Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Celebración al pie del cañón

Dos puestos, tres ambulancias y un furgón forman el despliegue de la DYA
Voluntarios de Extremadura ayudarán

Patricia Fernández - Eduardo Sanz - Viernes, 7 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Voluntarios de la DYA, formada por personas de todas las edades, comenzaron la fiesta en el puesto de socorro de Sarasate.

Voluntarios de la DYA, formada por personas de todas las edades, comenzaron la fiesta en el puesto de socorro de Sarasate.

Galería Noticia

Voluntarios de la DYA, formada por personas de todas las edades, comenzaron la fiesta en el puesto de socorro de Sarasate.Las mayores intervenciones se dieron al terminar el Chupinazo.

pamplona- Los voluntarios de la DYA fueron los encargados este año de lanzar el cohete de inicio de las fiestas. No obstante, la DYA no solo estuvo ayer en el Ayuntamiento, sino que siguió al pie del cañón en los puestos de socorro para atender las incidencias del Chupinazo.

A falta de una hora para el comienzo de los Sanfermines 2017, los ocho voluntarios que se encontraban en el puesto situado en frente de la Diputación habían tenido que atender apenas un par de heridas: “Lo que hemos atendido han sido un corte y una ampolla”, aseguró Mikel Vallejo, jefe de guardia el día 6. Vallejo explicó, además, que en ese puesto contaban con un médico, una enfermera, dos ambulancias de soporte básico y una tercera para medicalizar. No obstante, la DYA cada vez tiene que socorrer menos incidencias desde la prohibición del vidrio en el Chupinazo: “Hace siete años, cada Chupinazo había que suturar a 60 personas. Ahora atendemos golpes de calor o algún traumatismo”, comentó Vallejo. Para estos Sanfermines, además, la DYA cuenta con un protocolo de activación en el caso de un accidente de múltiples víctimas

Este año, el equipo de voluntarios cuenta con la ilusión de ser los encargados de tirar el Chupinazo: “Lo que más me gusta de esta labor es el reconocimiento de la gente que se están acercando toda la mañana para darnos la enhorabuena. Se nota que la ciudad aprecia a la DYA”, aseguró la voluntaria Helena Zoco. Esa opinión la compartía también Cristina Esparza, quien, con una trayectoria de 22 años, afirmó haber crecido como persona gracias a la DYA por lo que “moriré vestida de amarillo”. Seis voluntarios de la DYA de Extremadura también ayudarán este año, en el que se incorporarán nuevos voluntarios como Iñigo Aceituno, de 17 años.

Los voluntarios vieron su chupinazo de mano de móviles o pañuelos en alto, pero una vez lanzado el cohete tuvieron que volver al trabajo. A los pocos minutos llegaba al puesto el aviso de un desmayo, así como un joven con una brecha y otro con un corte en el labio. Un día especial para la DYA en el que no dejaron de lado su labor de ayuda.

Últimas Noticias Multimedia