la carta del día

¿Es imposible la oficialidad del euskara en el Poder Judicial?

Por Joseba Otano Villanueva - Lunes, 10 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

La Constitución española dice en el artículo 3.2: Además del castellano, “las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas comunidades autónomas de acuerdo con sus Estatutos”.

Y añade en el artículo 3.3: “La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección”.

Por tanto, en el Estado español la oficialidad de las lenguas diferentes al castellano, cual es el caso del euskara, hay que concretarla en los Estatutos de Autonomía. Los Estatutos y las leyes del idioma que los desarrollen tienen que determinar la clase de oficialidad.

En el caso de Navarra, se desarrolló el mandato constitucional en el artículo 9 de la Ley Orgánica de Reintegración y Amejoramiento del Régimen Foral de Navarra. Posteriormente, con la Ley Foral del Vascuence 18/1986.

Es decir, en la Ley Foral del Vascuence se precisa qué clase de oficialidad tiene el euskara en Navarra. Navarra no tiene por qué renunciar a determinar la oficialidad en diversos sectores. Si quiere, puede hacerlo, pero no está en modo alguno obligada a ello.

En la Ley Orgánica del Poder Judicial se regula en el mundo de los tribunales el uso de las lenguas que no son el castellano. Lo ha regulado el Congreso de España. En cambio, el mandato constitucional les da esa función a los Estatutos de Autonomía (y por tanto, a las leyes idiomáticas que los desarrollen).

El Poder Judicial es muy fuerte y es un coto cerrado del castellano. El poder autonómico ha renunciado a ese espacio y no ha regulado el tema de las lenguas (así es en Navarra). Las consecuencias son muy malas: en el Poder Judicial no se toman en cuenta como es debido los derechos lingüísticos de los euskaldunes y el uso del euskara no se garantiza en absoluto. La consecuencia colateral no es mejor: los que tienen que interpretar las normas en torno al euskara son ellos, los que tienen su terreno convertido en un fortín del castellano, y a los euskaldunes no nos sale gratis.

El 16 de mayo de 2017, la secretaría de gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Navarra le respondió así a la Comisión de la Korrika de las Administraciones de Navarra, respecto a la petición de que comience a euskaldunizarse: “Es un asunto del Poder Legislativo” de España. Por lo visto, no cabe hacer nada en este aspecto.

Sí, sí cabe hacer, y el Parlamento de Navarra debería meter mano en ese mundo. El Gobierno de Navarra, también, ya que la Ley del Vascuence, debido a su falta de precisión, le puede dar mucho juego, si quiere. Se necesita valentía de los políticos, aunque sea entrar en el interior del poder del Estado español.

El autor es miembro de Administrazioan Euskaraz Taldea