La MTB puede con el calor

btt | más de medio millar de aficionados al ciclismo se dieron cita ayer en sarriguren, pese a las altas temperaturas, en la 11ª edición de esta carrera no competitiva

Mikel Erbiti | Oskar Montero - Lunes, 19 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:01h

Los participantes, en el momento de la salida.

Los participantes, en el momento de la salida.

Galería Noticia

Los participantes, en el momento de la salida.Ciclistas de diferentes edades, en uno de los senderos.

sarriguren- Cientos de ciclistas volvieron a rodear durante el día de ayer los valles de Aranguren, Egües y Lizoain-Arriasgoiti en una nueva entrega de la Iruña MTB, la carrera no competitiva de BTT que organiza el grupo KEA.

Los más de 30 grados que marcaban los termómetros en Sarriguren no impidieron que 690 participantes disfrutasen de una mañana pedaleando. La organización preparó una serie de avituallamientos con líquidos y comida a lo largo de los dos recorridos que conformaban la prueba para ayudar a los ciclistas a combatir el calor. Al número de participantes se les sumaron unos 40 mecánicos que recorrieron junto a ellos los senderos de la travesía.

Cinco minutos antes de iniciarse la prueba Alfonso Juárez, presidente de KEA, leyó un comunicado en el que hizo referencia a los graves accidentes que están teniendo lugar en las carreteras en los que numerosos ciclistas están siendo atropellados. “Estamos teniendo problemas a la hora de rodar por las carreteras. Hemos tenido bastantes fallecidos, dos de ellos la semana pasada en Navarra y por eso hemos creído oportuno hacer este comunicado antes de la marcha”, afirmó Carlos Iturralde, miembro de la organización de la carrera no competitiva.

Tras la lectura de ese comunicado, ciclistas, mecánicos, miembros de la organización y aficionados guardaron un minuto de silencio por los ciclistas fallecidos en carretera en los últimos meses. “Ha sido muy emotivo ya que nos sentimos muy afectados por esta situación a la que, sin duda, hay que poner solución” explicó Iturralde.

Una vez finalizado el minuto de silencio, los ciclistas se prepararon para dar comienzo a esta 11ª edición. El cohete lanzado desde el polideportivo de Sarriguren daba comienzo a la multitudinaria marcha bajo el sol que pegaba con fuerza.

La prueba se dividía en dos recorridos a elegir entre los bikers. Uno de ellos era asequible para los aficionados a la BTT y constaba de 40 kilómetros con 800 metros de desnivel. Combinaba trazados de pista con caminos alrededor de los valles. El segundo, más exigente, constaba de un recorrido de 62 kilómetros y 1450 de desnivel. De los 690 participantes de la carrera, alrededor del 60% optó por realizar la prueba corta mientras que un 40% se atrevió con el recorrido más largo.

Una de las novedades de esta edición fue la inclusión del valle Lizoain-Arriasgoiti como parte del recorrido para ambas pruebas. Los ciclistas agradecieron esta novedad por la belleza del recorrido. “Me ha parecido un acierto incluir una nueva ruta. Este recorrido, en mi opinión, es más completo pese a que la prueba ha sido bastante dura. No tanto por el recorrido sino por las temperaturas”, explicaba Iñaki Hernando, participante habitual de esta carrera. Esta nueva ruta llega tras tres años en los que la carrera recorría la zona de la localidad de Ardanaz. Esta fue una de las razones que impulsó a la organización a incluir este nuevo valle como parte de la carrera. “Siempre intentamos buscar cosas novedosas para la gente. Este valle no lo habíamos incluido hasta ahora y este año nos hemos metido de lleno en la zona de Mendioroz. La ruta larga ha bajado hasta Zunzarren y los ciclistas han podido disfrutar de una subida inédita a Oscáriz. La gente nos ha dicho que este recorrido les ha parecido bonito y novedoso”, apuntó Carlos Iturralde, del grupo KEA.

Ante las altas temperaturas, los avituallamientos jugaron un papel fundamental. “Sobre todo en los kilómetros finales es cuando he visto a la gente más afectada por el calor. Ha habido momentos en los que se ha hecho realmente duro pero la organización tenía todo controlado y muy bien preparado”, comentaba el participante Iñaki Hernando.

Cansados y acalorados pero con una sonrisa en la cara fueron entrando uno a uno los 690 participantes que pudieron disfrutar de una comida para reponer fuerzas.

Un año más la carrera no competitiva Iruña MTB cumplía su objetivo: los participantes disfrutaron de una mañana de ciclismo de montaña por senderos y recorridos a través de los valles de alrededor de Sarriguren.

Últimas Noticias Multimedia