Txirikorda-Trenza pide un pago equitativo de los conciertos de Antoniutti

Los colectivos valoran “muy positivamente” las fiestas, aunque su objetivo para el año que viene es obtener mayor rentabilidad

Cristina Jiménez Oskar Montero - Lunes, 24 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Sofía Pérez, presidenta de Pamplona Orain, y Egleé Torres, de Asvena.

Sofía Pérez, presidenta de Pamplona Orain, y Egleé Torres, de Asvena.

Galería Noticia

Sofía Pérez, presidenta de Pamplona Orain, y Egleé Torres, de Asvena.

pamplona- Txirikorda-La Trenza, las dos nuevas txoznas formadas por numerosos colectivos sociales tanto locales como inmigrantes, hacen una valoración “muy positiva y buena de las fiestas”. La labor ha estado en manos de cien personas y aseguran que “ha servido para que muchos de los colectivos de la ciudad se conocieran”. Este nuevo espacio se situó en Antoniutti, compartiendo situación con los restaurantes que se colocan allí durante los Sanfermines, así como con otros puestos de comida, como la churrería. La convivencia, detallan, ha sido correcta pero señalan un problema. “Nuestras dos barracas son las que han pagado todo el sonido y el programa”, relata Sofía Pérez, presidenta de Pamplona Orain, grupo motor del proyecto. Desde Txirikorda-La Trenza, consideran que el resto de puestos también se han visto beneficiados por las actuaciones, por lo que solicitan una distribución de gastos “más justa” para el año que viene. “Además, no es solo la cuestión económica, sino el tiempo invertido en contactar con las bandas musicales”, añade Pérez. Esta inversión ha perjudicado el beneficio que han obtenido los colectivos, aunque igualmente han logrado recaudar cierta cantidad para financiar sus actividades.

Otro de los problemas ha sido el de los lateros, personas que venden bebidas de forma ambulante e ilegal. Incluso, algunos estaban organizados para rellenar su mercancía mediante furgonetas, explican. “Esto nos ha quitado a nosotros parte de las ventas y lo hemos notado: había hasta diez o doce personas al día frente a nuestras terrazas”, lamenta la presidenta. Frente a esto, su oferta culinaria, tanto latina como local, ha sido un “gran éxito”, especialmente a la hora de los fuegos, por la situación del espacio. Por otro lado, afirma que gracias a la participación de colectivos ecologistas, no han servido ninguna lata y han fomentado el reciclaje. “Además, el vaso reutilizable ha sido satisfactorio”, apunta Pérez.

Pese a pequeñas discrepancias, la comunicación entre los colectivos ha sido “muy buena”, a pesar de que el espacio era “muy pequeño”. De cara al año que viene, los colectivos reivindican al Ayuntamiento varias cuestiones. En primer lugar, comenzar las negociaciones antes, ya que este año se produjo la cesión en mayo, así como solicitar un escenario más grande. Además, proponen que los gigantes pasen un día por el espacio, para descongestionar el Casco Antiguo y “dar vida a espacios alternativos y familiares”.

objetivo cumplidoPor su parte, Egleé Torres, presidenta de la Asociación de Venezolanos en Navarra y miembro de La Trenza, puntualiza que antes que el beneficio económico, está el beneficio social: “Nuestro objetivo era lograr la integración y la diversidad cultural y lo hemos logrado”, relata.

Últimas Noticias Multimedia