“El cambio no está consolidado, aún es débil y me preocupan los intereses partidistas”

Domingo, 18 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

burlada- El Ayuntamiento de Burlada es uno de los pocos de la Comarca gobernado por un grupo sin una sigla concreta detrás y bastante heterogéneo. Gentes de Geroa Bai, de Podemos, de Batzarre y de un colectivo ecuatoriano se unieron en Cambiando Burlada-Burlata Aldatuz, una experiencia novedosa que fue la lista más votada en su primera presencia electoral, que ha funcionado y que, según el alcalde, Txema Noval, es exportable a otras localidades.

¿Cómo está siendo la experiencia de Cambiando Burlada?

-Creo que está funcionando bien. No estamos jugando a nuestros colores particulares sino que estamos pensando en clave de Burlada. Prácticamente no presentamos mociones de los distintos partidos. Por ejemplo, esta última de la bandera de Navarra desde aquí la veíamos críticamente porque nos parecía que era meternos en la boca del lobo. Somos un grupo de personas de Burlada que nos conocemos de estar juntos y separados desde hace muchos años.

Y cree que la experiencia es exportable.

-Pienso que no beneficia nada a las elecciones municipales que coincidan con las forales. Si las elecciones fueran separadas la experiencia que se hace en Burlada es muy exportable a muchas localidades porque nos centraríamos en lo que realmente nos interesa. Reconozco que no voy a hacer carrera porque soy muy ingenuo, pero lo que me interesa es Burlada. En su día, en los restos de NaBai 2011, lancé la idea de ir todos juntos, incluso con EH Bildu y con Izquierda Unida. Es una utopía, pero creo que es lo que procede. Si cada uno vamos con nuestra sigla siempre hay que marcar diferencias.

¿Repetirán?

-Vamos a ver qué pasa. Los partidos nos miran de fuera yo creo que con cierta envidia. Ya veremos si nos dejan porque también tengo la sensación de que todas las alternativas unitarias que funcionan alguien las rompe. Me ilusionó mucho el NaBai de 2003 y por eso volví a la política activa. Tuvo 80.000 votos y puso muy nervioso a UPN pero duró poco porque ya nos encargamos desde fuera y desde dentro de romperla. Espero que no pase lo mismo en Burlada.

Una reflexión sobre cómo están funcionando los ayuntamientos del cambio

-Una doble reflexión. Primero, que no somos más tontos ni menos guapos que los anteriores. Las cosas funcionan y se está demostrando que en muchos casos las gestiones anteriores no eran tan modélicas como se pretendía. Y la segunda. Yo disfruto cada vez que voy a algún acto oficial y veo que estamos personas normales, que no tenemos que ir con una corbata o con un chófer. Esa imagen de frescura me gusta y disfruto, por ejemplo, en la marcha a las Bardenas. Que un alcalde de una población importante esté allí, o en un desahucio... Esas cosas que antes no se veían. No soy dado a salir en la foto pero hay fotos en las que me ofrezco para salir.

¿El cambio ha venido para quedarse?

-Tenemos que darnos cuenta de que no está consolidado, es débil y me preocupan los intereses partidistas. Quizás puedo decirlo porque me siento bastante libre de ataduras particulares, pero me preocupa que cada uno quiera hacer la guerra por su cuenta. En el Parlamento estamos 26-24, en Pamplona 14-13, en Burlada 10-7. En los ayuntamientos hay unas mayorías seguramente más fáciles de conservar.

Pero hay discrepancias.

-Para mí esas discrepancias muchas veces son gratuitas, hacemos cuestión de la anécdota y el electorado en eso sí que nos puede reprender porque una cosa que quiere nuestro electorado es que nos centremos en lo importante. El cambio ha venido para quedarse si nosotros hacemos por quedarnos. Comparto cambiar las cosas poco a poco, el cambio tranquilo, pero no por temor sino porque tiene que ir afianzándose. Mucha gente pensaba que el cambio era: Vienen los míos, ahora toca lo mío, y yo creo que tampoco es eso. A nivel municipal hemos venido a poner rigor, no a hacer populismo. - P.G.

Últimas Noticias Multimedia