la carta del día

En serio, ¿hablamos de alcohol?

Por Raquel González Eransus - Martes, 27 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

No es fácil encarar un debate sobre el consumo de alcohol y más cuando se entrecruzan salud y economía. Lo intentaré, a riesgo de no incorporar todas las variables de análisis que ocupan los espacios socio-sanitarios, y desde una reflexión personal inacabada.

Es cierto que no todo el mundo bebe y que el no consumo es también una opción personal y social que cada vez más personas eligen. Sin embargo, hoy en día la gran mayoría consume alcohol, lo normal.

No es mi intención sermonear y hacer campaña acerca de los límites y recomendaciones que desde distintos organismos sanitarios difundimos, tan solo incorporar al debate, más allá de la cantidad o la calidad de lo que bebemos, algunas preguntas y elementos para el análisis.

¿Por qué hemos normalizado el consumo de alcohol? ¿Cómo y cuándo hemos llegado a la conclusión de que nuestro consumo es lo normal? ¿Qué consecuencias implican para la sociedad, para nuestros jóvenes, para una población que tiene una alta esperanza de vida y en la que aumenta el peso de enfermedades no transmisibles y evitables?

A pesar de que contamos con suficiente evidencia científica en la que se asocia el consumo de alcohol con más de 60 enfermedades o que reduce años de vida, bebemos alcohol, obviando o minimizando el impacto que podrá tener sobre nuestra salud, pero también obviando el impacto que sobre otros, bebedores pasivos, tiene (accidentes de tráfico, agresiones verbales, físicas o sexuales, etcétera).

Como sociedad hemos aceptado el riesgo, y hasta hay un cierto gusto por el mismo. Probablemente a nuestra rutina le falte un poco de chispa o adrenalina, pero lograr más momentos de disfrute o gozosos, no solo es una cuestión de recursos u ofertas de ocio y culturales, sino también de una actitud social y política ante la vida de cada persona.

Me pregunto por el modelo de comunidad, y de ciudad, que queremos construir, ofrecer, o dejar como legado a la generaciones presentes y futuras que no teniendo la capacidad legal para acceder al alcohol tienen un modelo que invita a su consumo. Podemos hacer una apuesta por la gastronomía, que favorezca el impulso de nuestra huerta y podemos también poner en valor nuestros caldos, pero ¿es necesario que pongamos en relación en nuestras ofertas culturales, con tanta facilidad, ocio, gastronomía, diversión y alcohol?

Lo hacemos porque es lo que funciona, es lo normal, es lo bien visto, ¿sí?, ¿en qué otras opciones hemos pensado? ¿Qué elementos hemos tenido en cuenta para elegir y mantener nuestra elección?

La autora es socióloga, Promoción de la Salud y Salud en todas las Políticas (ISPLN)

Últimas Noticias Multimedia