Análisis ciudadano

Otra vez a las andadas . Buenas noticias para el Conservatorio

Sábado, 11 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Desde la página de Bardenas Reales nos anuncian para esta semana unas nuevas maniobras militares con armamento real y corte de los puntos habituales. Así nos recuerda la Junta de las Bardenas desde su página oficial cómo se gana la vida, autorizando con convenios maniobras militares que exportan la muerte allende nuestra fronteras, y nos la devuelven convirtiendo las costas de Europa en cementerios. De la Junta no esperamos nada, acostumbrada que está a bañarse en sangre de inocentes para seguir gobernado una institución medieval por encima del pueblo de Navarra y manejando un inmenso caudal de dinero que esperamos que el Gobierno de Navarra investigue su uso, pidiendo cuentas, recibos, y responsabilidades a los gerentes presentes y pasados de la Junta, caiga quien caiga. Pero sí esperamos algo más de los pueblos congozantes, que no se escuden en las rentas que reciben de la desgracia que llevamos a otros pueblos, y con la ayuda del Gobierno foral, o sin ella porque con la muerte no se tiene que hacer negocio, objetar de ese impuesto de la guerra y decir no a la renovación del contrato el 2018, para que las Bardenas vuelvan a ser libres y para el pueblo”.

Joseba Amenedo

Integrante de Bardenas Ya

El departamento de Educación anunció hace unos días que el coste de personal del Conservatorio Fernando Remacha asciende a más de 371.000 euros y añadió que “en breve” iniciará la negociación con el Ayuntamiento de Tudela para cerrar el próximo convenio que tendrá una vigencia de 4 años. Parece, que, por fin, el tema de la financiación dejará de ser un problema y se garantiza la continuidad del conservatorio, al menos, durante cuatro años más. No obstante, para algunos partidos como PSN y PPN, el compromiso de financiar el 100% del coste del personal del centro no es suficiente y quieren además que la gestión sea regional en lugar de municipal. Esperemos que esta petición no ponga de nuevo en entredicho la viabilidad del Conservatorio.

G. Martínez