La aldea global

Recadistas degradados

Por Txerra Díez Unzueta - Sábado, 6 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Galería Noticia

los modos de hacer información cambian y varían a lo largo de los tiempos y en esta tensa aldea global, mezclar información con entretenimiento es un coctel explosivo que a alguno le puede reventar en las narices, por exceso de circo y agitación mediática.

En esta sociedad sometida a presión informativa, los profesionales han tomado una deriva, apoyada por responsables y empresarios, de prestarle atención prioritaria a los testimonios y declaraciones de los personajes protagonistas de la actualidad, lo que lleva a plantear las noticias como piezas de obligadas declaraciones en la producción de una noticia, informativo, programa de actualidad. No existe noticia si no va acompañada de correspondiente declaración sonora de quienes son pivotes de la actualidad en el día a día de la comunicación mediática. Este sistema convierte a los periodistas en meros recadistas del quehacer informativo y devalúa su papel.

Es lamentable la imagen de un puñado de periodistas, micrófonos y cámaras rodeando al personaje en cuestión, en sudoroso intento de recoger un puñado de palabras para construir una noticia, que se repetirán incansablemente a lo largo de la jornada. Es la manera moderna de contar la realidad, de llevar las historias informativas a las grandes audiencias que escuchan aburridas una y otra vez la misma milonga, argumentario, narración, que los periodistas trasladan pasivamente, en un ejercicio indebido de transportistas de la actualidad. Y así, fluyen las noticias, muchas veces fuera de contexto o desgastadas por repetición redundante que hace de los informativos modelos repetitivos y necesitados de renovación que nadie se atreve a iniciar manteniendo mimética repetitiva en un flujo ininterrumpido de hechos, personajes, procesos e historias diarias para contar.