Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

UPN ha escudado sus ataques a Barkos en una opaca asociación

Los regionalistas han aprovechado las denuncias de Justitia et Veritas para dañar la imagen de su rival
El diputado Salvador avisa de que la sentencia es solo “la primera parte”

Viernes, 14 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:17h

El abogado de Justitia et Veritas, Antonio Alberca, con Jaume Matas, de quien fue defensor.

El abogado de Justitia et Veritas, Antonio Alberca, con Jaume Matas, de quien fue defensor. (EFE)

Galería Noticia

El abogado de Justitia et Veritas, Antonio Alberca, con Jaume Matas, de quien fue defensor.

PAMPLONA. Es difícil entender la causa judicial múltiple a la que ha hecho frente Uxue Barkos durante más de cuatro años sin el papel de UPN. De los despachos del Ayuntamiento regionalista salieron los documentos que sirvieron para construir las acusaciones contra los concejales no liberados, y su respaldo político ha sido vital para que Justitia et Veritas, una asociación desconocida hasta entonces, haya podido contar con el apoyo mediático en actuación de clara motivación política.

La asociación, de la que fue abogado Jaime Ignacio del Burgo, ha actuado así como brazo judicial del partido de Javier Esparza. Su presidente, Antonio Alberca, se hizo conocido a raíz del juicio por los atentados del 11-M, encargándose de la defensa de uno de los colaboradores de la masacre, Rafa Zouhier, y donde comenzó a gestarse la teoría de la conspiración que el PP puso en marcha. Esta asociación lideró también un procedimiento contra José Bono, expresidente del Congreso, y fue el abogado defensor de Jaume Matas en los sumarios abiertos contra el expresidente balear por corrupción.

Una asociación opaca en la que no está clara su financiación ni responsables directos, y que nunca antes habían tenido relación con Navarra, pero que durante este tiempo ha mostrado una vinculación directa con UPN que ayer volvía a quedar en evidencia.

“Barkos 1 - Justicia y Verdad 0 (Fin de la primera parte)”, afirmaba el diputado Carlos Salvador anunciando ya un recurso a la sentencia.

Salvador ha sido uno de los dirigentes de UPN que con mayor saña ha arremetido contra Barkos, aprovechando incluso el cáncer que padeció en 2011 para poner en duda que en aquellas fechas pudiera reunirse con el grupo municipal. Un argumento al que también recurrió en última instancia Justitia et Veritas en busca de una condena.

De esta forma, mientras la asociación mantenía viva la vía judicial, primero en el Supremo y luego en el Tribunal de Cuentas, distintos responsables de UPN cargaban contra Barkos poniendo en duda su honestidad y credibilidad. Una estrategia que ha contado también con el apoyo de perfiles anónimos en las redes sociales, vinculados también a UPN, y que desde el anonimato han podido llegar en sus acusaciones hasta donde no lo permitía la imagen de partido.

Al frente de todos se ha puesto Javier Esparza, que tras un prudencial silencio inicial ha aprovechado los actos públicos de su partido en los últimos meses para cuestionar la legitimidad política de la presidenta.

“A ver si es capaz de convencer al Tribunal de Cuentas de esa capacidad de teletransportarse que nos ha contado a los navarros”, ironizaba recientemente en el Parlamento, donde en varias ocasiones ha amenazado con pedir la dimisión si se prueba que Barkos se había llevado “un solo euro” de forma irregular. Una posibilidad que ya habían rechazado órganos como Comptos, el Tribunal Supremo y los propios informes del Ayuntamiento, pero que no ha evitado que UPN intentara rentabilizar hasta el último momento con argumentos que una nueva instancia judicial vuelve a poner en evidencia.

Más sobre Navarra

ir a Navarra »

Últimas Noticias Multimedia