Zubieta protege su patrimonio

la preciosa villa de malerreka es un auténtico y vivo museo de arquitectura civil y popular de la navarra del noroeste

Lander Santamaría. PGUM de Zubieta - Lunes, 10 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El palacio Irigoien, también conocido por ‘palazioa’ en la villa, uno de los de Cabo de Armería del siglo XVIII, goza de la máxima protección.

El palacio Irigoien, también conocido por ‘palazioa’ en la villa, uno de los de Cabo de Armería del siglo XVIII, goza de la máxima protección.

Galería Noticia

El palacio Irigoien, también conocido por ‘palazioa’ en la villa, uno de los de Cabo de Armería del siglo XVIII, goza de la máxima protección.Uno de los antiquísimos caminos de losas de piedra que sobreviven en Zubieta.

El Ayuntamiento de Zubieta, localidad que quizás toma su nombre (el sitio o lugar del puente) que facilita su acceso, acaba de aprobar su Plan General de Urbanismo Municipal (PGUM) en el que dicta todas las actuaciones aconsejables y posibles, la normativa a aplicar y proteger los edificios y mobiliario más significativo y valioso. El documento ha sido redactado por el estudio de arquitectos que dirigen María Urmeneta y Patxi Chocarro, que han desarrollado un trabajo detallado y concienzudo para un municipio que es por sí mismo un auténtico y vivo museo de la arquitectura civil y popular de la Navarra del noroeste.

Zubieta, con una superficie de 18,06 km2 y una población actual de 311 habitantes (los mismos que en 2011 cuando se iniciaron los estudios) y una densidad de 17,22 habitantes por km2, es un municipio casi virgen que por fortuna y en la práctica no ha sufrido agresiones urbanísticas serias. El núcleo central conserva su configuración y características históricas originales, de igual forma que sus barrios o lugares habitados de Ameztia, Aurkidi, Azkota, Mendrasa y Sarekoa.

En los cinco barrios mencionados residen 46 vecinos que se añaden a los 265 que ocupan viviendas en la villa misma, hasta totalizar su población actual, los 311 habitantes, de los que 174 son hombres y 137 mujeres. La tasa de crecimiento (nacimientos menos defunciones) es negativa y se sitúa en el 3,72%, y los de 14 años o menos representan el 20,7% y el 5,5% los de 80 o más años.

El contraste es una de sus características determinantes y destacan los numerosos barrancos y regatas, las denominadas Ola y Ditxilu, entre ellas. Allí se localizan antiguos puentes muy peculiares construidos a base de una única losa de piedra de gran tamaño que, lógicamente, han sido protegidos por su singularidad.

De igual forma, en varios parajes se conservan como si el tiempo se hubiera detenido desde que fueron construidos, llamativos caminos rurales con suelos de losas. Vestigios vivos que denotan la intuición y la inteligente capacidad de los antepasadosxubitarrakpara hacer uso y aprovechamiento de los materiales que la naturaleza había puesto a su alcance. También han sido objeto de una particular protección.

En definitiva, que Zubieta cuenta desde ahora con una protección que se extiende a lo largo y ancho de todo lo mejor de sí mismo. Un lugar que vale la pena visitar.

un tratado de arquitectura

LA “REGIÓN DE LOS CASERÍOS”

Texto vivo. En su Geografía de Navarra, que uno piensa que debería volver a las escuelas, Leoncio Urabayen encuadra a Zubieta en la “región de los caseríos”. Lo decía en 1950, pero en el caso de esta villa sigue plenamente vigente. El Plan General incluye 53 edificios con la máxima protección y además lavaderos, fuentes, ruedas de molino colocadas como ornamento, caminos de losas, cruces de Vía Crucis y otros elementos de notable interés. Un tratado vivo de arquitectura que relata la historia de Zubieta y es digno de ser visitado y leído. - L.M.S.