Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
un ruidoso debate parlamentario

Los datos y el propio decreto dejan en evidencia la base real del discurso del miedo sobre el euskera de UPN, PSN y PPN

Proponer que las plazas no docentes con euskera sean más que el 0,9% actual de unos 23.000 es “imponer el euskera”

La oposición ve “normal” que el alemán sea mérito en Tudela o el inglés en 32 OPE y “discriminatorio” que puntúe el euskera

Txus Iribarren / Javier Bergasa - Jueves, 16 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Ana Ollo defendió en el Parlamento el borrador del decreto.

Ana Ollo defendió en el Parlamento el borrador del decreto. (Bergasa)

Galería Noticia

Ana Ollo defendió en el Parlamento el borrador del decreto.

Pamplona- La llegada del borrador del decreto foral del euskera al Parlamento rompió el tono de participación, negociación y planificación con el que el texto legal había venido transitando por los espacios políticos (el debate previo interno entre cuatro fuerzas muy diversas en este tema como Geroa Bai, EH-Bildu, Podemos e I-E), los foros sectoriales y gobierno abierto e incluso las mesas sindicales (con posturas también encontradas de centrales, pero proactivas en cuanto a aportaciones) para estallar en un ruidoso debate parlamentario en el que los de menos fueron las medidas y datos aportados por la consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales del Gobierno de Navarra, Ana Ollo, porque la oposición lo llenó de consignas y frases hechas. Las reservas y matices a aspectos concretos de algunas fuerzas del cuatripartito -desde un apoyo global sólido- quedaron en un segundo plano ante una ofensiva coral de UPN, PPN y PSN con grandes aseveraciones y adjetivos (“discriminación del 90% de los navarros”, “imposición del euskera”, “primar el euskera sobre la formación”, “vulneración del derecho de igualdad en el acceso a la función pública”... ) sobre un decreto que, si se repasa su articulado, se limita a un desarrollo en positivo de la Ley Foral del Vascuence para “dar respuesta al derecho de la ciudadanía a ser atendida en las lenguas propias” desde la legalidad, la planificación, la progresividad y la adecuación a la realidad de cada zona dejando autonomía a las entidades locales, según la consejera. Ollo recordó datos como que menos del 1% (148) de los actuales puestos de funcionarios no docentes (23.000) tienen el requisito de ser bilingües frente a una sociedad que en 12,9% se manifiesta euskaldun o que el reforzamiento del peso del euskera como mérito sólo trataba de reequilibrar hechos como por ejemplo que hoy en día sea más importante saber alemán en Castejón que una lengua propia o que el inglés fuera decisivo con 10 puntos sobre 100 en 32 oposiciones de UPN. José Miguel Nuin, el veterano parlamentario de I-E hizo un resumen aproximado de lo sucedido en la intervención que cerraba un debate de brocha gorda: “Da igual lo que diga el decreto, los porcentajes de los méritos o la realidad. El guión ya estaba escrito y los partidos de la oposición se dedican en repetir una y otra vez falsedades sobre un tema en el que se busca generar ruido y conflicto. Y lo peor es que a veces se miente conscientemente”, señaló para recordar su apoyo al decreto cumplir la Ley del Vascuence, el acuerdo programático y adecuarse a la diversa realidad sociolingüística. Previamente Ollo, en la misma línea, había negado que el borrador de decreto “discrimine al 90% de la sociedad” y criticó “las mentiras y miedos que se están difundiendo por algunos para situar al euskera como elemento de confrontación”. “En política no todo vale y mentir, ocultar y manipular información no es admisible”, dijo.

Tras la exposición de la consejera, la parlamentaria del PPN Ana Beltrán afirmó que con este decreto el Gobierno foral “pretende llenar la Administración de Navarra con personas afines al nacionalismo vasco” y criticó que se quiere “discriminar a los castellanohablante”. “Este decreto viola el principio de igualdad de oportunidades, mérito y capacidad”, defendió Beltrán, quien advirtió de su “posible ilegalidad”. En su opinión, “no vamos a tener a los mejores en la Administración, sino a los que más euskera sepan”, aventuró.

En representación de UPN, Sergio Sayas dijo que con este decreto “va a ser muy difícil que un ciudadano navarro que no sepa euskera pueda trabajar en la administración y prácticamente imposible que alguien que no hable euskera pueda tener un concurso de traslados o una jefatura”. “No es un decreto a favor del euskera, sino que es un decreto contra los que no hablan euskera”, afirmó. Por el contrario, Koldo Martínez, de Geroa Bai, defendió el borrador de decreto del euskera en la Administración, que definió como “legal, democrático y garantista de los derechos lingüísticos de la ciudadanía y de los trabajadores”, y solicitó a regionalistas y populares que “dejen de malmeter, malpolitizar, meter miedo sin razones y enfrentar a los navarros”. “El euskera necesita buena política, políticas democráticas, integradoras y reconocedoras de nuestra diversidad”, alegó.

Por parte de EH Bildu, Dabid Anautrealizo una valoración “agridulce” sobre el decreto, ya que, según indicó, aunque introduce “avances” y se realiza “un esfuerzo para abrir las puertas del euskera”, todavía “se queda corto”. “Tendría que haber dado más de sí”, sostuvo el parlamentario de la coalición abertzale, quien insto al Gobierno foral a que “no se achante ante las presiones y las visiones catastrofistas”. Desde Podemos-Ahal Dugu, Rubén Velasco, tras adelantar el respaldo general de su grupo al decreto, puso sobre la mesa una duda por defecto y otra por exceso. Visto que se parte de “un nivel tan bajo” en cuanto a los puestos bilingües en la Administración “hay que apretar un poco más el acelerador”, señaló por un lado. Por otro, explicó que a la formación morada le suscita “más dudas” el apartado concerniente a méritos, aunque “nosotros nunca hablaríamos de discriminación” sino de quizá “reducir un poco los porcentajes” o concretarlos mucho según el puesto. “Salvando eso, nos parece adecuado el enfoque que han dado”, reiteró.

La socialista Inma Jurío, por su parte, reprochó al Ejecutivo que con este decreto busque “imponer y crear demandas y obligaciones a los navarros respecto a una lengua”. “Con esto están dejando de proteger los derechos lingüísticos del 87% de la población”. “Ni Navarra es bilingüe, ni en Navarra se vive en euskera. Se equivocan, porque el Gobierno es de todos, de los que sabemos, los que no sabemos y de los que no queremos saber”, dijo, diferenciando las zonas y lo que es una “lengua de trabajo” para defender la “igualdad” de acceso a la Función Pública.

“Mentiras”, cifras y articulado

funcionarios actuales

¿Tendrá que salir o trasladarse un funcionario sino es euskaldun? Algunas intervenciones políticas, sindicales y mediáticas han sembrado dudas sobre el futuro de aquellos puestos que, por departamentos, se decidan que sean con requisito bilingüe por ser servicio central o de atención al público.

El decreto garantiza siempre el puesto de trabajo al funcionario actual y le ofrece reciclaje. “No se va a despedir a nadie en la Administración por no saber euskera. Así se dijo en las distintas reuniones con las organizaciones sindicales que se están manteniendo. Y faltan a la verdad quienes digan eso. Como tampoco se va a trasladar a ningún funcionario por no tener el perfil lingüístico. Así se recoge expresamente en el artículo 26. Y quien diga lo contrario, miente, falsea, supongo que creyendo que va a obtener réditos políticos de esas mentiras”, dijo Ana Ollo en el Parlamento.

acceso a puestos

¿Va a ser “imposible” o “muy difícil” ser funcionario sin euskera? Las afirmaciones de los grupos de la oposición, apoyándose tanto en el tema de los circuitos bilingües como en el reforzamiento del peso del mérito, hablan de una “discriminación” a la inversa de la actual donde el euskera vale 0 puntos en casi media Navarra frente a 2 puntos por cada lengua extranjera, por ejemplo o entre las 6.142 plazas de Osasunbidea sólo un 0,64% son bilingües.

El euskera se equilibra a otras lenguas por zonas, se rentabilizan funcionarios euskaldunizados y se fijan circuitos al público.

“El porcentaje de euskaldunes en Navarra es del 12,9%, a los que se suma un 10,38% de euskaldunes pasivos, unos porcentajes que son diferentes según las zonas de la comunidad. A esto estamos respondiendo con el 0,9% de las plazas en la Administración (menos Educación) con perfil bilingüe”, señaló Ollo. El borrador de decreto busca cerrar esa brecha de forma gradual.

Ollo lo calificó de “realista” y con el mismo “se posibilita atender a la ciudadanía aplicando la normativa, la realidad sociolingüística y los recursos humanos y económicos disponibles” cumpliendo la LFV. “Se ha realizado un trabajo serio, riguroso y metódico” según el cual hay 3.500 funcionarios que han pasado por euskaltegis de los que 1.000 tendrían un B 2 o un C 1. d

¿Experiencia o euskera?

¿Va a pesar más saber euskera que ser un buen profesional? Los grupos de la oposición pusieron el acento en esta idea fuerza según la cual un proceso de selección o traslado en la Administración va a dar más importancia al aspecto lingüístico que a otros como tener publicaciones o años de antigüedad.

El decreto mantiene la puntuación de experiencia y formación. Más allá de que los euskaldunes tambien dominan el castellano y de que en 32 oposiciones de la última etapa de UPN se dieron 10 puntos sobre 100 por saber inglés para ser técnico de Hacienda, Ollo explicó que el refuerzo del peso del euskera como mérito (que se extiende a la zona no vascófona donde era 0) supone un “requilibrio” -mediante horquillas ad hoc- respecto a otras lenguas no propias y siempre muy por debajo de la valoración por “experiencia y formación” tanto en concurso oposición como en traslados. En el caso más ambicioso (concurso en zona vascófona) el euskera daría 9,2 puntos mientras la antigüedad-servicios prestados sumaría hasta 30;la formación, 10;y las lenguas extranjeras acumuladas, 6.

cartelería y papeles

¿El euskera va a sustituir al castellano en toda Navarra? La oposición llegó a decir, en algún caso, que el euskera se primaría sobre el castellano o que se iba a “imponer” el bilingüismo.

Opción para el bilingüismo y si hay solo una lengua, castellano Fuera de que conceptualmente chirría eso de “imponer” la opción a elegir o que un cartel bilingüe “discrimine”, el decreto es claro.

Últimas Noticias Multimedia