Homenaje y exaltación al culto en Tafalla que ya suma 102 honorarios a su servicio

Javier Molina y las familias Sandoval y Abínzano-Garjón, nuevos nombramientos
Hermanamiento con Asociación de Amigos del Cuto de Artajona, e Idoate, embajador

Carmelo Armendáriz - Domingo, 26 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Los diferentes homenajeados posan en una foto de familia en el centro cultural.

Los diferentes homenajeados posan en una foto de familia en el centro cultural. (CARMELO ARMENDARIZ)

Galería Noticia

Los diferentes homenajeados posan en una foto de familia en el centro cultural.

tafalla- En una jornada pasada por agua, la Orden del Cuto Divino de Tafalla celebró en el día de ayer su XXVI Capítulo General en el que fueron nombrados tres nuevos Caballeros y Damas Honorarias de la Orden. Los elegidos en esta ocasión fueron el pediatra Javier Molina, la familia tafallesa Abínzano-Garjón, más conocido como Tamboril y vinculados desde hace varias décadas con la hostelería, y la familia Sandoval, que regentan el restaurante Coque en Madrid. En este mismo acto se realizó un hermanamiento con la Asociación de Amigos del Cuto de Artajona y también se nombró al cocinero pamplonés, Juan Mari Idoate, embajador del cuto.

Con estos tres nuevos honorarios (la Asociación de Amigos del Cuto de Artajona ya recibió esta distinción en el año 2002) son ya 106 las personas y entidades elegidas por la Orden del Cuto Divino desde que celebró su primer capítulo en el año 1992. El día de ayer quedó deslucido, al igual que ocurrió el año pasado, por la intensa y persistente lluvia que restó vistosidad y boato al habitual desfile cívico por las calles en el que los miembros de las diferentes cofradías gastronómicas lucen orgullosos sus peculiares indumentarias de trajes, capas y sombreros con las que ensalzan los productos que les dan nombre. En la jornada de ayer se dieron cita en Tafalla un total de 15 cofradías con más de 150 representantes que se sumaron a la anfitriona de la localidad. La lluvia obligó también a anular la presencia de la Banda de Música de Artajona que iba a participar en el desfile callejero.

Los actos dieron comienzo a a las 10.30 de la mañana con una recepción y un aperitivo de bienvenida que tuvo lugar en el Restaurante Túbal organizada en colaboración con el Ayuntamiento de Tafalla. Una vez finalizada la misa los congregados se trasladaron, acompañados de los gaiteros y de los txistularis hasta el Centro Cultural Tafalla Kulturgunea, donde se llevó a cabo el XXVI Capítulo General de la Orden. Este acto dio comienzo cerca de las 13.00 horas y se desarrolló durante una hora y media.

intervenciones El primero en subir al escenario fue el pediatra, Javier Molina Garicano, quien después de más de 40 años de carrera se ha convertido en todo un referente en la Oncología pediátrica. En el mes de mayo del pasado año fue reconocido por el Gobierno de Navarra con la Cruz de Carlos III el Noble y en enero de este mismo año ha resultado elegido por el directorio médico Top Doctors como uno de los 50 facultativos mejor valorados dentro de la medicina privada en España. Coruñés de nacimiento, con raíces navarras, ha ejercido su profesión en la sección de Pediatría del Hospital Virgen del Camino de Pamplona. En 1989, junto a algunos familiares con niños enfermos de cáncer, decidió crear en Navarra la Asociación Adano. En su intervención dio lectura a unos versos en los que expresó su gratitud y admiración por Tafalla, por sus pacientes y por la Orden del Cuto de la que ya era miembro de número.

Seguidamente fue el Luis Abínzano (su esposa María Garjón falleció el año pasado) y su hija Uxua los que en representación de toda la familia recibieron la distinción. Sus inicios en la hostelería se remontan al año 1965 cuando abrieron en Tafalla el bar Tamboril. Más tarde regentaron la discoteca Güesera, el cine del Casino, el bar del Ereta, una cervecería y un videoclub. Con su espíritu emprendedor decidieron trasladarse hace 30 años a Benidorm donde montaron su primer bar-restaurante Tamboril, ubicado en la primera línea de la playa de Levante. En la actualidad cuentan con seis establecimientos hosteleros en Benidorm y una plantilla de cerca de 80 empleados. Luis Abínzano no pudo contener la emoción y agradeció a la Orden del Cuto el que se hubiesen acordado de ellos.

De la familia Sandoval fue Mario, el cocinero y chef del restaurante Coque de Madrid el que recibió el premio. Junto a sus dos hermanos, Diego (director de sala) y Rafael (sumiller), a los que se les conoce como los arqueólogos de los sabores representan la tercera generación al frente de un negocio que se inició hace seis décadas. En el año 2003 recibieron el premio al Mejor Establecimiento de Restauración de España y un año después la primera estrella Michelín. En 2013 el Premio Nacional de Gastronomía y dos año más tarde consiguieron las dos estrellas Michelín que conservan en la actualidad. En su intervención defendió “la tradición, la gastronomía y el modo de asar unos cochinillos” que ellos mismos crían en una granja.

Con la Asociación de Amigos del Cuto de Artajona, representados por Miguel Bañales y Eulalia Flamarique, se realizó un acto de hermanamiento con la Orden del Cuto Divino. Ambas entidades comparten la costumbre de rifar un cuto a beneficio de centros geriátricos desde principios del siglo XIX. Fuera de programa, la Orden del Cuto Divino decidió nombrar Embajador al cocinero Juan Mari Idoate (junto al resto de la familia) lo que fue recibido con gratitud y compromiso de ayudar en todo lo posible a esta cofradía.

Últimas Noticias Multimedia