hatortxu rock ‘20 Xabi Bandini Guitarra, voz y compositor de kerobia

“Hemos desempolvado las guitarras eléctricas y nos hemos encontrado con mucha marejada”

La banda regresa hoy, de forma puntual, a las 21.45 horas en el escenario Etxera del Hatortxu;tras la cita, sus miembros continuarán con su viaje en Anticontinente

Ana Jiménez - Sábado, 29 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

La formación de Kerobia, con Xabi, segundo a la izquierda..

La formación de Kerobia, con Xabi, segundo a la izquierda.. (Foto: Kerobia)

Galería Noticia

La formación de Kerobia, con Xabi, segundo a la izquierda..

pamplona- Hace cuatro años, Kerobia decía adiós tras considerar que se “cerraba un ciclo”, pero esta noche ofrecerá un concierto especial por el vigésimo aniversario del Hatortxu. Al bajar del escenario, el formato “volverá al ataúd”, como bromea su cantante y guitarra, Xabi Bandini.

Han pasado cinco años desde su último concierto, que precisamente fue también en un Hatortxu... ¿Cómo surgió esta vuelta al escenario?

-En su momento dijimos que dábamos por cerrado el ciclo de Kerobia y que iríamos viendo si abríamos otro proyecto o no. De hecho ahora estamos con un nuevo proyecto, Anticontinente;lo hemos presentado, hemos dado sesiones... Por ese lado, Anticontinente va funcionando y somos los mismos de Kerobia. Pero la gente del Hatortxu, con la que tenemos muy buena relación, nos dijeron que esta era una edición especial para ellos, y que había muchos grupos que iban a hacer el esfuerzo de volverse a reencontrar para darle ese toque a este festival. Vimos que sí, que lo podíamos hacer, y como una cosa muy muy puntual, Kerobia vuelve, y hasta ahí.

Incide en el “muy puntal”, ¿tan claro está que, tras bajar del escenario, Kerobia volverá al descanso?

-Al ataúd, revive como un zombie (risas). No, sí que tenemos claro que es una cosa puntual. Pero es que Kerobia cerró su ciclo con Supernova, una vez entregamos los 1.000 discos editados, y no dimos ninguna gira. Siempre quedó ahí, y con esto queremos darnos la sensación de que, al menos, damos un cierre como Kerobia.

En ese sentido, ¿cómo ha sido retomar y volver a tocar las canciones de Kerobia, con tiempo y distancia de por medio?

-Hace ya un año y medio o así empezamos a explorar un nuevo proyecto, Anticontinente, y que entendemos que es una propuesta llena de sutilezas. Es electroacústico y da mucho pie a las voces. Ahí navegas en aguas tranquilas, vas viendo el horizonte... Y claro, desempolvas otra vez la guitarra eléctrica, es el ponerte otra vez arriba del todo y al 120%... eso nos chocó un huevo. Fue decir: “Qué brutos éramos”. Pero sí, ha chocado en el sentido de que estábamos en aguas tranquilas y, de repente, nos hemos encontrado con mucha marejada. Ha estado guay, pero también es verdad que hemos tenido que ensayar y entrenar, ponernos a punto.

Cuando despidieron Kerobia, afirmó que se cerraba un ciclo, y que “lo que venga de nuevo, ya vendrá, porque algo tiene que venir”. ¿Qué ha venido desde entonces y hasta hoy?

-Decíamos, y no nos faltaba razón, que ya se vería lo que viniera, porque somos músicos, tenemos una buena relación y un rodaje importante. Estuvimos un par de años larguísimos en un parón seco y como nómadas, de un local a otro, dando vueltas... Hasta que un día llevé una serie de temas al local, hicimos un planteamiento general y a eso le llamamos Anticontinente. Esto lo presentamos en octubre del año pasado, simplemente colgando en nuestra web los temas que habíamos grabado nosotros y masterizado en Lorenzo Records, con Aitor Ariño. Luego, con un pequeño juego de redes, nos presentamos, e hicimos una presentación en la Casa de Cultura de Olazti. Y ya hemos ido haciendo una serie de sesiones de una forma electroacústica y con proyecciones.

Desde Anticontinente, ¿qué claves ha encontrado la formación en este nuevo viaje, tras aparcar Kerobia?

-Diría que una mayor confianza en las canciones que hacemos, y eso se traslada en que no hay que ser bipolar a la hora de componer o de presentar tus trabajos. Muchas veces, una canción acompañada con una guitarra y otra persona al lado es absolutamente suficiente, y no hace falta hacer toda una producción alrededor o generar un imaginario completo -como hicimos con Rose Escargot, la trilogía, Supernova- para defender esa canción. ¿Entonces qué pasa? Que empezamos a hacer unas composiciones muchísimo más sutiles, donde la acústica tiene una presencia bonita, hay sintetizadores... Y de repente nos damos cuenta de que las voces, y no solamente la principal, sino las de todos los miembros toman unos registros bonitos e interesantes. Pasamos del cero a uno que era Kerobia, un arriba del todo, o bajón;a una cosa mucho más dinámica, y que yo, desde luego, disfruto muchísimo más.

De cara al concierto, con seis discos a las espaldas y el nombrado proyecto, ¿cómo se va a configurar el repertorio de la cita de esta noche?

-La propuesta que llevamos hace un mix. Va a haber el Kerobia eléctrico, que aquellas personas que han ido a un concierto recordarán que era muy sudoroso y de tralla. También habrá parte de Anticontinente;y parte de material que nunca hemos publicado. Además, tendremos acompañantes de viaje, antiguos miembros que participarán en el directo y habrá alguna sorpresa. Va ser un mix de lo mejor que creemos que podemos dar.

Si Supernova acabó con todo y de aquellas cenizas nació Anticontinente, ¿qué queda de aquello, además de los mismos miembros?

-Lo que queda es un aprendizaje, y ya está. Al final, en Kerobia navegamos por muchos ríos revueltos y de todo tipo, cascadas... En esto de la música, como en casi todo en la vida, nada es definitivo y tajante, pero sí que esto da la sensación de volver un poco al origen, disfrutando mucho más de lo más sencillo, de lo más sutil, pero con todo lo andado.

las claves

“Con Anticontinente disfrutamos mucho más de lo sencillo y sutil, pero con todo lo andado”

“El concierto va a ser un ‘mix’ del Kerobia eléctrico, algo del nuevo proyecto y material nunca publicado”

Más sobre Cultura

ir a Cultura »

Últimas Noticias Multimedia