Mesa de Redacción

Ángeles y demonios

Por Rafa Martín - Lunes, 6 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

aDios lo que es de Dios y al César lo que es del César. Mikel Garciandía Goñi, capellán del santuario de Aralar, ha puesto un poco de cordura al anunciar que el Ángel no entrará en las dependencias del Parlamento foral -rompiendo una tradición de años- pese a la resolución aprobada por UPN, Geroa Bai y PP. Lejos quedan, afortunadamente, los tiempos del nacionalcatolicismo que impregnaba la vida pública foral y española, los generalísimos por la gracia de Dios y los dictadores bajo palio. La religión debe de tener su espacio y la política el suyo, con cada vez menos concomitancias. Sin beligerancias, ni enaltecimientos, ni menosprecios. Incluso en el caso de tradiciones populares con gran arraigo como esta. Que, por cierto, logra poner de acuerdo a formaciones antagónicas ante su anual visita de cortesía. Para no ser motivo de confrontación y “por el respeto que se merece”, el angelico no acudirá a la Cámara. Decisión igual de respetable que la que se merece la representación de la soberanía popular. La visita de Miguelicoforma parte más del folclore rural ancestral que del dogma religioso. Este año, eso sí, el revuelo fomentará un mayor recibimiento popular. Que cada cual le cante letanías o le ignore. Pero sin convertir la polémica en una cuestión de ángeles y demonios.

Últimas Noticias Multimedia