Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

“Si no llega a ser por los policías, estaría muerto”

los testimonios de dos supervivientes y de sus ‘ángeles’ de uniforme se dan cita en esta jornada de concienciación

Un reportaje de M. Pérez - Viernes, 16 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

“Te das cuenta después de lo cerca que has estado de la muerte y de que has tenido mucha suerte. Estuve un mes en el hospital y en la planta había personas que les había dado algo parecido y que se quedaban con muchas secuelas. Yo, en cambio, no tengo ningún tipo de secuela y puedo dar gracias a Dios de que estoy aquí prácticamente como estaba antes. He tenido muchísima suerte o, bien, ha habido personas que han hecho las cosas bien, se han encargado de que haya gente con formación, que los municipales tuvieran un desfibrilador en el coche... ”. Quien así se expresa es Luis Elizalde, un vecino de Zizur Mayor que el 27 de marzo de 2015 sufrió una parada cardíaca en su domicilio. Tras telefonear al 112, su mujer y una vecina, guiadas por las tranquilas indicaciones de SOS Navarra, iniciaron la reanimación cardiopulmonar (RCP), que retomaron a los dos minutos dos agentes de la Policía Municipal, los cuales llevaban consigo un desfibrilador. Una labor que mantuvieron hasta que llegaron los servicios de emergencia. “Los cuatro eslabones de la cadena de supervivencia fueron perfectos”, señaló Elizalde.

Ayer, con motivo de la jornada técnica Primeros intervinientes en la cadena de supervivencia. Muerte súbita cardíaca en Navarra, organizada por el Gobierno foral para extender el programa de formación y desfibrilación del primer interviniente (policías, bomberos, socorristas y entorno deportivo), Elizalde afirmó que “todos los ayuntamientos pueden hacer un esfuerzo para poner desfibriladores en todos los pueblos”. Y es que, como sostuvo, “si no llega a ser por los policías municipales, yo estaría muerto”.

Sus dos guardaespaldas fueron los agentes Iñaki Carranza y Javier Cuevas. El primero recordó que el dinero que destinaron a este proyecto en un principio se pensaba dedicar a test de droga para hacer controles, pero “el mal sabor de boca” que les generó no poder salvar a una vecina que había sufrido una parada, hizo que la jefatura de la Policía Municipal, entonces ocupada por Alfredo Ondarra, y la alcaldía apostaran por comprar un desfibrilador y formar a los agentes. “Una inversión muy pequeña comparada con los beneficios que tiene”, indicó Carranza. Su compañero recordó que “era la primera vez” que utilizaban el aparato y sólo 15 ó 20 días antes habían sido instruidos para ello por El ABC que Salva vidas. “Nos sorprendimos de lo tranquilos que estábamos”, reconoció Cuevas, que apuntó que “eso te da seguridad para otra intervención cuando vuelva a ocurrir”.

El vecino de Barañáin Gerardo Irisarri tampoco tiene secuelas de la muerte súbita que sufrió el 27 de marzo de 2016, de la que fue atendido en un primer momento por su vecino Gonzalo, profesor que había recibido formación de reanimación cardiopulmonar, y posteriormente por la Policía Municipal, que llevaba un desfibrilador en el coche y que actuó hasta que llegaron los servicios de urgencia. Tras agradecer al Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea, a los policías, a su vecino y al ABC la labor realizada, consideró que no es una persona afortunada. “No creo que haya tenido ninguna suerte”, porque “un infarto no es tener suerte”, pero sí consideró que su situación responde “a un conjunto de cosas que han funcionado bien”, por lo que deseó que su ejemplo sirviese “de motivación” para los asistentes. En esa línea, el agente que aquel día le asistió, Daniel Chocarro, recalcó que “esto funciona”. No obstante, a él le ha tocado actuar en dos ocasiones como primer interviniente y los dos “con buenos resultados”. Los supervivientes coincidieron en dar las gracias y pidieron a los responsables que “sigan trabajando” por esa senda, para que, al que le pueda ocurrir una parada cardíaca, “tenga la posibilidad de salir vivo”.

Más sobre Navarra

ir a Navarra »

Últimas Noticias Multimedia