Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
provocó lesiones psíquicas a un matrimonio

Dos años y medio de prisión a los dueños de una discoteca de Cuenca por el excesivo ruido del local

EFE - Martes, 11 de Julio de 2017 - Actualizado a las 13:26h

Imagen de un DJ en plena actuación en una discoteca.

Imagen de un DJ en plena actuación en una discoteca. (Archivo)

Galería Noticia

Imagen de un DJ en plena actuación en una discoteca.

TOLEDO. La Audiencia Provincial de Cuenca ha condenado a dos años y medio de cárcel a los dueños de una discoteca de Las Pedroñeras por los ruidos del local, que provocaron lesiones psíquicas a un matrimonio vecino, que se vio incluso obligado a mudarse de domicilio.

Los condenados, de 70 y 39 años, son el dueño del local y su hijo, quien lo regentaba, según recoge la sentencia a la que ha tenido acceso Efe.

Ambos han sido condenados como coautores de un delito contra el medio ambiente y de dos delitos de lesiones, y tendrán que indemnizar con 20.000 euros al matrimonio afectado.

Las primeras denuncias datan de 2009, cuando el matrimonio -cuya vivienda era colindante con la discoteca- fue al Ayuntamiento de Las Pedroñeras a solicitar que se realizaran las correspondientes mediciones acústicas del ruido transmitido a su vivienda.

Las mediciones realizadas por la Policía Local en ese año y los siguientes confirmaron que se superaban los niveles máximos de ruidos permitidos legalmente y los dueños de la discoteca fueron multados por el Consistorio, que también dictó una orden de clausura del local.

El 2 de enero de 2012 efectivos de la Policía Local procedieron a cerrar el establecimiento mediante el precinto de las puertas, pero tres días después comprobaron que estaba abierto y el precinto roto.

El día 23 de ese mes, los agentes volvieron a precintar el local y tuvieron que hacer lo mismo el 6 de marzo, ante la desobediencia de los dueños.

Un mes después, el Ayuntamiento de Las Pedroñeras autorizó una licencia urbanística para el aislamiento acústico del local, obras que consistieron en cerrar la segunda planta, instalar dos puertas metálicas de acceso y cambiar el equipo de música.

Sin embargo, en diciembre de 2012, el Consistorio volvió a hacer mediciones y confirmó valores de ruido superiores a los legales en el dormitorio del matrimonio.

El ruido, según la sentencia, causó lesiones psíquicas en ambos querellantes que necesitaron tratamiento médico continuado para su estabilización y que, como secuelas, sufren un trastorno adaptivo con clínica de ansiedad.

Como consecuencia de los ruidos soportados, también tuvieron que trasladar su residencia a otra vivienda en la localidad de Las Pedroñeras.