En fin

Legalidad sí, sentido común también

por javier arizaleta - Sábado, 10 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Galería Noticia

Llegadas estas fechas, comienza una diaria reunión en torno al agua en cada localidad. Se abren las piscinas y con ellas toda esa cultura de cremas, toallas, baños de agua y sol... Las piscinas son uno de los centros de ocio más importantes en nuestros pueblos. Algo que con el tiempo también se convierte en uno de los lugares que se recuerdan de la niñez. Esos chapuzones son toda una escuela de psicomotricidad para los niños. El agua se convierte en sí misma en un estado de alegría permanente que se traduce en griterío y juegos. El agua es sinónimo de vida. No es extrañar que el pasado lunes el alcalde Igúzquiza, Ignacio Urra, pidiera de todas las maneras posibles a los representantes del Parlamento de Navarra desplazados hasta la balsa de lodos de Azqueta que no la permitieran de ninguna de las maneras. ¿A quién puede beneficiar la instalación de una infraestructura que ponga en peligro la comarca? ¿Es posible que la legalidad admita proyectos que el sentido común los rechazaría sin dudarlo? Es por eso que la gente de Tierra Estella piensa que sus representantes no van a consentir una infraestructura de estas características. El problema puede venir de que la legalidad camufle algunos fallos de determinados organismos y personas para dar vía libre a este despropósito. Ahora que comienza el verano y con él tendremos la inmensa fortuna de disfrutar de un agua de calidad, es cuando también podemos unirnos a la petición de la plataforma Salvemos Montejurra para que en el futuro sigamos disfrutando del recurso del agua sin temor. Puede parecer poco, pero es mucho: mantener la salud de nuestro medio ambiente debería ser ley fundamental en nuestra convivencia. Y, en fin, hacer cumplirla también.

Últimas Noticias Multimedia