Un auto reabre el caso de los módulos del bar de Egüés de 2009

Atiende el recurso de apelación presentada por el Ayuntamiento que ve indicios de un posible delito

Miércoles, 14 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

PAMPLONA- Un Auto del Juzgado de la sección primera de la Audiencia Provincial de Navarra ha dado la razón al Ayuntamiento en el recurso de apelación que interpuso contra una resolución judicial anterior que archivaba la causa contra los ex corporativos regionalistas Josetxo Andía y Carolina Potau en relación a la venta de unos módulos destinados al bar del polideportivo, adquiridos por el Ayuntamiento en 2003 y retirados en 2009. El Auto ordena que se continúe la tramitación de la causa ya que la apertura de un juicio oral quedó en suspenso tras admitirse las alegaciones regionalistas: “No podemos considerar injustificada la propuesta efectuada por el recurrente de que existen indicios de la posible participación delictiva de los investigados en los hechos”, expone. El asesor jurídico “puso en conocimiento la forma en que debía llevarse a cabo la baja en el inventario de los módulos por su retirada a requerimiento de la coordinadora de deportes, quien le comunicó lo acordado por el alcalde y Nasipa en un acuerdo que no se ajustaba a lo legalmente establecido, extremo sobre el que él informó y que además comunicó expresamente a la concejala de Hacienda, señora Potau”. “Fue comunicada y conocida la necesidad de una resolución formal para llevar a cabo la actuación, así como la solicitud y los requisitos de la misma para ser ajustada a derecho, extremos conocidos por los investigados, pese a lo cual se llevó a cabo de facto la retirada de los módulos sin el correspondiente expediente y por tanto sin resolución alguna, ajustándose lo que finalmente ocurrió a las condiciones que se dicen acordadas inicialmente entre el alcalde y Nasipa, según consta en un correo electrónico remitido por la coordinadora de Deportes”, reitera. Asimismo, “constan las pruebas practicadas para determinar el valor de los módulos retirados -116.584,43 euros- y el coste de retirada -11.530 euros- que finalmente fue llevado a cabo por la empresa indicada por Nasipa, Cosmetal, que posteriormente entró en concurso, sin que se haya acreditado que abonase, ni percibiera cantidad alguna”. Para Alfonso Etxeberría está claro que “el exalcalde regaló un bien público de 154.000 a una empresa que ya tenía otros procedimientos judiciales con el Consistorio como era NASIPA”. - D.N.

Últimas Noticias Multimedia