco rojo

¡Gracias, 2015!

Por Sergio Garbisu - Lunes, 17 de Octubre de 2016 - Actualizado a las 06:09h

Galería Noticia

éste es el mensaje que debería haber lucido ayer el flamante campeón del mundo de MotoGP de 2016 en su camiseta de celebración. Porque el año pasado su derrota frente a Lorenzo fue una auténtica bendición para el campeonato. Y me explico. Marc debutó en la categoría reina en 2013 bajo una nube de focos modificándose el reglamento ad hoc para que pudiera hacerlo en el equipo oficial de Honda, con la mejor moto, e hiciera lo que hizo: ganar el Mundial en el año de su debut. A pesar de no ser el primero en la historia en hacerlo, el campeonato necesitaba un nuevo héroe mediático, alguien que aunara liderazgo dentro y fuera de la pista, que cayera bien a casi todos, simpático, dicharachero, que volviera a llenar circuitos y vender toneladas de merchandising y suscripciones a las retransmisiones por TV. Con la espantada de Stoner, un agrio Lorenzo, un decadente Vale, un marchito Pedrosa y unas Ducati sin líder, la gran masa espectadora estaba huérfana. Al año siguiente, y con 10 carreras consecutivas ganadas y el segundo Mundial en el bolsillo, llegaron a plantearse estupideces tan enormes como que corriera en Moto2 y MotoGP en un mismo año, lo que era todo un insulto al resto de pilotos, como si no hubiera rival posible ya dentro de la pista y hubiera que buscar retos de fiestas de pueblo. Pero llegó 2015 y todo cambió. El invencible Marc sufrió lo indecible, mordió el polvo, fue derrotado y casi humillado por la marca rival. Se acababa el sueño. Ese año el mejor piloto de la parrilla se hizo aún mejor. Con una moto peor que un toro mecánico, casi incontrolable, se hizo un poco Stoner.

Por eso este Mundial vale el doble o el triple. Porque a diferencia de los dos anteriores, el mejor piloto ha ganado con una moto que no es la más equilibrada hoy de la parrilla. Listo, calculador, frío y aguantándose el puño cuando hacía falta. Todo se resume en un dato: mientras que él ha sido capaz de puntuar en todas las carreras, sus dos rivales, han sumado cuatro 0 cada uno. Nada más que añadir.

Últimas Noticias Multimedia