Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Un recortador de Albacete es arrollado por un cabestro y se lesiona una rodilla

Carlos Martínez, de 33 años y que lleva casi 20 viniendo a Pamplona, fue atendido en Urgencias por una herida leve

Lunes, 10 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Carlos Martínez Miranda, esperando a recibir sus resultados.

Carlos Martínez Miranda, esperando a recibir sus resultados.

Galería Noticia

Carlos Martínez Miranda, esperando a recibir sus resultados.

Pamplona- A Carlos Martínez Miranda ya le habían superado los seis morlacos cuando uno de los tres cabestros de cola (que ayer corrieron con el resto de la manada por un problema durante el encierrillo) lo arroyó, haciéndole perder el equilibrio y retorciéndose la rodilla. El daño no fue grave y en aproximadamente dos horas fue dado de alta.

Este albaceteño, residente en Socovos y gran apasionado de los toros, lleva más de media vida viniendo a Pamplona para correr los Sanfermines, aproximadamente veinte años. El mozo, que también participa en concursos de recortes, corre en la actualidad en el último tramo de Estafeta, aunque en sus comienzos partía desde Telefónica.

Durante su larga trayectoria sobre los adoquines pamploneses, Martínez ya había visitado en cinco ocasiones el hospital, pero nunca ha sido por una cornada. La más grave, relató, fue el 14 de julio del pasado año, cuando se rompió el menisco pisoteado por los miuras tras esquivar un montón de mozos en el Callejón. Sí ha sufrido, sin embargo, cornadas en otros encierros y en concursos de recortadores, concretamente siete, aunque todas “limpias y sin gravedad”.

Martínez coincidió con otros mozos al señalar que no había una especial masificación durante la carrera, sobre todo teniendo en cuenta que se trataba del encierro del domingo. Pese a eso, comentó, no puedo hacer una buena carrera por la velocidad del primero de los astados y debido a que se encontraba en el margen izquierdo de la calle, por donde los toros iban muy arropados por los cabestros. “Solo he podido ver al primer toro, al que no he podido ni acercarme porque iba rapidísimo, y otro toro negro que iba protegido por los cabestros”, lamentó. - L.H.

Últimas Noticias Multimedia