Los cambios en el recorrido de las villavesas, a partir del 4 de septiembre

Afectarán a las líneas 4, 9 y 12, que engloban casi al 85% de los usuarios anualmente

Cristina Jiménez U. Beroiz/P. Cascante - Jueves, 20 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

pamplona- Esta semana han comenzado las obras de reordenación del tráfico en el Primer Ensanche y en el Casco Antiguo en el marco del plan de amabilización de la movilidad en el centro de la ciudad si bien el transporte urbano comarcal no se verá afectado hasta el próximo 4 de septiembre cuando terminen los trabajos. Concretamente, las calles afectadas desde esta semana son Taconera y Bosquecillo, además de la acera Navas de Tolosa más cercana al Primer Ensanche y el cruce de Paulino Caballero con la avenida Baja Navarra. Los objetivos de estas modificaciones son priorizar al peatón, al transporte urbano y a la bicicleta, así como amabilizar el tráfico que discurre por el centro de la ciudad. Las labores se desarrollarán durante las próximas siete semanas en cinco fases diferentes y estarán concluidas el próximo mes de septiembre.

Estos cambios en el transporte urbano comarcal afectarán fundamentalmente a tres líneas, que se acercarán al centro desde la avenida del Ejército. Son la 4 (Barañáin-Villava), la 9 (UPNA-RENFE) y la 12 (Ermitagaña-Mendillorri), que aglutinan entre las tres hasta 11 millones de viajeros anuales, lo que supone un 85% de los usuarios de villavesas. Además, la línea 3 (Circular Oeste: Centro-Ansoain) pasará por San Ignacio con parada incluida en paseo Sarasate. De este modo, en Sarasate se quedan las líneas 3, 8 y 15. Además, para la 4, 9 y 12 se instalarán cuatro paradas en Navas de Tolosa: unas frente al Parlamento y otras en la intersección con Chinchilla (ver gráfico). El resto de líneas que pasan por la zona (16, 17 y 21) se acercarán hasta la calle Padre Moret.

hostelerosLos comerciantes y hosteleros de la zona ven en clave positiva las nuevas medidas. Xavi, de la Chocolatería Valor, en paseo Sarasate, se muestra “encantado” ante la disminución del tránsito de villavesas por este boulevard: “Si quitan alguna de las paradas podré ampliar la terraza”. Por su parte, Alfredo, del bar Pikoteo, en la calle Navas de Tolosa, también asume esta reordenación como algo positivo. “Esta es una zona de mucho tráfico y la remodelación puede servir para darle vida”, ya que considera estas calles como lugar de paso: “Se trata de cuidar el centro y visibilizar los bares que rodean el Casco Antiguo, que a veces estamos algo olvidados”, afirma. Por otro lado, Jon, del bar Anaitasuna, se muestra algo más escéptico. “La gente que viene a lo Viejo va a subir igual pero para los repartidores puede ser un problema”, explica dudoso: “Habrá que ver cómo funciona”.

Últimas Noticias Multimedia