De frente

Expediente X

Por Félix Monreal - Jueves, 15 de Junio de 2017 - Actualizado a las 08:01h

La familia de Ignacio Echeverría -asesinado por los yihadistas, según la versión oficial, en el más reciente ataque en Londres- desvela ocho días después del suceso que, por miedo a posibles represalias, cambió la versión ofrecida inicialmente por los amigos del fallecido y que el difunto no salió en defensa de una mujer, como se ha sostenido y elogiado, sino de un policía. A estas alturas confieso que ya no me creo nada de este asunto. El silencio sobre la investigación y la incomprensible demora en la identificación del desaparecido dan pie a cualquier tipo de especulación y casi todas me suenan ya tan plausibles de tomarse en cuenta como las que publicamos en los canales habituales de información suministradas por las agencias de noticias. No lo digo solo por aquella primera versión que circulaba referente a que Echeverría había sido abatido por disparos de algún agente;fue después cuando se resolvió que le habían apuñalado. Pero en la red se plantean más dudas: ¿por que la única foto de Echeverría difundida durante días era tan antigua (dicen que de principios de la pasada década) y no correspondía a la actualidad (38 años)?;¿que hacía un hombre de su edad una noche de sábado con un monopatín?;¿cómo puede aparecer tan serena la familia después de días sin noticias y con un desenlace trágico?;¿es posible enfrentarse a tres agresores suicidas, golpearlos con un patín y sostener la lucha durante 40 segundos, como ha dicho el hermano de la víctima?;¿por qué hay contradicciones en las versiones de los amigos que le acompañaban? Parafraseando a Pablo Iglesias en la reciente moción de censura -que no lo digo yo, que está en la red-, hay hasta quien se atreve a asegurar que Echeverría no murió en Londres sino mucho antes y trazan oscuras historias de servicios de inteligencia. Es lo que pasa en estos tiempos en los que la verdad está en entredicho, y no porque la prensa evite contarla, sino porque la maquinaría de seguridad, o lo que sea, la oculta cuando no la manipula. Como un expediente X.

Últimas Noticias Multimedia